Síguenos

Cartel de El Llanero Solitario

Normalmente, cuando un blockbuster llega a las carteleras provoca una doble reacción: la crítica lo menosprecia y el público lo aplaude. Como a los productores lo que les interesa es el éxito comercial, lo que digan los críticos resulta absolutamente irrelevante. Porque además, como sabréis, la industria cuenta con el apoyo de su propio grupo de opinadores o entendidos en cine, profesionales que, sin necesidad de ver nada, venden sus frases más contundentes para convencer a los incautos, muchas de las cuales acaban en tráileres y carteles —aquí denuncian a los quote whores del año pasado, con nombres, apellidos y hasta fotos—. No obstante, a veces, los espectadores “expertos” y los espectadores “corrientes” se ponen de acuerdo en abuchear o aplaudir. ‘El llanero solitario’ (‘The Lone Ranger’, Gore Verbinski, 2013) es uno de esos casos.

Lamentablemente para sus responsables, la corriente de opinión ha sido tan contraria a la película que lo que Walt Disney Pictures quiso vender como la nueva ‘Piratas del Caribe’ (‘Pirates of the Caribbean’, G. Verbinski, 2003) ha terminado siendo la nueva ‘John Carter’ (id, Andrew Stanton, 2012). Un fracaso comercial que puede ocasionar pérdidas de 190 millones de dólares al estudio. El palo ha dolido tanto que, en una jugada poco habitual, el productor Jerry Bruckheimer y los actores Johnny Depp y Armie Hammer decidieron contraatacar y restar valor a los comentarios de la crítica, señalando que habían atacado el film sin analizar el contenido —del escaso interés del público no dijeron nada—. No diré que estoy de acuerdo con esa valoración, no he leído todas las “reviews”, pero sí afirmo que ‘El llanero solitario’ es, por ahora, el mejor entretenimiento de 2013.

Pulsad play antes de seguir leyendo, si sois tan amables. Por crear el ambiente adecuado. Gracias.

Los piratas del salvaje oeste

Cuando Bruckheimer y Disney quisieron continuar la saga ‘Piratas del Caribe’ más allá de la tercera entrega, se encontraron con el rechazo de Verbinski, deseoso de pasar página y embarcarse en otras historias. Con Depp como gran estrella, se le dio el mando a Rob Marshall y listo; la cuarta entrega fue un horror pero generó muchos millones, que era lo importante. Por su parte, Verbinski filmó ‘Rango’ (id, 2011) —de nuevo con la colaboración de Depp—, un éxito internacional que cosechó buenas críticas y ganó el Oscar al mejor largometraje de animación. Solo era cuestión de tiempo que los caminos del director y los productores de las peripecias del Capitán Jack Sparrow volviesen a encontrarse. La fascinación por el western del primero y la búsqueda de una nueva franquicia por los segundos les dio una idea…

‘El llanero solitario era la respuesta. Por un lado, la oportunidad para Verbinski de crear un western con presupuesto de superproducción, y por otro, la posibilidad para Bruckheimer y Disney de lanzar otra serie de películas a partir de una marca popular, un icono cuyo origen se remonta a los tiempos en los que la gente se entretenía escuchando la radio. Depp no tardó en subir a bordo pero en lugar de elegir el papel de héroe se decantó por el indio TontoToro en la versión española por motivos evidentes (hacen una broma al respecto en la versión original)—, una decisión que encaja con su debut en la dirección, ‘The Brave’ (id, 1997), donde dio vida a un nativo americano. El ascendente Hammer fue elegido para encarnar a John Reid, a quien Tonto llama “Ke-mo sah-bee”.

Armie Hammer y Johnny Depp son John Reid y Tonto

‘El llanero solitario’, nostalgia, aventura y espectáculo

No desvelo qué significa el nombre porque es uno de los mejores giros de la adaptación escrita por Justin Haythe, Ted Elliott y Terry Rossio —los dos últimos son guionistas de ‘Piratas del Caribe’—, y es que ‘El llanero solitario’ está cargada de ideas y detalles inusuales entre las superproducciones de Hollywood y el cine de entretenimiento en general, como la suciedad en las ropas y los rostros —odio esa pulcritud tan habitual—, el crudo retrato del progreso —la corrupción, la esclavitud, la destrucción…—, las convicciones morales de un héroe que idealiza la justicia —y el amor—, la brutalidad de ciertos momentos —la escena caníbal fuera de campo— o el puñetazo de realidad cuando cierto anciano camina lentamente por el desierto hacia un hogar inexistente —no os marchéis cuando empiecen los créditos finales—.

Todo esto, para mí, es una clara señal de que Verbinski y su equipo tuvieron libertad para llevar al cine esta historia con ingenio y pasión, a su modo, con ese humor absurdo tan disfrutable, lanzándose a una revisión moderna, desenfrenada y melancólica a partes iguales, de conceptos y referentes clásicos. Partiendo de los elementos más reconocibles de ‘El llanero solitario’ se enriquece la mezcla con homenajes a míticos westerns de John Ford, Henry Hathaway, Sam Peckinpah o Sergio Leone, además de guiños a maravillas como ‘El maquinista de la general’ (‘The General’, Buster Keaton, Clyde Bruckman, 1926). Hay tropiezos importantes, un metraje excesivo, se desaprovechan los personajes de Helena Bonham Carter y Ruth Wilson —Hollywood tiene un problema con los roles femeninos— y falta emoción en el enfrentamiento del ejército con los indios, pero sus numerosas virtudes pesan mucho más.

De ningún modo es la mera repetición de una fórmula para arrasar en taquilla, y por tanto, no es un fracaso. Económico sí, artísticamente es un triunfo, una película espectacular, fresca y atrevida, un entretenimiento ejemplar. Puede que muchos no se hayan dado cuenta aún pero estoy convencido de que lo harán más adelante, cuando pase la moda de hundir el film con argumentos tan “sólidos” como que hubo desacuerdos con el presupuesto, problemas durante el rodaje o que Tonto se parece a Sparrow. Id a verla, a ser posible en versión original —las voces ayudan a caracterizar a los personajes y marcar el tono de cada instante—, y procurad tened vuestra propia opinión, no os quedéis con lo que sugiere un tráiler o repitáis lo que suena por ahí. Igual no disfrutáis tanto como yo con ‘El llanero solitario’ pero, como mínimo, comprobaréis que cumple su principal objetivo: divertir.

4 estrellas

Otras críticas de la película en Blogdecine:

‘El llanero solitario’, largo viaje al disparatado Oeste
‘El llanero solitario’, la sorpresa del verano
‘El llanero solitario’, entretenimiento de diseño sin épica

Deja un comentario

Ordenar por:

41 comentarios