Compartir
Publicidad
Cine para una noche de verano | 'Tu a Boston y yo a California'
Críticas

Cine para una noche de verano | 'Tu a Boston y yo a California'

Publicidad
Publicidad

Lo sé. Septiembre ya ha empezado y ya no se considera verano porque muchos ya habéis vuelto al trabajo y los niños se preparan para ir al colegio. Precisamente por eso -y porque todavía hace un calor de mil demonios-, nuestra última propuesta para la selección de cine para una noche de verano es una película para todos los públicos y que, guarda ese encanto de las películas de campamento de verano.

Vale, ¿para qué os voy a mentir? 'Tú a Boston y yo a California' ('The Parent Trap', David Swift, 1961) tiene más encanto que cualquier otra película de campamento de verano. Y sí, es una extraña elección habiendo tantas películas por ahí sobre el verano, pero la película protagonizada por Hayley Mills -olvídense de su último remake con Lindsay Lohan-, es uno de los títulos veraniegos que recuerdo con más cariño y si no la conocéis, os la recomiendo encarecidamente.

El cambiazo

The Parent Trap

¿Qué haríais si durante vuestra estancia en el campamento de verano descubrís que hay otra niña exactamente igual que vosotros? Lógicamente, descubrir la verdad. Esto es lo que les pasa a Susan y Sharon, que tras creerse rivales, descubren que son hermanas gemelas, separadas a temprana edad por la ruptura de sus padres, viviendo Susan con el padre en California, y Sharon con la madre Maggie en Boston. Decididas a no volver a separarse jamás, conciben un plan por el que se intercambian los papeles y se trasladan a vivir al lugar de la hermana, con la intención de reunir de nuevo a sus padres durante las vacaciones de verano.

Y como toda película con gemelos que se precie, debe haber un cambiazo. Y ese cambiazo debe llevar al correspondiente choque de formas muy distintas de vida, que será en lo que se base la primera parte de la película: la niña pija de Boston se adapta a la vida en el rancho californiano y viceversa. Y a la vez, los exagerados -y divertidos- intentos de vover a reunir a sus divorciados pades. Y una segunda parte en la que, una vez reunidos, deberán convencerlos de que no las vuelvan a separar.

The Parent Trap2

'Tú a Boston y yo a California' es tan simple como eso, no hay más, pero tampoco pretende ir más allá. Tratándose de una producción de la factoría Disney, la cinta de David Swift -también dirigió 'Pollyanna' (1960), que dio a conocer a la actriz Hayley Mills-, es una agradable y encantadora comedia familiar, sin complicaciones. Y se ve reflejado en su trama clásica de planteamiento, nudo y desenlace que funciona con la fluidez de las películas clásicas.

Pero dentro de su simplifidad, la película tiene ese viejo encanto de las películas antiguas de carne y hueso de Disney. Colores vivos, elegancia en el vestuario y la puesta de escena y la genial forma de convertir algo inverosímil -la simple idea de que un padre acepte no ver jamás a una de sus hijas es poco creíble-, en una más que probable delicia. Por no hablar de sus entreñables títulos de crédito o el tierno número musical de la talentosa adolescente -en su versión doble- frente a sus padres ficticios.

De Hayley Mills a Maureen O'Hara

Theparenttrap Kissinthekitchen

Sin duda, parte de ese encanto destaca en su maravilloso reparto. Desde la carismática y pizpireta Hayley Mills -aquí por partida doble-, que a los 15 años ya era toda una estrella gracias a la ya citada 'Pollyanna' (1960), el que sería el comienzo de una relación de 5 años con Disney en el que la actriz rodaría títulos tan destacados como 'Los hijos del Capitán Grant' ('In Search of the Castaways', Robert Stevenson, 1962), entre otros.

Y junto a ella, dando a vida a una madre gamberra y peleona, la pelirroja más famosa de Hollywood, Maureen O'Hara, siendo está la película que marcó el comienzo de su última década en activo. Y dándo la réplica, Brian Keith como el padre, Joanna Barnes como la prometida del padre o los carismáticos Una Merkel y Crahan Denton.

Vale. Puede que 'Tú a Boston y yo a California' no sea la mejor película de nuestra selección veraniega, pero puede que sea una de las primeras películas veraniegas que más marcó mi infancia. Aprendí sobre lo inesperado que puede ser un campamento sobre la magia del cine -¡una actriz y dos personajes!-, lo bella que era Maureen O'Hara y lo mucho que me hubiera gustado tener una hermana gemela.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad