'Las hermanas Bolena', las maquinaciones de una arpía

Sigue a

Las hermanas Bolena

La película de Justin Chadwick, ‘Las hermanas Bolena’ (‘The Other Boleyn Girl’) se estrenará el 29 de febrero. Protagonizada por , Natalie Portman, Scarlett Johansson, Eric Bana, Ana Torrent, Kristin Scott Thomas y David Morrisey, y basada en la novela superventas de Philippa Gregory, nos cuenta la historia de Ana Bolena y de su hermana, María, y de cómo conspiraron para hacerse con el trono de Inglaterra, alentadas por su tío, el Duque de Norfolk. Sería, digamos, la “precuela” de ‘Elizabeth’, reina que fue concebida durante los hechos que se narran en esta película.

El film es un duelo entre dos hermanas, dos personalidades opuestas que luchan por un interés común, aunque con diferentes motivaciones. Ana (Natalie Portman) desea poder y posición, mientras María (Scarlett Johansson, ) actúa siempre movida por el amor y la generosidad. O, al menos, así se presenta en la película. Ese duelo se transmite a lo externo y nos encontramos, por lo tanto, ante dos de las actrices más famosas y reputadas del momento compartiendo pantalla y ofreciendo dos interpretaciones ante las que resulta difícil elegir a una como superior a la otra.

El caso de Natalie Portman resulta más sorprendente debido a que el personaje que encarna es muy diferente a aquellas encantadoras muchachas a las que nos tiene acostumbrados. Por ello, su trabajo podría ser considerado lo mejor de la película. Scarlett Johansson no sufre una transformación tan grande con respecto a otros de sus papeles, pero también hace una interpretación notable. David Morrisey sería el tercer actor con más carisma en la cinta, gracias también a disfrutar de uno de los pocos personajes con interés aparte de las jóvenes Bolena.

El resto del elenco queda ensombrecido ante ellas dos y, aunque algunos tienen sus momentos, como Ana Torrent, en general son muy secundarios con respecto a las hermanas. Especialmente Eric Bana se queda en nada pues, incluso aunque haga de rey, es decir, de la persona que puede decidir lo que ocurre, se le presenta como un pelele descerebrado en manos de la manipulación de Ana. El suyo es un personaje plano y carente del más mínimo atractivo.

Además de las interpretaciones, podemos encontrar en ‘Las hermanas Bolena’ algún elemento interesante como la urdimbre de tretas políticas y de conspiraciones o pequeños aspectos de la psicología que se exploran ligeramente. Sin embargo, muy poco hay de esto y mucho de giros del argumento y situaciones rocambolescas más propias de un culebrón de que un film de calidad. El disfrute de la película puede venir del placer morboso de presenciar las acciones de una arpía y de ver a sus víctimas caer ante lo malévolo de su comportamiento. Quienes se deleiten con este tipo de tramas pueden encontrarse con la horma de su zapato en el presente film.

Pero es lo único que ‘Las hermanas Bolena’ puede ofrecer, pues no hay demasiada profundidad en lo que se cuenta y la historia se presenta sencilla en exceso para interesar durante todo su metraje. Todo funciona basándose en dos tópicos que se utilizan sin suscitar la más mínima cuestión sobre ellos. Uno sería el de las llamadas “armas de mujer”, es decir, la seducción. Ana Bolena se reserva ante el rey hasta que consigue lo que quiere y le dice claramente a su hermana que ella acaba en su situación por haberse entregado demasiado pronto. Antes incluso de eso, un personaje que teóricamente es positivo: la madre de las hermanas (Scott-Thomas), le dice que la forma de comportarse ante un hombre es hacer que se crea que está tomando decisiones, cuando en realidad está haciendo lo que la mujer quiere. El otro tópico sería el de que el hombre piensa con algo que no está precisamente en la parte más alta de su anatomía y que se deja llevar por estos trucos. O quizá son el mismo tópico, simplemente visto desde dos perspectivas diferentes.

Los hechos narrados son ciertos, extraídos de la vida real, por eso se podrá discutir mi argumento acerca de los tópicos. Pero, aparte de que se pueden dar interpretaciones muy diferentes de algo que ocurrió hace tanto tiempo y en una época en la que no había maneras muy fiables de documentar los acontecimientos; lo que se cuenta en la película se puede enfocar con mayor o menor sutileza. Y aquí todo es tan simple y obvio que los personajes parecen marionetas, no seres humanos. La totalidad de ellos actúa según sus instintos (lujuria, avaricia) y siempre son completamente malos o completamente buenos o completamente tontos. No hay matices, no hay evolución, no hay arrepentimiento…

‘Las hermanas Bolena’ es una película que lo ofrece todo en las promesas que suponen su reparto, el hecho de contar una historia real (en dos sentidos) y el atractivo que para algunas personas tienen los films de época. Y, como tal, probablemente triunfará. Pero no es una película que aporte virtudes cinematográficas, fuera de las interpretaciones de sus dos protagonistas.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

7 comentarios