Sigue a Blogdecine

ali

El pasado 22 de marzo arrancaba la tercera edición del Atlántida Film Fest, el festival de cine online organizado por Filmin y que durante un mes ha mostrado un total de 34 interesantes películas, todavía no distribuidas en nuestro país, y que podrían describirse como rarezas del cine internacional actual. Una de esas rarezas es la española ‘Ali’ dirigida por Paco R. Baños y que el año pasado se alzó con el Premio Asecan a la Mejor Ópera Prima en el Festival de Cine de Málaga.

Con estreno previsto para el próximo 17 de mayo puede decirse, lamentablemente, que ‘Ali’ forma parte de ese pequeño y marginado grupo del ‘otro cine español’, un cine de bajo presupuesto y que intenta ser diferente y hacerse notar entre el cine español más potente –aunque no nos engañemos, eso no existe a los ojos del público–. Viendo ‘Ali’, se nota que Paco R. Baños tiene muy claro lo que quiere contar y le importan bastante poco los convencionalismos y ‘lo que se lleva’ en el cine español, y aunque la película no es redonda y tiene sus pros y sus contras, hay que reconocerle el mérito de ser una película valiente y con unas intenciones muy claras.

ali

La ópera prima del director Paco R. Baños nos traslada al mundo de Ali, una joven de 18 años que trabaja en un supermercado, vive con su madre y que tiene miedo a conducir y a enamorarse, sin llegar a saber hasta qué punto estos dos temores están relacionados. Una historia mil veces vista sobre una joven rebelde y muy segura de sí misma cuyo mundo se derrumba al darse cuenta de que, en realidad, no está tan de nada. Aunque no es nada nuevo, Baños consigue hacer una interesante reflexión sobre la madurez y el comenzar a salir de esa etapa egoísta que es la adolescencia para empezar a entenderse un poco más a sí misma.

La película analiza esas etapas de una joven adolescente en los que pasa de renunciar a cualquier sentimiento que la una a alguien para evitar repetir los mismos errores cometidos por su madre y los adultos que la rodean, pasando por darse cuenta de que es tan vulnerable como los demás hasta comprender que tiene que aprender a vivir y a dejar vivir. Con ciertas similitudes con la ‘Amélie’ de Jean Pierre Jeunet (id, 2001) –y no solo de la forma, de la que hablaremos más tarde–, Baños consigue meternos de lleno en el universo particular de Ali, donde los coches rojos son peligroso, hace obras de arte de lo más bizarras y su novio colecciona sonidos que va grabando por todas partes.

ali2

A simple vista parece una película más sobre el paso de la adolescencia a la madurez y encontrarse a uno mismo, y puede que lo acabe siendo pero su marcado estilo indie termina convirtiéndola en una cinta de lo más interesante. Y es que ‘Ali’ consigue destacar entre tanta producción de bajo presupuesto que se hace en nuestro país y que nunca llegará a estrenarse, gracias a saber utilizar los elementos básicos que tanto gustan en Sundance. Desde una cámara que persigue a nuestra protagonista y nos la muestra una gran parte del tiempo de espaldas, pasando por la voz en off a lo ‘Amélie’ que describe los gustos de la protagonista hasta planos muy generales que nos muestran paisajes casi desérticos y secuencias tan poéticas como en la que Ali enseña a nadar a su madre.

También ayuda que el reparto, de una forma u otra, tenga cierto espíritu indie. En la piel de Ali nos topamos con la jovencísima Nadia de Santiago, a la que llevamos viendo en televisión y cine desde que tenemos uso de razón –lo último ‘Amar en tiempos revueltos’– y que consigue una interpretación lo suficientemente especial para llenar de magia el universo de Ali y lo que es más díficil, dar la réplica a una recuperada para el cine Verónica Forqué, en el papel de madre algo desquiciada y que no sabe estar sola. Y no podemos olvidarnos del que ya es uno de los secundarios de lujo del cine español, Julián Villagrán, interpretando al vecino de Ali que la enseña a conducir, un papel muy pequeño pero divertido y decisivo para abrir los ojos de la protagonista y abrirse al amor.

verónica foqué

En definitiva, ‘Ali’ demuestra con una colorista sencillez que el cine pequeño también puede ser muy interesante, aunque se le noten las referencias a la legua y nos recuerde irremediablemente a otra película que trancurre en un supermercado. Por cierto, ¿alguién vio la interesantísima y casi inédita ‘Cashback’ (id,2006) de Sean Ellis?

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

9 comentarios