Sigue a Blogdecine

yoursisterssisterf1

‘El amigo de mi hermana’ (‘Your Sister´s Sister’, Lynn Shelton, 2011) es un mumblecore. ¿Y qué significa semejante palabreja? Muy sencillo, se trata de una película de bajo presupuesto, con actores a poder ser no profesionales y basada su mayor parte en la improvisación. Me viene a le mente gente como Lars Von Trier y su tomadura de pelo llamada Dogma, con aquellas ridículas normas que se saltaron una y otra vez en cada nueva muestra del movimiento. El mumblecore es una especie de estilo dentro del cine indie, y otra de sus particularidades es que no hay un guión, algo muy difícil de creer en una película como la presente, y en otras del estilo como la simpática ‘Cyrus’ (id, 2010) cuyo director, Mark Duplass, es uno de los tres protagonistas de ‘El amigo de mi hermana’.

(From here to the end, Spoilers) Que ‘Your Sister´s Sister’ se haya estrenado tan limitadamente en nuestro país tiene su lógica, no hay grandes efectos visuales, no hay nombres conocidos —ya sean del cine o de la televisión—, salvo Emily Blunt y no hablamos de una estrella y en su clímax no hay diez mil explosiones filmadas desde doscientos ángulos. Para colmo el iluminado que se dedica a doblar los títulos originales de las películas ha vuelto a hacer una de las suyas. Your Sister´s Sister es mucho mejor, significa “la hermana de tu hermana”, o sea, tú —en este caso el personaje al que da vida Blunt—, al ponerle ‘El amigo de mi hermana’ no sólo da la impresión de que nos encontramos ante una comedia romántica más, sino que se cambia vilmente el punto de vista.

yoursisterssisterf2

Porque aunque la película tiene tres personajes principales, el central, sobre el que recae todo el peso del film es el que da vida Duplass con envidiable naturalidad —una de las características del mumbeclore es que todo parezca muy natural— al enfrentarse a una situación totalmente rocambolesca en una de las peores épocas de su vida. En el recuerdo de su hermano muerto hace ya un año y aceptando que está enamorado de la mujer que estuvo con él, Iris (Emily Blunt), conocerá a la hermana de la misma, Hannah (Rosemarie DeWitt) en un encuentro casual que acabará mostrando su cara más dura en un momento dado, aquel en el que Jack (Duplass) deba tomar verdaderas decisiones.

El mencionado encuentro servirá para que las dudas existenciales de Jack se líen aún más cuando decida hacer una de esas estupideces que tanto caracterizan a los machos. Una situación en cierto modo divertida —y plasmadas en la única escena cómica del film, aquella en la que Jack comprueba el engaño de Hannah, con la que se ha acostado la misma noche que la conoció— pero que de forma muy natural, y tal vez inesperada, desarrollará que cada componente del peculiar trío tome decisiones importantes intentando no ser egoístas, algo realmente difícil. En ese aspecto el film cumple todos sus objetivos, intentando abarcar varios factores de las relaciones, como la confianza, los celos, el miedo y el superar las meteduras de pata innecesarias.

yourssisterssisterf3

Shelton deja que sus actores se liberen y ellos ofrecen lo mejor de una película que no fluye por su capacidad de sorpresa, sino por la frescura en los planteamientos de los conflictos, e incluso en las soluciones que los personajes dan a sus problemas. Si acaso se excede en insertar esos planos paisajistas que, lejos de querer romper el ritmo interno del film, quedan como muy de postal ayudando a colocar al film la etiqueta de “película bonita”. Tampoco ayuda el muy estudiado final que contenta a todo el mundo y se asemeja más con el cuento de hadas que con el realismo que pretende el film.

No obstante son fallos que se me antojan menores dentro del marco general, disfrutable gracias a la fluidez de la narración —hablamos de una película de 90 minutos de duración—, y sobre todo a la entrega de unos actores en plena lucidez que logran traspasar esa línea que separa al intérprete del personaje. Emily Blunt, Mark Duplass y Rosemarie DeWitt se convierten en Iris, Jack y Hannah con una facilidad y compenetración pasmosas. Rindiéndome sin remedio ante la fascinante presencia de Blunt, no puedo obviar lo intrigante que resulta Rosemarie DeWitt en el rol de su hermana lesbiana. En cualquier caso ninguno de los tres actores sobresale por encima de los otros, su entrega y convicción logran que nos lleguen sus sentimientos y dudas en un film que además posee otra excelente cualidad, no pretende aleccionar.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

8 comentarios