Guillermo del Toro: 'El espinazo del diablo', los fantasmas de la Guerra Civil

Síguenos

el espinazo del diablo

Hoy me toca a mí continuar con el especial de Guillermo del Toro y no podía hacerlo de otra forma, que revisionando ‘El espinazo del diablo’ (id, 2001), la primera incursión del realizador y productor mexicano en el cine español. Sí, cuando se estrenó la cinta se oyó mucho eso de: ‘¡Oh no, otra película española sobre la guerra civil!’ —un debate que trae cola y en el que no pienso entrar mucho en este post— y que terminó resultando uno de esos films que da un crudísimo e interesantísimo retrato sobre el tema.

‘El espinazo del diablo’, producida por El Deseo —la productora de Pedro Almodóvar—, nos traslada a la España de finales de los años 30, donde Carlos, un niño de 12 años es abandonado por su tutor en el orfanato de Santa Lucía, una institución imponente aislada en medio de un páramo desolado. El colegio esconde, a lo largo de sus lúgubres pasillos, una serie de relaciones viciadas entre los adultos que viven allí: la directora, un maduro profesior, el agresivo portero y una joven maestro. Pronto, Carlos encontrará en Jaime a su rival, un adolescente de carácter tortuoso y hostil que ejerce de líder natural para el resto de alumnos. Inmerso en este universo cerrado cuyas normas desconoce y rodeado de muchachos abandonados o sin familia, Carlos irá vislumbrando poco a poco el trágico secreto que permanece en sus muros.

el espinazo del diablo

Guillermo del Toro y los fantasmas de la Guerra Civil


Hay algo de nuestra Guerra Civil que atrae sin remedio al realizador mexicano Guillermo del Toro, y es que ha situado dos de sus películas —una de ellas ‘El laberinto del fauno’ (id,2006) es de las más alabadas de su carrera— en el contexto de la contienda española, tratándola en ambas ocasiones, casi a modo de fábula y a través de los ojos de niños. ‘El espinazo del diablo’, relatada casi a modo de historia gótica y llena de fantasmas, la primera incursión en el cine español de del Toro resulta ser una historia muy sencilla —quizás demasiado— de venganzas, la pérdida de inocencia de un grupo de chavales, inocentes envueltos en el turbio mundo de la guerra y sus sucias tramas, dejándoles heridas sin curar y fantasmas —reales o no— persiguiéndoles toda la vida.

Y es que sí, ‘El espinazo del diablo’ es una película sobre fantasmas y ya no sólo sobre los fantasmas físicos, los que aparecen en la historia, sino a los que quedan tras una guerra, a las heridas no cerradas tras un crudo pasado, tras una relación imposible, tras traiciones imperdonables. Sin duda, la forma de ver las secuelas de la Guerra Civil desde un punto de vista ajeno, el de Guillermo del Toro, supuso una vuelta de tuerca a la forma de contar historias sobre la contienda y a la forma de contextualizarlas históricamente en esta época, llevándola por otros géneros que van desde el terror, pasando por el western para terminar en la especialidad del mexicano, el fantástico.

el espinazo del diablo

El diablo y sus exterminadores

Entre fantasmas, huérfanos y diablos nos topamos con un reparto de lujo compuesto por actores consagrados de la talla de Marisa Paredes o Federico Luppi, que dan el toque de sabiduría y madurez, convertidos casi en guías espirituales del resto de personajes —sobre todo el personaje de Luppi—. También nos encontramos con actores jóvenes en pleno apogeo como Eduardo Noriega, que muestra músculo y se toma demasiado en serio su papel de malo de la película resultando algo excesivo y nuevas revelaciones, como la de Fernando Tielve, en su primer gran papel protagonista, que enlazaría con el de ‘El embrujo de Shanghai’ (id, 2002) de Fernando Trueba, y que desde entonces no ha parado de trabajar en cine y televisión.

Podría decirse que ‘El espinazo del diablo’ es una de las rarezas en la filmografía de Guillermo del Toro y viéndola, se puede entender como una hermana pequeña de ‘El laberinto del fauno’, su película más reconocida, donde vuelve a abordar la Guerra Civil española y las heridas abierta que dejó. Aunque al revisionarla, ‘El espinazo del diablo’ puede dar la impresión de haber envejecido mal, continúa siendo sencilla y sin florituras, y muy efectiva y sin duda, una película clave para comprender la evolución de la carrera de Guillermo del Toro como realizador.


Especial Guillermo del Toro:

  • ‘Cronos’, sed de sangre
  • ‘Mimic’, los peligros de Hollywood
  • Los comentarios se han cerrado

    Ordenar por:

    7 comentarios