Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Alien: Un viaje con la nave Nostromo

Alien: Un viaje con la nave Nostromo
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Llegamos al final de la travesía alienígena aquí en el Jameson Cult Film Club pero no podíamos olvidarnos de uno de los emblemas de la saga: la nave Nostromo y cómo surgió todo.

La película de Ridley Scott que inauguró una de las más prósperas franquicias de la historia del cine es también una de las historias más anecdóticas en su proceso de gestación. Y es que Alien es una fuente de curiosidades inesperada, en un tiempo en el que Hollywood estaba cambiando y un joven realizador de anuncios británico como Ridley Scott encontraría inesperadas complicidades en un guión de dos expertos en fantástico como Dan O’Bannon y Ronald Shushett. La historia de la película es una historia de talentos reunidos, de inesperadas y afortunadas casualidades y decisiones que llevaron a un gran estudio como Fox a una apuesta tan insólita como finalmente exitosa. La película se rodó en catorce semanas y gran parte del rodaje ocurrió en los estudios Shepperton, célebres en esa década por ser el lugar donde se rodaron películas tan famosas como Chacal (1973, Fred Zinemann), La Profecía (1976; Richard Donner) o Los niños de Brasil (1978, Franklin Schaffner).

Con un equipo gigantesco, de más de dos cientos trabajadores y técnicos, se construyeron los tres sets principales: la superfície del planeta, la nave abandonada y la nave Nostromo. La Nave Nostromo fue principalmente diseñada por el director de arte, Roger Christian, mientras que Les Dilley trabajó en la superfície del planeta y el diseñador del Alien, el célebre H.R. Giger, se centró en la nave abandonada. Pero los diseños de la nave y de gran parte de la película fueron obra de Ron Cobb y Chris Foss, que llegaron al film gracias al guionista O’Bannon. La nave era mucho menor en su diseño original y fue idea de Ridley Scott convertirla en una plataforma gigante, algo más fiel a la estructura de un navío.

Roger Christian era un trabajador incansable y a la vez ingenioso, el principal aliado para recrear no solamente una nave industrial de un futuro no demasiado brillante sino también para ahorrar presupuesto, así que la idea de Scott de concebir un Nostromo enorme fue exitosa sin malgstar mucho dinero. Christian había trabajando en Star Wars (1977, George Lucas), un éxito increíble, y aplicó rigurosamente la misma técnica, reuniendo trozitos de metal y materiales abandonados. De hecho, restos de un avión bombardero fueron usados para dar una impresión más rigurosa a la nave. Por otra parte, los expertos Brian Johnson y Nick Alldler se encargaron de los movimientos mecánicos y automáticos de la nave.

alien-1979-hallway2.jpg

El rodaje fue duro al principio para los actores pues en sus trajes originales de astronauta no había ningún tipo de ventilación y eran realmente estrechos pues Scott estaba poco conforme con el tamaño final de los decorados y decidió hacer los trajes de astronauta tan pequeños como fuera posible. Y las tomas eran en claustrofóbicos pasillos construidos en el estudio con lo cual los trajes casi provocan ataques de calor a los actores.

¿Y el bautizo de Nostromo? Sir Ridley Scott había rodado Los duelistas, basada en un relato de Joseph Conrad, y parece que su pasión por el escritor inglés fue compartida o contagiada en el equipo. Parece que la historia de este rodaje fue también una travesía en el horizonte, como las novelas de aventuras de Conrad.

Y nuestra travesía por esta cinta de culto llega a su fin aquí en el Jameson Cult Film Club. Brindamos con todos los amantes del cine de culto con una copa de Jameson y os emplazamos hasta la próxima.

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos