Sigue a

Ve el video en el sitio original.


Imaginada como high-concept por el empresario Scott Michael Rosenberg (y ejecutada como sucesión de grandes viñetas y guión más que pobre), esta película contiene una feliz idea, digna de cualquier imaginación infantil y efervescente, pero sorprende el cambio tonal, más allá de los guionistas acreditados, que influye a una propuesta en la que el espectador medio podría esperar una aventura divertida, casi digna de parodia y que se topará con un western lleno de sudor y tensión y….alienígenas.

En principio, ningún problema con eso y la película celebra los elementos más emblemáticos de los westerns canónicos. Daniel Craig interpreta al Hombre sin Nombre, gran parte del relato se desarrolla con ‘Centauros del Desierto’ (The Searchers, 1956) en mente (cambiad a los indios por aliens y añadid en el bando de los luchadores…a los indios) y Harrison Ford interpreta el papel de John Wayne en ‘Río Rojo’ (Red River, 1948), ese terrateniente racista al que se le añade una relación complicada con su hijito y parecido desarrollo dramático, con la aceptación del Otro y su respeto para unirse en lucha grupal como principal elemento hawksiano. El pueblo amenazado, en un desconcertante elemento que parece cachondeo pero uno intuye que no, se llama Absolución. El productor ejecutivo es Steven Spielberg y se nota, aunque la película tiene una cierta dificultad (o un cierto, esforzado tono) para conquistar lo que en manos del Spielberg cineasta es sentido de la maravilla que fluye con naturalidad asombrosa.

Jon Favreau es un director por el que siento simpatías, siquiera por usar aquí con mayor juicio a su colaborador habitual Matthew Libatique, pero su película, pese a contener momentos que insinúan a un director más visualmente interesante (la primera aparición de los ovnis, por ejemplo, en claro guiño a Spielberg) y espléndido con sus secundarios (ese Sam Rockwell ejecutando a la perfección el barman). Por otra parte, Olivia Wilde no es de este mundo. Aunque eso ya lo sabíamos ¿eh? El tercer acto es más rutinario, casi una versión subterránea del final de ‘Independence Day’ (id, 1996) una vez desveladas las razones de la invasión, pero la película tiene una convicción bienvenida y se ve sin mayor problema.

Otras críticas:

‘Cowboys & Aliens’, atractiva premisa que se agota pronto.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

43 comentarios