Síguenos

ellasyellos.jpg

‘Trust the Man’ es el título original de ‘Ellas & Ellos’ (sin comentarios), uno de los estrenos de este pasado viernes, que intentan animar la cartelera antes de que la semana que viene todo nos inunde con los dichosos piratas del caribe en el fin del mundo (a ver si es verdad y no vuelven). Lo cierto es que la película, con un reparto lleno de caras conocidas, no ha tenido una campaña de promoción en toda regla, vamos, que no nos han llenado de anuncios televisivos como hacen con otras. Evidentemente, estamos hablando de un film menor, económicamente hablando, una producción modesta, en la que no habría demasiado dinero para promocionarla como es debido. Lo de la producción menor puede utilizarse en un contexto de economía, y también de calidad, aunque en este último caso sería ser demasiado generoso.

El incompresible argumento de ‘Ellas & Ellos’ versa sobre las relaciones de pareja, centrándose en un matrimonio, a punto de separarse por culpa de no sé qué incompatibilidades sexuales, y otra pareja entrada en los 30, que ya llevan bastante tiempo juntos, y que también están a punto de separarse porque ella empieza a notar que se le pasa el arroz (quiere tener doscientos millones de hijos), y él no quiere compremeterse porque simplemente no se lo había planteado. Vamos, como la vida misma.

Y digo incompresible no porque su historia sea demasiado complicada o tenga segundas y terceras lecturas, no, me refiero a que muchas de las situaciones que plantea su argumento son totalmente ilógicas, están forzadas y no hay Dios que se las crea, y es que la película da bandazos por todo lados. Por momentos quiere ser realista, y una vez más, ocurre lo de siempre: lo que en la vida real se da todos los días, en una película queda de pena cuando quieren retratarlo. Y por otro, juega un poco con el realismo mágico, casi cercano a la comedia romática tonta/noña/estúpida/cuento de hadas, que prácticamente dan ganas de vomitar, sobre todo en su parte final, en cierto momento que transcurre en un teatro. Para huir de la sala y no acercarse nunca más a un cine.

Los personajes están todos mal dibujados, y nunca nos identificamos con ninguno. Sus miedos y preocupaciones nos dan igual, no sólo porque muchas de ellas nos resultan risibles, sino porque no están expuestos con convicción, no hay un completo desarrollo de todos ellos, y nada nos resulta creíble. Para colmo, tenemos la desgracia de comprobar que un elenco de actores y actrices que generalmente nos suelen caer bien, aquí no logran salvar la función de ninguna manera. David Duchovny no es un buen actor, todo el mundo lo sabe, pero su imagen como agente Fox Mulder ha hecho que tenga muchos defensores. Olvidaos de todo el posible carisma que podía tener en la estupenda serie ‘Expediente-X’, aquí no hay nada de eso. Billy Crudup sale muy diferente a como lo hemos visto recientemente en ‘El Buen Pastor’, evidentemente porque es un papel totalmente diferente, pero está como distanciado y totalmente inexpresivo.

En el campo femenino tres tías que a mí me vuelven loco. Julianne Moore, que muy probablemente ha intervenido en la película porque está dirigida por su marido, Bart Freundlinch, porque si no, no me lo explico, y no necesito hablar ahora mismo del norme potencial de esta maravillosa actriz y de lo que es capaz. A su lado, como la hermana de su marido, Maggie Gyllenhaal, que hace lo que puede, pero de donde no hay no se puede sacar. Y por último, Ellen Barkin, que solamente aparece una escena, en la que encima no se aprovecha el hecho de servirnos en bandeja una de las fantasías sexuales que todo hombre (o mujer) pueda tener con esta mujer muy, muy cerca de la Gyllenhaal. Por cierto, también se deja ver por la película Eva Mendes, pero se queda en eso, en que se deja ver.

Un bodrio enorme, que bien podría defenirse como una mezcla de las películas de Woody Allen, y los episodios más estúpidos de la serie ‘Friends’, excesivamente conservadora y moralista. Un verdadero suplicio lleno de diálogos más que inútiles sobre el sexo y cómo excitarse, y las ganas de comprometerse o no, recurriendo a topicazos, encima mal narrados. En fin, no creo que haya muchas más oportunidades de ver a esas tres actrices juntas, asi que me temo que es una ocasión desperdiciada. Lloremos.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios