Compartir
Publicidad
'Spotlight', los héroes de la verdad
Críticas

'Spotlight', los héroes de la verdad

Publicidad
Publicidad

Conozco a varias personas que optaron por estudiar periodismo en buena medida por la forma en la que había sido retratado por el séptimo arte. El problema es que al de poco de empezar la carrera llegaron las decepciones porque su experiencia allí en poco se parecía a lo que habían visto en las películas, las cuales, como es comprensible, tendían a centrarse en casos ideales mostrando la fuerza que puede llegar a tener esa profesión para cambiar las cosas.

Spotlight’ es una de esas películas, algo hasta cierto punto inevitable al contarnos la historia de cómo un grupo de reporteros sacó a la luz el sistemático abuso de menores por parte de sacerdotes católicos y el encubrimiento de los mismos. Eso sí, lo hace sin echar mano de ciertas modificaciones propias de Hollywood para hacerlo más fácilmente digerible, ya que prefiere apostar por un enfoque más frío y meticuloso, más propio del cine de los 70 que de producciones actuales, con notables resultados.

La pureza del periodismo

Michael Keaton Mark Ruffalo Spotlight

‘Spotlight’ basa su fuerza precisamente en la búsqueda de la verdad a través de los datos. De hecho, Thomas McCarthy, director y guionista –tarea que comparte con Josh Singer-, huye de todos los recursos más usuales para tocar la fibra sensible del espectador, lo cual hará que, incluso aunque acabe ganando el Oscar, cierto sector del público jamás vaya a querer verla. Aquí la sobriedad y la exposición controlan el relato, resultando asombroso que sirvan de base para ir elevando el suspense que rodea a los hechos.

No obstante, sería injusto obviar que McCarthy también tiene tiempo de mostrarnos cómo afectan los sucesivos descubrimientos a los protagonistas. Desde el entusiasmo inicial por haber dado con un tema tan importante, pasando por el desconcierto cuando descubren que es todo mucho más grande de lo que parecía en principio y concluyendo con cómo les afecta el hallazgo a nivel personal, ya sea por su relación con la iglesia o desde su posición como periodistas.

Eso sí, ‘Spotlight’ no busca nunca el sentimentalismo barato en este punto -y, obviamente, huye del sensacionalismo-, pues es cierto que añade algo de corazón a un relato muy cerebral, pero lo hace respetando esa búsqueda de la objetividad. ¿Cómo es eso posible? Sencillo, también todas las reacciones emocionales dan la sensación de estar muy meditadas en lugar de ser arrebatos momentáneos por el impacto de lo sucedido. Sigue siendo un subrayado, pero ajustándolo lo máximo posible al tono desapasionado de la película.

El impecable reparto de ’Spotlight’

Protagonistas Spotlight

Una de las consecuencias de que la película jamás busque el lucimiento propio –no esperéis el más mínimo alarde en el trabajo de puesta en escena de McCarthy, ya que incluso los movimientos de cámara tienden a ser suaves y poco o nada intrusivos- es que los actores han de ajustarse a una apuesta en la que impera el conjunto por encima de sus partes. ¿Qué quiere decir eso en lo referente a su reparto? Que todos cumplen con nota, pero ninguno llega realmente a sobresalir.

La relativa excepción a ello la tenemos con Mark Ruffalo, pero es más por las peculiaridades de su personaje que por otra cosa. Si os fijáis mientras veáis ‘Spotlight’, Ruffalo usa mucho su cara para transmitir la inquietud y la curiosidad de Mike Rezendes, siendo el único intérprete de todos ellos que echa mano de un aspecto tan físico en su actuación, diferenciándose así del resto, donde impera la cohesión entre todos ellos por encima de todo.

Del resto del reparto no tengo nada malo que decir -perfectamente comprensible su triunfo en los SAG-, pues todos ellos se amoldan a las necesidades de sus personajes y aprovechan todo lo posible los pequeños detalles característicos de cada uno de ellos para no caer en el error de que resulten intercambiables, a priori el principal problema al que se enfrentaban. De hecho, todos ellos abrazan esa minuciosidad que caracteriza el guion de ‘Spotlight’ y lo trasladan a sus personajes.

En definitiva, ‘Spotlight’ es una película notable que lleva a sus últimas consecuencias su apuesta por mostrar el periodismo en toda su pureza, y lo hace además con un compacto reparto que sabe dar lo que McCarthy quiere de ellos. El único problema es que en su intento de reflejar el ideal periodístico acaba echando mano de una frialdad expositiva -necesaria para evitar caer en polémica innecesarias- que a mi juicio evita que llegue a ser excelente, aunque los críticos americanos opinan otra cosa.

Otras críticas en Blogdecine:

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos