Sigue a Blogdecine

shutter.jpg

Y volvemos al inicio del miniciclo que se ha formado sobre películas muy parecidas entre sí, ya sean comedias románticas, deportivas o como ésta que nos ocupa, de terror asiático. Una vez más nos llega la sempiterna muestra de terror de aquellos lares y que tan buenos resultados, por lo menos taquilleros, ha dejado en su país de origen. Los distribuidores de nuestro país, en un alarde de inteligencia han supuesto que el éxito se repetiría aquí, por eso la estrenan dos años después de lo que se debiera. Y en este punto me hago eco del post de mi compañera Beatriz sobre la tardanza en el estreno de algunas películas, uno de esos eternos misterios.

‘Shutter’ versa sobre una pareja que una noche atropellan con su coche a una mujer. Asustados deciden huir dejándola tirada en la carretera. A partir de ese momento empezarán a tener pesadilas y extrañas apariciones, incluídas sombras y figuras que salen impresas en las fotografías que uno de los dos, fotógrafo de profesión, realiza. Creen que es el fantasma de la chica atropellada que vuelve para clamar venganza. Sin embargo, la realidad es mucho más terrorífica.

Pues sí, otra historia más sobre espíritu que no descansa en paz, por haber sufrido mucho en vida. ¿Y cómo es el fantasma? Lo habeis adivinado, una mujer gris con melena negra, muy negra y con cara de haber sido atravesada por un palo de escoba, pero cuerpo más flexible que el de Spiderman. No voy a negar que el fantasmita de turno protagoniza algún momento de susto bastante logrado, como la excelente escena que ocurre en una escalera de pared, prodigiosamente rodada, o aquella que ocurre en una cama. Aún así, no se puede evitar tener cierta sensación de “deja vú” en esas escenas, y lo cierto y cómo ya apunté en alguna ocasión, ya empezamos a cansarnos un poquito.

‘Shutter’ es el primer largometraje de la pareja formada por Banjong Pisanthanakun y Parkpoom Wongpoom, vaya con los nombrecitos, directores tailandeses que han decidio poner su granito de arena a estas películas que parece que no nos abandonarán nunca, como esos espíritus que no dejan en paz a nuestros protagonistas. Lo cierto es que esto no importaría demasiado si una vez más estuvera bien mostrado y narrado, sin necesidad de caer en trampas argumentales que claman al cielo, o en los dichosos sitios comunes en los que caen casi siempre este tipo de films.

Pero no todo son fallos en esta película. La dirección de ambos directores se muestra por momentos dinámica y ágil, dotando de cierto ritmo a la historia. También hay momentos en los que la película no parece asiática, sino totalmente occidental, supongo que con la intención de hacer más universal lo narrado. Es como una mezcla de cine asiático con forma occidental por explicarlo de algún modo, y hay que decir que en ciertos momentos desconcierta esa mezcla.

El trabajo actoral es bastante convincente, tanto de la pareja protagonista interpretada por Ananda Everingham y Natthaweeranuch Thongmee, como la chica fantasma a quien da vida, o muerte, Achita Sikamana, que se estrena con esta película, y le auguro un gran futuro como fantasma con cara de pocos amigos.

Una película floja, y que tal vez esté un poco mejor que las recientes muestras del género, debido a su falta de pretensiones y a los momentos antes citados. Ha sido el film de terror más taquillero de la Historia en Tailandia. Aquí tal vez no repita ese éxito, pero sí es probable que no pase nada desapercibida, convirtiéndose en uno de los films más vistos en nuestro país antes de que lleguen Superman, los coches animados y los piratas de turno.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios