Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Aliens, el regreso: la consagración de James Cameron

Aliens, el regreso: la consagración de James Cameron
Guardar
8 Comentarios
Publicidad

ACTUALIZACIÓN: Ya tenemos a los ganadores de las entradas para el Jameson Cult Film Club de Alicante. Si queréis ir al pase de Granada, todavía podéis participar en nuestro concurso.

“El espectador sabía, a los cinco primeros minutos, que había ido al cine a pasarlo mal…”

-James Cameron

‘Aliens, el regreso’ (‘Aliens’, 1986), significó el segundo esfuerzo creativo como director del director de origen canadiense James Cameron, quien justo antes había triunfado en todo el mundo con el que es considerado su debut oficial, ‘Terminator’ (‘The Terminator’, 1984), después de la desastrosa experiencia de ‘Piraña 2: los vampiros del mar’ (‘Piranha Part Two: The Spawning’, 1981) y de haber trabajado para la factoría de Roger Corman como constructor de maquetas, pintor de fondos y supervisor de efectos visuales. Con ‘Aliens, el regreso’, Cameron se consagraba como un cineasta con algo más que la suerte del principiante, llevando a cabo la ambiciosa y difícil secuela de uno de los filmes más míticos de los setenta, que había sido dirigido con gran eficacia por el artesano Ridley Scott, con diseños de Giger y Moebius, y el descubrimiento estelar de Sigourney Weaver.

Nos disponemos a hacer un repaso vehemente por su argumento, su reparto y su complejo rodaje, a veinticinco años de la aparición de esta joya del cine de aventuras y de terror, que significó un gran éxito económico y que convirtió a la saga ‘Alien’, iniciada en 1979, en un verdadero mito de la sci-fi, luego prolongado en dos películas más (en 1992 y 1997), y por otros títulos mixtos, que desvirtuaron en gran parte los logros de las dos primeras, las cuales aún se sostienen como ejemplo supremo de gran cine de género, de acción y de suspense. Los veinticinco años transcurridos desde la fulgurante aparición de ‘Aliens, el regreso’ parecen no pesarle nada a esta obra maestra. Es más, volviéndola a ver, da la impresión de estar más joven, frenética, intensa, dinámica y emocionante que nunca.

Argumento

En la primera película, una enorme nave comercial, como una refinería móvil, recogía en un planeta inhóspito a una forma de vida temible, que tras infectar a uno de los siete tripulantes, crecer en su interior, y matarle al nacer, iba aniquilando al resto de compañeros uno por uno, sin que pudiesen hacer gran cosa para evitarlo. La teniente Ellen Ripley fue la única superviviente de la masacre, empleando su astucia para expulsar a la criatura de la nave de salvamento, tras destruir la Nostromo gracias a su mecanismo de autodestrucción. Confiada al hiper-sueño, Ripley y su gato Jonesey se quedaban dormidos, esperando despertar cerca de casa. Y, en efecto, despierta muy cerca del planeta Tierra, pero después de un hiper-sueño de larguísima duración (57 años), desubicada en un mundo que ya no es el suyo, con su hija ya muerta de anciana y debiendo responder a muchas preguntas.

aliens_bluray9.jpg

Como era de esperar, los responsables de la enorme y oscura compañía para la que trabajaba no creen una palabra de su relato sobre la criatura, y le piden responsabilidades por destruir la carísima Nostromo. Ella lo único que puede es advertirles de que pueden despedirse de todo si “una de esas cosas llega hasta aquí”. Tomándola por loca, le retiran su permiso de vuelo y la mandan al psiquiatra. Sin embargo, la compañía ha llevado a colonos al remoto planeta en el que la Nostromo encontró a los huevos en los que se incuba la criatura. No tardan los colonos en encontrar esos huevos, instados en secreto por la misma compañía que negaba su existencia. Y pronto toda la colonia queda infectada y pierden el contacto con ella desde la Tierra.

Así las cosas, la compañía no tarda en mandar al LV-426 (nombre del planeta) a un pelotón de marines coloniales, a un representante de la compañía llamado Carter Burke y a la misma Ripley (no sin muchas reticencias, pero acude para superar el trauma vivido en la primera aventura, y para que nadie sufra lo que ella sufrió), con la esperanza de averiguar qué ha pasado. Pronto todos ellos, marines, Burke y Ripley, descubrirán que se han metido en el mismísimo infierno. Un avispero de criaturas del que será muy difícil salir, diezmados y rodeados, en una desesperada lucha por la supervivencia más básica, encontrando a la única superviviente de la colonia (una chiquilla de pocos años), llegando a conocer a la pesadilla que es el origen de la criatura.

