'Cruce de caminos', cuando el pasado no se borra tan fácilmente

Síguenos

cruce de caminos poster

Mientras todavía tenemos muy reciente en nuestras retinas la tristemente bella ‘Blue Valentine’ (Derek Cianfrance, id. 2010) —que aún se puede ver en algunas salas españolas—, llega a las pantallas francesas ‘Cruce de caminos’ (‘The Place Beyond the Pines’, 2013), a un par de meses de su estreno en España —el 10 de mayo—, y no he podido resistirme a ir a verla. La nueva cinta de Cianfrance muy poco o nada se parece a su hermana pequeña, pero bien es cierto, que el director norteamericano parece tener muy claro lo que quiere contar y le sabe sacar el máximo partido sin necesidad de ser pomposo y con una sutileza que te deja clavado en la butaca durante las casi dos horas y media de metraje. Una lástima que se estrene tan pronto, porque ‘Cruce de caminos’ es carne de Oscar y todos sabemos que los títulos madrugadores suelen caer en el olvido.

‘The Place Beyond the Pines’ —permitídme que la llame por su título original, para no confundirla con la película de Walter Hill sobre quien Alberto está haciendo un especial— nos cuenta como un misterioso y solitario piloto de motos de feria —Ryan Gosling…¡te quiero!— lucha por mantener a su familia y para ello empezará a atracar bancos. En su camino se cruzará un policía y su encuentro cambiará e influenciará sus vidas. Como ya lo hizo en ‘Blue Valentine’, Cianfrance vuelve a contarnos una historia que, en esta ocasión, dura 15 años. Una historia sutilmente desgarradora que desgrana el sueño americano, cuestiona el estatus de héroe y demuestra que el pasado siempre estará con nosotros.

the place beyond the pines

Nadie puede imaginar como acaba ‘The Place Beyond the Pines’ tras los primeros 20 minutos de metraje, algo totalmente distinto y a la vez tan fuertemente conectado. Un hecho que podría ser un aspecto muy negativo del film por no saber aprovecharse bien, pero que contrariamente, es uno de sus puntos fuertes. La película de Cianfrance cuenta tres historias de cuatro personajes distintos, cuyos caminos se cruzan y sus vidas se influencian hasta puntos insospechados. Por eso mismo, para entender esta fuerte influencia y esta toma de decisiones érronea —o no—, Cianfrance divide la película en tres partes tan diferenciadas como necesarias para comprender ese final tan esperanzador. Tres partes que se nos harían eternas si no fuera por la sutileza con la que avanzan las tramas y se desarrollan los personajes principales y los no tan principales, que acaban siendo casi tan relevantes e influenciables en la trama como los protagonistas.

Este ‘cruce de caminos’ es sólo una excusa para adentrarse en el mito del sueño americano y como se construyen —o más bien deconstruyen— eso que el cine norteamericano intenta vendernos como la figura del héroe. Por un lado el anti-héroe, ese motorista de feria ambulante que deja su trabajo para dedicarse a robar bancos y poder mantener a su hijo. Una actividad que se vuelve violenta y desesperante, al igual que las ganas de ese personaje de convertirse en un hombre de bien, en alcazar el sueño americano. Por otro, ese policía casi de pardillo al que colocan en el podio de los héroes por pararle los pies al otro, pero que pronto se aprovechará de ese estatus para ganar notoriedad y poder. Dos caras de la misma moneda sobre las que Cianfrance no tiene miedo de adentrarse y de transmitirnos, casi sin darnos cuenta, la cruda realidad y a los extremos a los que la ‘sociedad ideal’ nos hace llegar.

bradley cooper

Pero ‘The Place Beyond the Pines’ también es la historia de dos padres y sobre cómo su toma de decisiones afecta sin remedio a sus respectivos hijos: el adolescente introvertido de familia humilde que nunca conoció a su verdadero padre o el chulo y fanfarrón cuyo padre está demasiado ocupado con su carrera política como para ocuparse de su hijo. Estos dos adolescentes serán la prueba viviente de cómo el pasado nos sigue vayamos donde vayamos y hagamos lo que hagmos: siempre nos influirá a nosotros y a los nuestros.

Que nos introduzcamos en este universo tan especial, e incómodo a veces, y hasta un poco Dickensiano gracias a sus extrañamente podersoso personajes secundarios —excelentes Ray Liotta de policía corrupto y Ben Mendelsohn, de mecánico— , se lo debemos a su excelente reparto y el punto justo que sus actores le dan a sus personajes. Empecemos por Ryan Gosling —y perdonad si se me escapa algún chillido de histeria adolescente— y sobre cómo transforma esa clase innata que corre por sus venas para convertirse en ese perdedor de pelo oxigenado con tantas capas y complejidad que asombran: ¿el típico tipo duro con corazoncito? Sí, y mucho más. Y acabemos con Bradley Cooper, que le deja eso de ser atractivo y misterioso a Gosling, para convertirse en un policía un poco pardillo al que no le quedará más remedio que convertirse en lo que la sociedad espera de él. ¿Estamos ante dos de los mejores trabajos de estos dos actores tan de moda en Hollywood? Probablemente.

ryan gosling

‘The Place Beyond the Pines’ es un brutal retrato sobre héroes y los que no lo son tanto, sobre la familia y sobre la hipócrita idea de la sociedad norteamericana de todo el mundo puede instalarse en el sueño americano y todo ello, contado con una pasmosa sutiliza y elegante violencia, a veces a modo de thriller y a veces a modo del drama más desolador.
Querido Derek Cianfrance, se ha ganado toda mi atención.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

33 comentarios