Compartir
Publicidad
'Bastille Day', Idris Elba contra el terrorismo
Críticas

'Bastille Day', Idris Elba contra el terrorismo

Publicidad
Publicidad

‘Bastille Day’ (James Watkins, 2016) es un thriller de acción que dejó de proyectarse en las carteleras francesas —decisión de los propios cines, no del estudio— debido al atentado que sufrieron en Niza. Dejando a un lado que un hecho tan atroz marca nuestras vidas para siempre —las de todos, no sólo las de los implicados—, y que es del todo condenable, la decisión de ceder ante el terror me ha parecido un paso atrás. Con la polémica el título ya ha logrado destacar única y exclusivamente por eso.

Por otro lado se trata del tercer trabajo de James Watkins, un director británico que nos ha ofrecido dos decentes films, ‘Eden Lake’ (íd., 2008) y ‘La mujer de negro’ (‘The Woman in Black, 2010). Un survival horror y un retorno al buen cine de terror preceden este film de acción, terreno en el que Watkins ya no se desenvuelve tan bien, y eso que el guión es suyo. Eso sí, ver a Idris Elba como una especie de James Bond tiene su punto.

Bastilledayf2

(From here to the end, Spoilers) ‘Bastille Day’ comienza con la típica presentación de personajes. Unos caracteres que, en principio, nada tienen que ver entre sí. Un carterista de lo más espabilado —papel a cargo del sosainas salido de ‘Juego de truños’, Richard Madden—, un agente de la CIA —Idris Elba, of course— y una pareja que planea poner un artefacto explosivo en una casa llena de oficinas vacías, con la finalidad de que nadie salga herido. Pero las cosas no salen así. Lógico, si no, no habría película.

Una decisión de guión tan forzada como lógica hace entrar en escena al carterista, que le roba la bolsa con los explosivos a la supuesta terrorista. Tal cual. Entonces el film se convierte en una larga persecución de un falso culpable al estilo de Hitchcock pero sin su manejo de la emoción y el suspense. Lamentablemente ‘Bastille Day’ transita por senderos demasiado trillados, demasiado convencionales, quedando sus apuntes más interesantes en un segundo plano. Sorprende un trabajo tan flojo por parte de Watkins.

Bastilledayf3

Nada es lo que parece

De hecho, el apunte más interesante del film, el más provocativo, es la reacción popular a tanta barbarie por parte de terroristas fundamentalistas, teniendo en cuenta que los perpetradores del homicidio colectivo no son terroristas islámicos que reclamen nada. ‘Bastille Day’ ataca sin complejos al gran poder corrupto, capaz de utilizar el terrorismo y el miedo para despistar sobre sus verdaderas acciones, robar una gran cantidad de dinero. Una premisa que recuerda sin complejos a ‘Jungla de cristal. La venganza’ (‘Die Hard with a Vengeance’, John McTiernan, 1995).

Por supuesto ver a Idris Elba seguro de sí mismo, recitando flojas líneas de diálogo —uno de los grandes lastres del film— con una convicción que asusta, también se encuentra entre lo mejor de la película. También la efectividad de determinadas set pieces de acción, sobre todo la que transcurre en el interior de una furgoneta. Ahí Elba lo da todo, y hay que reconocerle a Watkins el no caer en los típicos errores actuales, esto es, montaje taquicárdico y mareo con la cámara. Y con todo ‘Bastille Day’ sabe a poco.

Podríamos decir que a Idris Elba la película le queda pequeña. Una especie de film con agentes secretos, unas pizcas de buddy movie y un sentido del humor cuanto menos extraño —la química entre Elba y Madden es simplemente inexistente— que no termina de encontrar el tono adecuado. Elba es una bestia parda a la que no le cuesta nada destacar en un film tan pobre. Pide a gritos un smoking, un coche mejor, un arma fina, y licencia para matar.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad