Compartir
Publicidad
FKM 2016 | 'Ikarie XB-1' de Jindrich Polák
Críticas

FKM 2016 | 'Ikarie XB-1' de Jindrich Polák

Publicidad
Publicidad

En el FKM, Festival de Cinema Fantástico da Coruña proyectaron uno de los clásicos de la ciencia-ficción. ‘Ikarie XB-1’ (íd., Jindrich Polák, 1963) es un film checoslovaco que en su momento llamó la atención de los estadounidenses —cómo no— tomándola para su distribución en suelo yanqui. Allí, haciendo los consabidos cortes y rodajes de nuevas secuencias —cambiando, entre otras cosas el final—, bajo el auspicio de la popular AIP cambió su título al mucho más comercial ‘Voyage to the End of the Universe’.

Fue precisamente esa copia la que vio Stanley Kubrick, quien tomó muchas cosas prestadas del film checoslovaco para su mítica ‘2001: Una odisea en el espacio’ (‘2001: A Space Odissey’, 1968). No es la única influencia en el género por parte de este film que, en el 2009, se recuperó en su forma original. Aunque el paso del tiempo le ha hecho mella en algunos aspectos, hablamos de un film muy interesante, que se adentra en cuestiones más tarde exploradas por diversos cineastas en sendas películas.

Ikariexb1f2

‘Ikarie XB-1’ —basada muy libremente en una novela de Stanilaw Lem —refleja problemas sociales —como toda buena ciencia ficción— de la época. La caída del comunismo es reflejada en esta odisea a través de un grupo de exploradores que buscan desesperadamente encontrar otra forma de vida lejos de la Tierra. Alfa Centauro se convierte en el nuevo horizonte para la humanidad, una esperanza. Sin duda, una clara metáfora de la búsqueda de otra forma de vida diferente a la occidental predominante.

Al grito de “La Tierra no existe, nunca ha existido” da comienzo el film, que a modo de flashback, nos muestra la vida en la nave, que funciona como una ciudad. Los personajes son presentados, tomándose el director su tiempo para ello. Un ritmo pausado, a veces demasiado, es compensado en cierto modo por el cambio continuo a diversos temas. Segmentos narrativos, que parece episodios sin serlo, nos muestran el día a día de la tripulación. Una cotidianeidad que es interrumpida por el descubrimiento de una nave a la deriva.

Ikariexb1f3

Un film poco conocido muy influyente

Es ese tramo el más interesante del film, el más logrado, sobre todo por su fantasmagórica atmósfera —también muy lograda en otros apuntes el relato—. La nave que encuentran procede de la Tierra, del siglo XX —el film se desarrolla en el año 2163—. Sus tripulantes, vestidos con ropas elegantes, rodeados de alcohol, están todos muertos. Contundente forma de mostrar —en este caso desear— la muerte de una filosofía de vida. Por supuesto, dicho instante, es el precedente de otras cintas del género.

Así ‘Alien’ (íd., Ridley Scott, 1979) —la amenaza que trae consigo algo del espacio exterior— o ‘La guerra de las galaxias’ (‘Star Wars’, George Lucas, 1977) —infinidad de decorados— vienen a nuestra mente en determinados momentos, no pocos, de ‘Ikarie XB-1’. Al igual que en su poderoso final, cuando encuentran el llamado plantea blanco. En la copia de la AIP se cambió el final original por otro donde el planeta que encuentran es el nuestro. Dicho detalle de guion —muy ingenioso— hay que encontrarlo en un fantástico episodio, como casi todos, de la serie ‘Twilight Zone’. También es previo al genial ‘Terror en el espacio’ (‘Terrore nello spazio’ Mario Bava, 1965).

‘Ikarie XB-1’ tiene una vital importancia en la historia del género. Su influencia llega hasta películas como ‘El planeta de los simios’ (‘Planet of the Apes’, Franklin J. Schaffner, 1968) y más allá. Un viaje hacia la esperanza pasando por la locura y la muerte, con un final muy coherente. Anotar la muy presente música electrónica —obra de Zdenek Liska— en una operación similar a la de la obra maestra de Fred M. Wilcox, al igual que la existencia de cierto robot.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad