'Gangster Squad (Brigada de élite)', intrascendente y sangriento sucedáneo

Síguenos

Imagen con el cartel de la película 'Gangster Squad (Brigada de élite)'

Es inevitable hacer conjeturas sobre la posible calidad de una película en función de lo que sabemos de ella antes de que empiece a rodarse. Puede tener detrás a uno de nuestros directores favoritos, partir de una novela que nos apasione o haber conseguido reunir un reparto tan llamativo que consigue disparar nuestra curiosidad. ‘Gangster Squad (Brigada de élite)’ responde a ese último caso, ya que conseguir reunir en una misma película a Sean Penn, Ryan Gosling, Emma Stone y Josh Brolin, por mencionar únicamente a unos pocos, no es una tarea sencilla, y menos para una cinta de cine negro dirigida por Ruben Fleischer, conocido hasta ahora únicamente por obras de corte cómico. Por desgracia, lo mejor que podían haber hecho es dejar pasar de largo una película a la que la palabra fallida le viene como anillo al dedo.

Poco ha ayudado a la película el estar perseguida por una absurda polémica con motivo de la matanza que tuvo lugar en la localidad estadounidense de Aurora coincidiendo con el estreno de ‘El caballero oscuro: La leyenda renace’ (‘The Dark Knight Rises’, Christopher Nolan, 2012). La hipocresía americana forzó a regrabar varias escenas, entre ellas un tiroteo dentro de una sala de cine que, si hacemos caso a unas recientes declaraciones de Ryan Gosling, era, con mucho, la mejor de toda la película. Los cambios de última hora rara vez son para bien, pero lo más justo en este caso sería decir que ‘Gangster Squad (Brigada de élite)’ ya estaba condenada de antemano.

Una película que no sabe lo que quiere

Los malos de 'Gangster Squad (Brigada de élite)'

Son varios los problemas que impiden que estemos ante una estimulante muestra de cine de gánsteres, pero el mayor de todo es que Fleischer no sabe qué tono quiere darle a la película. La secuencia inicial, con Sean Penn y sus secuaces deshaciéndose de un rival partiéndolo literalmente en dos invita a pensar en una aproximación moderna y excesiva con tics más propios de un cómic que de alguna de las muchas joyas del cine negro a las que se quiere homenajear. Sin embargo, Fleischer y Will Beall, guionista de la función, tardan bien poco en mostrar un caos total en el que tan pronto apuestan por una cosa como por otra. El objetivo, buscado o no, parece ser asemejarse a ‘Los intocables de Eliot Ness’ (‘The Untouchables’, Brian De Palma, 1987) – hay muchos detalles de guión en esa dirección más allá de la evidente similitud de la historia-, pero esa anarquía tonal provoca tales altibajos – el excesivo uso de la cámara lenta tampoco ayuda lo más mínimo a evitarlos- que uno nunca sabe lo que le espera en la próxima escena, algo bueno en otros casos, pero que aquí lleva a la película al borde del colapso.

El acabado visual y técnico también hace un flaco favor a la película, ya que se busca cierto esmero en la recreación histórica, pero hay una gran irregularidad en función del escenario en el que se ambiente acción, ya que algunos dan perfectamente el pego, pero otros transmiten la sensación de formar parte del decorado de una anodina producción televisiva – no, no estoy pensando en ‘Boardwalk Empire’ (2010-En emisión), ya que los de la serie de HBO son infinitamente mejores- . Por su parte, el uso de la fotografía digital se ha mostrado muy efectivo en otros largometrajes, pero aquí aniquila cualquier posibilidad de naturalidad, ya que aplana el poder visual de la historia, sólo saliendo éste de la vulgaridad cuando hay ciertas explosiones gore quizá no demasiado necesarias en su explicitud, pero que al menos animan un poco la función.

El reparto de ‘Gangster Squad (Brigada de élite)’

Emma Stone y Ryan Gosling en 'Gangster Squad (Brigada de élite)'

Creía que uno de los grandes aciertos de la película era el reunir de nuevo a Emma Stone y Ryan Gosling tras la innegable química que demostraron en la notable ‘Crazy, Stupid, Love’ (Gleen Ficarra y John Requa, 2011) y es por ello que la decepción ha sido tremenda cuando no sólo no hay ni rastro de ella en ‘Gangster Squad (Brigada de élite)’, sino que ambos ofrecen una interpretación bastante olvidable. La verdad es que cuentan con personajes vacíos y bastante esquemáticos, siendo una pena que no aprovechen el desparpajo habitual de Stone, sino que la condenen a un rol pasivo de chica florero, mientras que Gosling hasta parece como si no quisiera realmente aparecer en la película, optando por un enfoque desganado y con un impostado dramatismo – patética su reacción tras lo sucedido en un tiroteo en plena calle- a un personaje que debería haber sido el que diera más riqueza y matices a la historia, pues el resto, para bien o no – hay de todo-, tienen una función mucho más específica.

Por fortuna, la cosa mejora si nos fijamos en el resto del reparto, ya que Josh Brolin consigue transmitir credibilidad a un personaje que encierra ciertas contradicciones – ¿la brújula moral de la historia recurriendo a la brutalidad policial a las primeras de cambio?- , mientras que Sean Penn abraza lo gran guiñolesco sin resultar grotesco – y eso que hay un par de momentos que invitaban mucho a ello- y pasándoselo en grande – genial su reacción final ante el protocolo con los cubiertos- . Es evidente que Penn conecta muy bien con el espectador, pero el personaje más agradecido de todos es el pistolero interpretado por un Robert Patrick que parece sacado de un western. Hubiera sido curioso reflexionar un poco más sobre que el cine negro vino hasta cierto punto a sustituir al western no sólo en el séptimo arte, sino también en la realidad, pero lo que nos queda es un personaje con grandes one-liners y mucho carisma.

Por lo demás, tanta corrección como intrascendencia, ya que hay demasiados personajes dentro de la brigada de élite del título como para que alguno más destaque – uno de ellos queda reducido a ser objeto de mofa por su nombre-, mientras que Mireille Enos y Nick Nolte aportan una intensidad tan inusual en el resto del relato que en el caso de ella llega a chocar tanto como lo que sucedía con Sally Field en varios momentos de ‘Lincoln’ (Steven Spielberg, 2012), mientras que funciona mejor en el caso de Nolte porque es necesario para encauzar el objetivo de la brigada liderada por Brolin.

La brigada de élite de 'Gangster Squad'

No es que ‘Gangster Squad (Brigada de élite)’ sea una mala película, pero sí una tremendamente decepcionante que juega muy mal con una mano aparentemente ganadora. Sin un objetivo claro, con un repartazo bastante desaprovechado y un acabado visual impropio de una producción de este calibre, lo que nos queda es un irregular divertimento en el que mejor olvidarnos de grandes joyas del género si no queremos que nos parezca aún peor de lo que realmente es. Otra decepción más en este 2013 que tan bien había empezado en lo referente a estrenos cinematográficos.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

19 comentarios