Reparto

Parecía claro que Sigourney Weaver “debía” protagonizar esta película. No solamente porque esta actriz surgida del teatro neoyorquino había dado vida al único personaje superviviente, también porque podía ser una interesante oportunidad para crear una heroína más compleja y más fuerte que la de la primera película. Weaver no desaprovechó esa oportunidad, aunque, ya convertida en una estrella, exigió cerca de un millón de dólares por ese papel. Tras algunas negociaciones el estudio acabó por ceder. Según Cameron, Weaver está tan soberbia como Ellen Ripley, que sin duda se ganó cada céntimo de su desorbitante salario.

aliens_bluray4.jpg

Con Weaver al frente del reparto, Cameron confió en algunos actores presentes tanto en su filmografía de aquellos años, como en la de su mujer (entre 1989 y 1991), Kathryn Bigelow. Hablamos de gente como Michael Biehn, que ya interpretó al héroe salvador en ‘Terminator’ un año antes y que aquí vuelve a ser un personaje positivo y muy físico, el cabo Dwayne Hicks, que establecerá unos lazos de admiración y amistad (y quizás algo más que nunca llega a concretarse) con Ripley. Ambos serán algo así como los dos líderes del grupo de supervivientes que intentan salir de ese infierno. La enseñará a disparar el crucial “rifle de pulsos” y le entregará el importantísimo brazalete localizador con el que luego Ripley podrá encontrar a Newt en el nido alienígena.

El hoy día televisivo Bill Paxton ya había tenido un breve papel como pandillero masacrado al inicio de ‘Terminator’, y este papel le dio la fama en Estados Unidos. Ciertamente, su soldado Hudson no es de los que se olvidan. Todo lo contrario a Hicks, que es mucho más frío que él, Hudson protestará, gimoteará y se hará el gracioso gran parte de la película, hasta su emocionante y salvaje sacrificio final, en el que conocerá una cierta redención. Paxton no volvería a trabajar con Cameron hasta muchos años después, en ‘Titanic’ (id, 1997), pero sabe de sobra cuánto le debe a este precioso personaje que le abrió definitivamente las puertas a mejores papeles.

Cameron lo dice en los comentarios del director: “no sabía que Paul Reiser era un actor tan bueno, me alegro muchísimo de haberle contratado”. En España no gozó del éxito de Estados Unidos, porque Paul Reiser se hizo muy famoso años después con la teleserie ‘Loco por tí’ (‘Mad About You’, 1992-97) y siempre ha sido un cómico muy querido en su país. En ‘Aliens’ borda su papel de cínico sin escrúpulos, representante de una oscura compañía cuyos intereses comerciales están por encima de sus empleados y de familias enteras. Su Carter Burke es un maestro controlador, que urdirá un astuto plan para forrarse con el descubrimiento de las terribles criaturas, quitando de en medio al resto de sus compañeros de fatigas…

La californiana Jenette Goldstein, de obvias raíces latinas, fue la elegida para encarnar a la mujer soldado más fiera de la historia del cine, y no podemos dejar de agradecer tal elección, porque está perfecta. Un año después sería una de las protagonistas de ‘Los viajeros de la noche’ (‘Near Dark’, 1987), amén de otros muchos papeles en cine, teatro y televisón, pero para la memoria cinéfila siempre será Vasquez, la furiosa guerrera, verdadero bastión de los supervivientes, la más valiente y hábil de todos ellos, capaz de retener a una horda de aliens ella solita, mientras el resto corre a ponerse a salvo. Otro de los caracteres inolvidables del guión parido por James Cameron.

aliens_bluray7.jpg

El neoyorquino Lance Henriksen estuvo a punto de ser el Terminator de la película inicial, pero cambiaron el concepto de una máquina que fuera capaz de infiltrarse haciéndose pasar por una persona corriente, a una máquina capaz de apisonar cualquier cosa que se pusiera delante, y tuvo que conformarse con un breve papel en esa película. Sin embargo, Cameron siempre es leal a los suyos, y le regaló este maravilloso personaje, que para muchos es el más imponente de la ya de por sí imponente carrera del actor. En clara oposición al aterrador cyborg de la primera parte, interpretado por Ian Holm, Cameron supo jugar con el inquietante rostro de Henriksen para que el espectador no las tuviera todas consigo, mostrándole finalmente como un ser compasivo y como un héroe.

