Sigue a Blogdecine

Cronenberg y Pattinson en Cannes

Esto se ha acabado. Oficialmente, el Festival de Cannes termina el día 27, pero la sensación aquí es de que ya está todo el pescado vendido, que la visita de Robert Pattinson (que ha vuelto a desatar la locura entre fans y reporteros solo dos días después de que lo hiciera su novia, Kristen Stewart) ha puesto el punto y final a la 65ª edición. Muchos acreditados se han marchado, los pasillos del Palais, centro de operaciones del certamen, están extrañamente tranquilos, no han repartido revistas de esta décima jornada (hasta ahora podías llenar una mochila cada día) y no hay problema para encontrar un sitio libre donde sentarse y escribir. Aunque mañana se presentan los dos últimos títulos de la sección oficial, ‘Mud’ y ‘The Taste of Money’, parece que los medios han considerado ‘Cosmopolis’ como la última verdadera candidata a la Palma de Oro. Personalmente, me alegraría por David Cronenberg, cuya obra admiro, pero no creo que merezca el galardón este año.

Cosmopolis

Juliette Binoche en Cosmopolis

Para mí, el cine es un rostro hablando.

(David Cronenberg)

Esta vez he querido dejarme llevar por la curiosidad y he estado preguntando y leyendo opiniones (no suelo hacerlo para evitar que condicionen mis textos). Considero muy representativo, tanto del film como del trabajo de un bloque importante de la prensa, que haya tanta confusión sobre el tema y las intenciones de Cronenberg, hasta el punto de que la mayoría ha decidido ponerse de acuerdo en que ‘Cosmopolis’ es un relato sobre el fin del mundo y/o del capitalismo. Y no es eso, o al menos no esencialmente. Se habla del fin de una era, de cambio, pero ante todo se analiza el modo de vida capitalista, absurdo, inhumano, vacío. En la rueda de prensa, alguien planteó al realizador si había hecho la primera película del nuevo milenio; Cronenberg fue claro: “No te creas eso, ¡es publicidad!”. Una periodista habló sobre el pesimismo y la claustrofobia del film, y Pattinson respondió que aunque todavía no sabe de qué va ‘Cosmopolis’ sí tiene claro que hay esperanza en ella. Así es, si bien dependerá de cada espectador encontrarla o no. En este sentido, el último trabajo de Cronenberg me recuerda a ‘Videodrome’, quizá su obra maestra (desde luego uno de sus trabajos más logrados), siguiendo el protagonista una evolución similar.

‘Cosmopolis’, adaptación de la novela homónima de Don DeLillo, arranca con un lento travelling (recurso habitual del canadiense) que recorre unas largas limusinas blancas, hasta llegar a dos personajes que visten elegantes trajes oscuros. Son Eric Packer (Pattinson) y su guardaespaldas (Kevin Durand). Eric pregunta cuál es su coche y expresa el deseo de ir a cortarse el pelo, al sitio de siempre, en la otra punta de Nueva York. Su escolta cree que no es una buena idea, la visita del presidente paralizará la ciudad, y hay peluquerías más cercanas, pero Eric está decidido. Le esperan las horas más trascendentales de su vida. Lo busca desde el primer momento, inconscientemente. A lo largo del día mantendrá sustanciosos encuentros con diferentes personajes, siempre que es posible dentro de su lujosa limusina (mismo vehículo que Leos Carax emplea en ‘Holy Motors’), vista como una provocación por parte de un grupo de manifestantes que denuncian los abusos del sistema financiero. Eric no oye nada del exterior, no le interesa. Sí le preocupa su salud y su protección. Tras las primeras escenas, el protagonista llega a parecer un paranoico rey del siglo XXI, aislado del mundo en el vientre de un impenetrable submarino sobre ruedas.

cosmopolis-2012-robert-pattinson-sarah-gadon

Cronenberg vuelve a plantear con ‘Cosmopolis’ un profundo viaje interior con un protagonista que va siendo transformado de manera inevitable, imparable. Como otras creaciones del canadiense, Eric, joven multimillonario alienado, sediento de experiencias cada vez más radicales, se resiste al cambio hasta que comprende que lo desea, que desea lanzarse al abismo en busca de un nuevo equilibrio. Sujeto a la novela, que encuentra inspiradora, Cronenberg explora el efecto de las conversaciones, ideas y reflexiones en Eric, cuyo modo de vida se derrumba con el paso de las horas, mientras el mundo sigue su curso, frenético y despiadado. Se exprimen los diálogos, lo hablado prima sobre lo visual, quedando una narración demasiado estática, teatral por así decirlo (si bien la puesta en escena es puramente cinematográfica), con el handicap de que el protagonista debe permanecer frío e indiferente durante gran parte del metraje, para entender su necesidad de autodestrucción, de “encenderse”, y los demás personajes no tienen peso suficiente como para servir de contraste. Así, la película se vuelve algo monótona, y la escasez de escenarios no ayuda. Tampoco se producen cambios drásticos en la carne del protagonista, un recurso que Cronenberg explotó con lucidez en el pasado, se limita a lo psicológico.

