Sigue a Blogdecine

silenciodesdeelmal.jpg

‘Silencio Desde el Mal’ (Dead Silence, 2006) es la penúltima película de James Wan, director de quien sus trabajos nos llegan siempre con bastante retraso, incluido su exitoso ‘Saw’ con la que se inició una interminable saga que todos los años estrena su nueva entrega. ‘Silencio Desde el Mal’ parecía apartarse del estilo implantado por su ópera prima, una incursión en un tipo de terror si cabe más serio, por decirlo de algún modo, pero nada más lejos de la realidad. Aunque no lo parezca, la segunda película como director de Wan se parece en más de un punto a su anterior trabajo.

Un día cualquiera el protagonista de nuestra historia recibe por sorpresa un paquete en el que hay un muñeco de ventrílocuo, el cual parece tener vida propia y no demasiadas ganas de hacer amigos muy duraderos. Parece ser que dentro del muñeco habita el espíritu de un mujer que guarda un terrible secreto del pasado de nuestro joven amigo. Sí, eso que estáis pensando.

El film es un despropósito de principio a fin, a pesar de cierta originalidad en su propuesta pero totalmente desaprovechada, algo que tienen en común muchas películas de terror actuales, las cuales suelen partir de una premisa a veces bastante interesante. Pero en ‘Silencio Desde el Mal’ todo empieza a estropearse al poco de empezar el film, el cual cabalga entre momentos de lo más ridículo y otros de un aburrimiento soberano, hasta llega al típico giro final sorpresa, donde una serie de datos nos son desvelados en medio minuto de montaje frenético en el que se pretende que nosotros, los alucinados espectadores, nos quedemos con la boca abierta supuestamente sorprendidos por lo que nos están contando.

Es en esa parte final sobre todo donde su director, James Wan, se acerca descaradamente a su film más exitoso, componiendo un desenlace que recuerda en cierto modo al de la película mencionada, sobre todo en la forma en la que está realizado. Pero no es el único caso, cierto muñeco que aparece en un determinado momento de la función se parece sospechosamente al de ‘Saw’, y la mala se apellida Shaw, como bien apuntaba Beatriz en su crítica. Detalles demasiado evidentes que no hacen otra cosa que remontarnos a otra película, y dicho sea de paso, bastante mejor que ésta. Por cierto, la actriz que da vida a la “mala” de la función, se llama Judith Roberts y tiene un papel en el siguiente film de Wan, el todavía inédito en nuestras salas, ‘Death Sentence’ y curiosamente también se apellida Shaw. Las apariciones de la actriz con su papelazo en ‘Silencio Desde el Mal’ son de lo más risible que se ha visto en una película de terror en años, ni siquiera se ha aprovechado el típico susto en el que le suben el volumen a la banda sonora y te pillan desprevenido provocando que des un salto en la butaca, algo que por supuesto no tiene nada que ver con dar miedo en un film.

Y hablando de actores no puedo resistirme el mencionar a Donnie Wahlberg, hermano de ya sabéis quién, y que gracias a su intervención convierte a aquél en uno de los mejores actores de la historia. El actor está simplemente ridículo, en consonancia con la tónica de la película,componiendo un personaje de policía verdaderamente patético, con alguna que otra manía que en lugar de definir al personaje hace que nos preguntemos a qué vienen ese tipo de cosas. Me refiero por supuesto a la maquinilla de afeitar que le acompaña a todos lados. El resto de actores no tienen nada que envidiarle.

Una película muy mala que muy pronto se convertirá en carne de videoclub, donde seguramente obtendrá bastante más éxito.

Deja un comentario

Ordenar por:

14 comentarios