Síguenos

pitchperfectf1

‘Dando la nota’ (‘Pitch Perfect’ Jason Moore, 2012) es una fallida comedia que intenta vivir de dos cosas en su delirante trama. Por un lado la infinita cantidad de programas de televisión que suponen el trampolín para nuevos talentos, ya sea en el mundo musical, en el del baile o pelando plátanos. Y por el otro un intento de hermanarse en filosofía con los films del temible John Hughes —cuya única película buena para mí es la divertida y entrañable ‘Todo en un día’ (‘Ferris Bueller’s Day Off’, 1986)—, en concreto con ‘El club de los cinco’ (‘The Breakfast Club’, 1985) —no digo lo que pienso sobre ella y su final porque me podéis apedrear a través de la pantalla y yo os quiero mucho—. Una mezcla entre la nostalgia de cierto tipo de films y las modas de hoy día, claro reflejo de la juventud actual, en el film clichés de lo políticamente incorrecto pero en el fondo de un conservadurismo atroz.

‘Dando la nota’ es además de una comedia un musical, y ahora en la facultad más importante que pertenecer al equipo de baloncesto o rugby, es saber cantar a capella para presentarse todos los años al concurso, ganarlo y quedar los mejores del mundo —en realidad de su facultad, pero ellos se sienten como si hubieran conquistado el mundo, que es lo que importa—, una cosa se ha sustituido por otra, y en el fondo no queda más que la típica historia vista mil veces sobre la superación personal, la importancia de los amigos, y cómo no, el valor del amor puro y verdadero. Todos los ingredientes perfectos para ponerse a vomitar, aunque todo hay que decirlo, hay algunos elementos salvables en el film, de esos que, de haber tenido un mayor arrojo, estaríamos hablando de una gran comedia —término que en estos momentos yo sólo le aplico a la última película de Judd Apatow—.

pitchperfectf2

(From here to the end, Spoilers) Anna Kendrick da vida a Beca, una rebelde y solitaria chica que no quiere ir a la facultad, lugar en el que se encuentra por “petición expresa” de su padre, con el que la relación no es muy buena —¿alguien adivina cómo acabará esto?—, lo que ella quiere es vivir de ser DJ —lo que necesita es una hostia y dejarse de tonterías—, pero las cosas están así: ha de aguantar un año en la facultad e intentar integrarse para que su padre vea que no ha ayudado a engendrar a un bicho raro y asocial. El grupo femenino The Bellas —olé la originalidad— la captan para su formación al igual que a otras con las que tiene en común ser una persona solitaria y casi rechazada socialmente. Todas juntas se prepararán para el difícil concurso en el que su honor quedará en juego, pero antes de ello pasarán por problemas de entendimiento y bla bla bla…

Los más llamativo de ‘Dando la nota’ es evidentemente la incursión de las canciones a capella, y el hecho de ver a su elenco interpretando dichas canciones. Dejando a un lado que algunas son mejores que otras, sus números proporcionan algo de frescura al conjunto, que intenta en todo momento rehuír estilos MTV por aquello de que su público potencial posee más de una neurona. Queda un poco ridículo, eso sí, el hecho de que el grupo tras limar asperezas personales en poco tiempo preparen un temazo y ganen al final del film, aprovechando además la utilización de un tema de Simple Minds, que cómo no, formaba parte de la banda sonora del film de Hughes en el que Judd Nelson reivindicaba memeces de una forma muy light. Otro apunte llamativo es la incorrección de alguna de sus secuencias, protagonizadas casi siempre por los personajes secundarios.

pitchperfectf3

Vómitos a tropel, chistes sobre la obesidad, sobre los nerds y frikis, etc. Todo es válido para reirse de ello acarcajada limpia, pero hay un detalle en el guión, obra de Kay Cannon, que me ha parecido genial. Se trata del personaje al que da vida Hana Mae Lee, al que hay que prestarle mucha atención porque habla muy bajito. No sólo me parece gracioso lo que dice —sobre todo la anécdota de la melliza— sino que me ha parecido una metáfora brutal sobre lo oriental y su cine, por ejemplo, que requiere de cambio de chip y máxima atención, en contraste con el mundo occidental de vida rápida que nos ha tocado vivir. Al menos me parece mejor aprovechado que las supuestas gracietas improvisadas de la actriz australiana Rebel Wilson, que empieza a cargarme con sus numeritos. Por no hablar de las dos Anna, Kendrick y Camp, cuya rivalidad podría haber estado mejor desarrollada, con más mala leche de la expuesta.

Porque ‘Dando la nota’ es una película light con temas muy light y justa de gracia, intentando gustar a todo tipo de público, sobre todo los más jóevenes. Será que se ma ha pasado la edad, o que escucho maravillas como los King´s Singers y lo escuchado aquí me parece repulsivo. Me llega con soñar con que no hagan una secuela, que ya se sabe que este tipo de productos en cuanto tienen un mínimo de éxito enseguida aemnazan con su continuación.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

11 comentarios