Resulta llamativo que en los tres últimos días, los focos de atención del festival hayan sido tres ídolos juveniles, Kristen Stewart, Zac Efron y Robert Pattinson, protagonistas de ‘On the Road’, ‘The Paperboy’ y ‘Cosmopolis’, respectivamente, películas en las que explotan su sexualidad de una manera atrevida, sin escrúpulos, como una señal de que han madurado y van en serio. De los tres, el que más talento ha demostrado ha sido Pattinson, que confesó no haber realizado ninguna preparación especial para el papel, simplemente lo interiorizó y se expresó por instinto, por intuición, buscando reacciones honestas. Su trabajo es impecable. Cronenberg ha destacado a lo largo de su carrera por saber elegir y aprovechar a sus actores, y no es casual que ya esté pensando en repetir con el inglés, que todavía genera prejuicios por la saga ‘Crepúsculo’. El abanico de secundarios formado por Juliette Binoche, Paul Giamatti, Mathieu Amalric, Samantha Morton, Sarah Gadon, Jay Baruchel y Durand enriquecen el relato con breves pero inspiradas interpretaciones. No es ‘Cosmopolis’ esa apabullante obra maestra que quería ver, es “solo” uno de los mejores trabajos de Cronenberg, una película exigente y densa (imposible de desentrañar con un solo visionado), turbadora y enigmática, hermosa e imperfecta. Estoy deseando volver a experimentarla.

Pattinson y Giamatti en una escena de Cosmopolis

Sesión sorpresa

Anoche estaba programada en una de las salas “pequeñas” del Palais (Salle Du Soixanteme) una sesión sorpresa. Según la hoja informativa, duraba una hora. Durante la semana surgió el rumor de que el festival preparaba una presentación de avances de algunas de las películas más esperadas de los próximos meses, incluyendo ‘Django Unchained’ (Tarantino), ‘The Master’ (P.T. Anderson) y ‘The Grandmasters’ (Wong Kar-wai), entre otras. Tenía que ser eso. Imaginad la expectación. Y ahora imaginad la decepción cuando resultó que el rumor no era cierto del todo. En primer lugar, el acto apenas duró media hora y la mayor parte de lo que nos proyectaron está en Internet desde hace tiempo, el tráiler de ‘Brave’, de ‘Frankenweenie’... Una tomadura de pelo. Las reacciones eran tan frías que el maestro de ceremonias, el delegado Thierry Frémaux, casi pedía disculpas al presentar cada vídeo. Pero no fue una total pérdida de tiempo, vimos dos avances interesantes que nos dijeron eran estrenos mundiales exclusivos para Cannes.

Efectivamente, nos mostraron un nuevo tráiler de ‘The Grandmasters’. Más o menos lo mismo que el que ya había, pero con Zhang Ziyi, que al parecer da vida a una mujer que decide seguir los pasos de su padre y convertirse en una maestra de artes marciales. Imágenes bellísimas a cámara lenta y música que eriza la piel. Deseando verla, pero me temo que todavía hay que esperar mucho para el estreno (igual hasta se estrena en Cannes 2013, dicen que Wong Kar-wai sigue filmando nuevo material). La segunda bomba de la sesión fue el primer tráiler de ‘Only God Forgives’, lo nuevo de Nicolas Winding Refn. Básicamente, parece ‘Drive 2’. Ryan Gosling encarna a un personaje similar, silencioso y violento (hay un plano idéntico al de la famosa escena del ascensor), que decide amargar la noche a dos hombres trajeados en un prostíbulo iluminado por luces de neón. Me sedujo el precioso plano inicial pero la pelea me dejó indiferente. Pero es de Refn, hay que verla. Se estrena a principios de 2013.

Ryan Gosling en Only God Forgives

En Blogdecine | Especial sobre David Cronenberg

Juliette Binoche

Juliette Binoche Recomendado por Blog de cine

Comprar en DVD 44.57€

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

45 comentarios