Críticas a la Carta | 'Campo de Batalla: La Tierra' de Roger Christian

Sigue a

whitaki


Esta película que adaptaba una novela de L. Ron Hubbard, el fundador de la Cienciología, se convirtió en cosa polémica por eso mismo, por las supersticiones del autor del libro y por una cosa muy de Hollywood, que es hacer de los vicios más o menos vulgares una aristocracia de lo excéntrico.

El caso es que el argumento sigue las andanzas de un joven sano (Barry Pepper) en un mundo de alienígenas dominantes, cuyos maléficos planes pretenden terminar del todo con la tierra y con su posible supervivencia. Argumento trillado, con la ventaja (o no) de contar con John Travolta frente al desaguisado en uno de los actos de darlo todo menos irónicos jamás visto y le acompaña Forrest Whitaker, que lo mismo es un saxofonista que un alienígena loco: está al pie del cañón.

Los problemas principales de esta película son su nula falta de ritmo, no tienen tanto que ver con el misticismo religioso, común siempre a los cuentos de hadas de entorno espacial, o con hechos más o menos relacionados con su punto de partida. La falta de desmadre, la casi ausencia de ritmo o de entereza a la hora de presentar a sus arquetípicos protagonistas le juegan una mala pasada.
whitaki
Tampoco es exactamente disfrutable como serie B o serie Z lo que debería ser un desmelene perpetuo. Travolta tiene sus momentos psicotrónicos, y sus diálogos inolvidables, a medio camino entre la pesadilla del muchachito de provincias alérgico al perroflauta y el mero derivado de villano de los impagables Power Rangers, pero no termina de tener todo el ridículo que debería.

¿Y qué decir de las batallas? ¿O del montaje? La sensación es que esta película fue una indigestión antes que una gesta, y eso es lo peor que le puede pasar a una película de ciencia ficción con estas características. Que el desaguisado lo dirigiera un tal Roger Christian, que tiene la ventaja de convertirse en director de culto de los esotéricos con títulos como ‘Nostradamus’ (id, 1994) en su rara filmografía.
travoltita
Para concluir, una cinta de alienígenas sin naves espaciales que llamen al asombro y nos dejen boquiabiertos es una inconsciencia de alto nivel: supongo que, por eso mismo, esta cinta tópica y aburrida tiene más prestigio que otros desmadres de menor presupuesto y más disfrute. Porque todo Hollywood se basa en la idea de que es importante.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios