Síguenos

Jude Law, Scott Z. Burns, Rooney Mara y Steven Soderbergh en Berlín

Seguimos con el repaso a las películas más destacadas del 63ª festival de Berlín, inaugurado la semana pasada. El lunes comentamos las reacciones que han despertado títulos tan esperados como ‘The Grandmaster’ (Wong Kar-wai, 2013) o ‘Before Midnight’ (Richard Linklater, 2013) y hoy es el turno de los nuevos trabajos de Steven Soderbergh, Danis Tanovic y Bille August, entre otros.

‘Efectos secundarios’ (‘Side Effects’)

El decano de Greendale Soderbergh ha vuelto a la Berlinale para presentar su nuevo trabajo, un thriller protagonizado por Rooney Mara, Jude Law, Channing Tatum y Catherine Zeta-Jones —podéis ver el tráiler aquí—. Hay especial interés en porque se supone que es la última película de Soderbergh antes de su anunciada retirada (temporal) del cine, lo que no significa que vaya a dejar de dirigir, de hecho ha realizado un telefilm para el canal HBO, ‘Behind the Candelabra’ (2013), con Michael Douglas y Matt Damon.

Sobre ‘Efectos secundarios’, dice Justin Chang en Variety que es “un entretenimiento absorbente y astutamente impredecible”. Peter Travers, de RollingStone, sigue en la misma línea al calificarlo de “thriller infernal, retorcido, asombroso y acompañado de sorpresas”. Carlos Boyero también la defiende en Elpaís que Soderbergh “logra algo tan elogiable como mantener la atención del espectador de principio a fin”. Por el contrario, Luis Martínez escribe esto en Elmundo: “una historia que se enreda sobre sí misma una y otra vez en una suerte de thriller disparatado entre el ‘noir’ carnal de De Palma y el trampantojo milimetrado de Hitchcock”. También suelta que “las frases largas, como el cine reflexivo, ahogan”, quizá afectado aún por los efectos secundarios de la película… Por cierto, se estrena en España el 14 de junio.

El cartel de Camille Claudel, 1915

‘Camille Claudel, 1915’

A la derecha tenéis el cartel del nuevo trabajo de Bruno Dumont, protagonizado por Juliette Binoche, quien da vida a la mujer del título, una escultura conocida por su colaboración y relación con el también escultor Auguste Rodin —historia que quizá hayáis visto en ‘La pasión de Camille Claudel’ (‘Camille Claudel’, Bruno Nuytten, 1988)—. ‘Camille Claudel, 1915’ se centra en la etapa final de la vida de la artista, internada en un manicomio. Jordan Mintzer en Thehollywoodreporter destaca el “perturbador retrato” de la protagonista y califica de “fascinante” la interpretación de Binoche, si bien critica al cineasta que distraiga la atención fijándose en otros pacientes de la institución.

A Boyero el cine de Dumont le resulta “insufrible” y parece incapaz de valorar la película, centrándose en atacar al cineasta por mostrar “el patético estado de gente que no interpreta, y que tampoco tiene capacidad para disfrutar del dinero que les hayan pagado por su lamentable presencia ante la cámara. Dumont ama tanto el realismo que practica la villanía para conseguirlo”. Martínez sigue un poco revuelto, deja escrito que la película es “exagerada, encendida, extrema, incompresible y brutal. Imprescindible incluso”… pero luego suelta que también es “profundamente aburrida”. Me encanta cuando la gente dice cosas así. Es una película maravillosa, pero también un coñazo. Es un film sobresaliente, le pondría un 6. ¿¿En qué quedamos??

‘Pardé’

Una imagen de Pardé (Closed Curtain)

También conocido como ‘Closed Curtain’, es el nuevo trabajo de Panahi, en colaboración con Kamboziya Partovi porque, como recordaréis, el cineasta sigue arrestado en su domicilio y las autoridades iraníes le han prohibido hacer cine (con relativo éxito, de momento). Sobre eso gira la película, sobre gente perseguida, filmada bajo las peculiares circunstancias que rodean al director. Boyero argumenta que la denunciable situación que vive Panahi no debería llevar a aplaudir sus películas, y dice que esta última es “metafórica, incomprensible y aburridísima”. Tampoco ha salido contento de la proyección Martínez, opina que ‘Pardé’ “se sumerge en una complicada red de metáforas, alegorías y mundos paralelos que acaban por ahogar la limpieza de un relato que, antes que nada, busca la emoción”. Víctor Martín-Pozuelo comenta en Videodromo que la de Panahi es una película “para valientes” que explora “las posibilidades del lenguaje cinematográfico”. Quedáis avisados.

El cartel de Night Train to Lisbon

‘Night Train to Lisbon’

Dirige Bille August y protagonizan Jeremy Irons, Mélanie Laurent, Bruno Ganz, Charlotte Rampling y Christopher Lee, motivos suficientes para interesarse por este film, adaptación de ‘Tren nocturno a Lisboa’, de Pascal Mercier. La trama gira en torno a un profesor suizo de lenguas clásicas que abandona su trabajo y se marcha a la capital portuguesa para buscar a un doctor y poeta que luchó contra el dictador Antonio de Oliveira Salazar. En Lavanguardia escribe Salvador Llopart que Irons está “magnífico” pero que el relato es “artificial” y “mecánico, como en un culebrón”. Martínez no está de acuerdo sobre el trabajo del protagonista, dice que “hiperactúa”, pero sí coincide en lo poco que le ha convencido el trabajo de August, al que acusa de “hacer poesía de postal rancia de cada encuadre, de cada línea de guión”. David Rooney escribe en TheHollywoodreporter que el film le ha aburrido y que “carece de pulso dramático”. Mejor nos vamos olvidando de este título…

‘Epizoda u zivotu beraca zeljeza’

Tanovic y los protagonistas de An Episode in the Life of an Iron Picker

También llamado ‘An Episode in the Life of an Iron Picker’, es el último trabajo del bosnio Danis Tanovic y se centra en la cruda vida de una familia gitana que come gracias a la venta de hierro. Joan Sala en Filmin resume lo que opina sobre la película diciendo que es un “spin-off de ‘La muerte del Sr. Lazarescu’ que huele a premio”; destaca que la labor de los actores, no profesionales, “contribuye maravillosamente al absoluto sentido de autenticidad y realismo social que desprende” el film de Tanovic. Martínez, que parece obsesionado por los “15 centímetros” de algo, compara la realidad de Bosnia que retrata Tanovic con la de España y dice que la película es “sencilla, cruel, sincera” y “diminutamente inmensa” (¿¿??). Dan Fainaru, de Screendaily, destaca la visión “desoladora pero tristemente auténtica” de unos hechos que Tanovic recrea y filma como si fuera un documental, con sus pros y sus contras. Parece candidata a entrar en el palmarés, habrá que verla.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios