Síguenos

luciérngasa1.jpg

Los reyes de la animación actual, Pixar, son cada vez más maduros. Aunque sus películas están destinadas a un público mayoritariamente infantil, cada vez introducen más elementos que hacen que sus productos también estén destinados a los adultos. El estudio Ghibli no se anda con pamplinas, sus films tiene una madurez que llega a asustar. Probablemente el caso más explícito sea el de ‘La tumba de las luciérnagas’ que esta misma semana se reedita en nuestro país en dvd, en una edición de lujo, de esas que todo amante del buen cine, y sobre todo de esta película en cuestión, debería tener en su videoteca personal. Eso sí, cuando uno ve esta película es mejor no hacerlo cuando se tiene un mal día (uno de esos días que nos llevan a decir que la vida es una mierda), porque decir que es deprimente es decir poco.

‘La tumba de las luciérnagas’ narra una historia, basada en hechos reales (concretamente el autor de la novela en la que se basa el film, Akiyuki Nosaka, vivió en persona parte de los acontecimientos mostrados en el film), en la que se narran las desventuras de dos hermanos que quedan huérfanos durante la Segunda Guerra Mundial después de un bombardeo de aviones norteamericanos. Primero lograrán vivir de la caridad de su tía, pero pronto, y debido a la escasez, tendrán que sobrevivir por su propia cuenta. Será el inicio de una larga penuria. Y con ella la del espectador.

Porque ‘La tumba de las luciérnagas’ podría tranquilamente entrar en una de esas listas que tanto nos gustan sobre las películas más tristes que hemos visto. Su historia, sin ningún tipo de concesión, alcanza una dureza que se vuelve insoportable en determinados momentos. Y sorprende gratamente el hecho de encontrarnos ante un film de animación (que durante años y años muchos han creído equivocadamente que la animación era sólo para niños), una animación hoy en día primitiva si la comparamos con los niveles de perfección de la antes mencionada Pixar, pero que curiosamente y debido a la sobriedad de lo que narra, uno no se la imagina de otra manera. Pienso que si hoy hicieran un remake del film (y que conste que ya existen dos en imagen real) realizado con las últimas técnicas de animación, sería una equivocación. Pero esto no son más que divagaciones de un servidor que se ha visto totalmente embrujado por una película que llega al corazón como pocas, pero que a diferencia de la gran mayoría, ésta tiene la particularidad de desgarrarlo, de dejarlo casi sin vida y totalmente huérfano, como los personajes centrales del film.

‘La tumba de las luciérnagas’ habla de la niñez rota, de la violación de la inocencia, de la crueldad humana, del desinterés y el egoísmo en tiempos de guerra. Se supone que en los momentos más difíciles de una persona, sobre todo si el contexto es una guerra, lo mejor del ser humano tendría que salir a flote. En la película los únicos que parecen seres humanos son los dos hermanos protagonistas, y sólo porque hasta cierto punto no se dan cuenta de la desgracia que les ha tocado vivir. Pero todos aquellos que les rodean parecen pertenecer a otra especie de vida, a una en la que la indiferencia y la insensibilidad son las propiedades reinantes. Y si a ratos, la extrema dureza del film parece ser un ensañamiento sin compasión con el espectador, por el hecho de que los dos personajes centrales sean dos indefensos niños, ésta tiene su lógica por el hecho de que en toda guerra, las peores víctimas en todos los aspectos son precisamente los niños.

luciérngas2.jpg

Isao Takahata narra con esa sencillez típica de los grandes clásicos, al más puto estilo de John Ford o de Yasujiro Ozu, sin cargar las tintas en los momentos emotivos, y haciendo grande una historia pequeña. Y hablando de emoción, podríamos decir que todo el film en sí mismo es un bloque emotivo, angustioso, cruel, en el que no hay ni un sólo punto álgido que destaque por encima de los demás, como suelen hacer en otras películas, una emoción contenida, verdadera, sincera, directa, que viste la narración sin ningún tipo de artificio o filigrana argumental, de esas que engañan al espectador para llevarlo al borde de la lágrima. Aquí se está al borde de la lágrima continuamente, y uno nunca se siente manipulado porque el film no cae ni un sólo momento en la sensiblería barata, algo en lo que le hubiera resultado muy fácil caer.

El visionado de ‘La tumba de las luciérnagas’ es algo difícil. Se podría decir que este film sólo es apto para estómagos fuertes, pero sin embargo pienso que esta película debería ser vista por todo el mundo, por mucho que a algunos les resulte insoportable. Su historia trasciende los límites del propio medio en sí, y aunque enfrentarse a ella más de una vez puede resultar totalmente desesperanzador dada la visión que del ser humano da, creo que es una de esas películas necesarias, de ésas que no saben ni conocen de fronteras, como la naturaleza del verdadero arte, pues en su ilimitada fuerza que hace que sea comprensible para cualquier persona en cualquier parte del mundo, reside todo su encanto y su única razón de existencia.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

25 comentarios