La pequeña Carrie Henn contaba con nada más que once años cuando fue elegida, entre centenares de niñas, para el importantísimo personaje de Newt, única superviviente de la masacre en la colonia, gracias a su habilidad para escaparse por los túneles y recordar la salida de cualquier laberinto. Nunca más ha vuelto a interpretar una película, quizá porque sabe que nada podría superar esto, o quizá porque se dio cuenta muy niña de lo duro que es mantenerse a flote en Hollywood. Su complicidad con Weaver fue perfecta, y su trabajo, impecable, en una dirección de actores infantiles por parte de Cameron digna de la mayor admiración.

Curiosidades del rodaje

La segunda película de Cameron fue posible gracias a uno de los rodajes llenos de tensión a los que tiene acostumbrados a su equipo. Por abaratamiento de costes, la película se rodó en los estudios Pinewood de Reino Unido, durante el otoño de 1985, y dio la casualidad de que gran parte de los artesanos que allí trabajaban (en el anticuado sistema de estudios sindicados británico), había trabajado, o conocía de sobra, y desde luego admiraba mucho, la primera película, la del británico Ridley Scott, que ellos sentían como muy británica a pesar de ser tan americana. Y aunque nadie lo decía en voz alta, les parecía mal que un tipo americano de treinta y pocos años con cara de malas pulgas y mucha soberbia viniera a tomar el relevo.

aliens_bluray10.jpg

Pocos o ninguno del equipo británico (excelentes artesanos, por cierto) habían visto ‘Terminator’, y casi ninguno confiaba en que pudiera hacer una secuela digna (además, ¡de acción bélica!). Cameron tuvo que lidiar con la situación como mejor pudo, reconociendo que tampoco es un director con mucha mano izquierda. Apoyado por su productora (y por entonces recién convertida en su esposa) Gale Anne Hurd, y por el equipo y los técnicos americanos, la confrontación cultural no tardó en hacerse visible. Los del otro lado del Atlántico no podían creer que, por normas sindicales, se sacrificara una buena toma para ir a tomar el té, así como no compartían el sentido de piña laboral de los ingleses y su calma a la hora de trabajar. Se trataba de un rodaje de presupuesto muy apretado (aunque parezca una superproducción, jamás lo fue, lo que niega, junto con Terminator, que Cameron no pueda manejarse perfectamente con presupuestos pequeños) y la tensión fue en aumento.

Para colmo, la conexión entre Cameron y el primer director de fotografía, Dick Bush, fue inexistente. Bush era de una escuela de rodaje en la que el operador jefe leía el guión y llevaba a cabo la iluminación como él creía conveniente, sin escuchar al director. Y, además, con gran lentitud. Fue despedido abruptamente y reemplazado por Adrian Biddle. También fue despedido el primer ayudante de dirección, también británico, porque era incapaz de mantener un buen ambiente de trabajo y de colaborar más con Cameron y con producción que con sus compatriotas. Pero ante una amenaza de huelga masiva, no tuvieron más remedio que volver a contratarle.

Todo esto es lo de menos, en realidad, porque ‘Aliens’ fue un rodaje realmente duro y complejo, con tomas que nunca se habían hecho hasta entonces, maquetas enormes, diseños conceptuales, escenas muy duras de acción, poco tiempo de rodaje, una enorme reina alien que era manejada por seis operadores y que hizo posible el animatronic del Rex en ‘Parque Jurásico’ (‘Jurassic Park’, Steven Spielberg, 1993)... También hubo accidentes, como cuando se cayó el techo de la tanqueta, por suerte sin heridos, o cuando dejaron una cámara grabando, arrollada por la misma tanqueta y que podía haber matado a alguien de haber estado operando esa cámara. Pero toda esa intensidad en el rodaje, esa autoexigencia y esos conflictos se reflejan en la pantalla, haciendo la experiencia si cabe más brutal para el espectador, que no obtiene un momento de respiro. Hasta Sigourney Weaver, pacifista convencida, que odiaba las armas, acabó pasándoselo en grande y aficionándose a disparar. Todo quedó olvidado cuando la película se estrenó con gran éxito y se convirtió, por derecho propio, en una de las más grandes obras maestras del cine de sci-fi de todos los tiempos. Una verdadera experiencia catártica.

aliens_bluray11.jpg

En el club Jameson

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos