Síguenos

Cartel de The Trip

-Lo que importa no es el destino, es el viaje.

(Steve Coogan)

Hablando sobre la entretenida ‘Dead Man Down: La venganza del hombre muerto’ (‘Dead Man Down’, Niels Arden Oplev, 2013) os decía que el pasado fin de semana se estrenaron varios títulos muy recomendables y válidos para toda clase de espectadores, a pesar de que la impresionante recaudación en taquilla de ‘Fast & Furious 6’ (Justin Lin, 2013) parece indicar que prácticamente no había más novedades relevantes en cartelera. Una de esas películas que creo que merecen ser destacadas es la comedia inglesa ‘The Trip’ (Michael Winterbottom, 2010).

Aunque ya estamos acostumbrados a cosas así, surge una pregunta inevitable al ver el año de producción: ¿por qué nos ha llegado tan tarde? Debe haber otras razones pero diría que la fundamental es que ‘The Trip’ se debe ver en versión original, y ya sabéis lo que aterra eso —siempre me hace gracia que los empleados del cine me subrayen que estoy comprando entradas para una película subtitulada—. No me malinterpretéis, no estoy lanzando un ataque gratuito contra el doblaje, sencillamente es absurdo oír este film en español ya que gran parte de las bromas dependen de las voces originales de los dos protagonistas, que en muchas ocasiones se dedican a realizar imitaciones de célebres actores.

Michael Winterbottom da instrucciones en el rodaje de The Trip

Precisamente, hay una escena que tiene como objetivo recuperar una de las discusiones iniciales de los personajes pero parece planteada como una crítica a esta costumbre nuestra tan irrespetuosa con el cine —en mi opinión, claro—. Steve Coogan y Rob Brydon tienen visiones diferentes de cómo suena la voz de Michael Caine, y el segundo aprovecha la presencia de dos chicas para lucir su particular versión de la veterana estrella británica. Sin embargo, una de ellas no entiende nada y se justifica diciendo que si Brydon está imitando a un actor no lo va a averiguar jamás porque es española y por desgracia en este país se doblan las películas.

Dicho esto, es posible que aún viendo ‘The Trip’ en inglés se te escapen algunas referencias si no reconoces las voces auténticas de Sean Connery o Woody Allen, porque a veces imitan sin mencionar los nombres. Una decisión equivocada, creo yo, porque no es necesario y se deja fuera a una parte del público que no va a entender la gracia. Si por el contrario los reconoces y además estás familiarizado —aunque solo sea ligeramente— con la carrera de Coogan —que por cierto tiene un sueño en el que aparece Ben Stiller— y Brydon entonces no sé que estás esperando para ver esta road movie cargada de improvisación y orquestada por Winterbottom: te vas a partir de risa.

Por lo menos durante gran parte del metraje, al que considero que le sobran bastantes minutos. La película arranca en el oscuro y frío apartamento de Coogan —quien se interpreta a sí mismo pero con doble ración de tristeza y arrogancia—. Está llamando a un viejo amigo —Brydon, más alegre y humilde— para preguntarle si quiere acompañarle en un viaje; la excusa es un reportaje sobre los mejores restaurantes del norte de Inglaterra. Brydon acepta encantado aunque el otro no pierde la oportunidad de hacerle saber que no ha sido su primera opción sino más bien la última —¿quizá porque los demás no han querido acompañarle?—. De hecho, Coogan tenía previsto ir con su pareja pero se están “tomando un descanso”.

Durante todo el trayecto, y aunque es evidente el aprecio entre ambos, Coogan no deja de atacar a Brydon y competir con él, empeñado en subrayar sus virtudes y sus triunfos, mientras el otro se limita a disfrutar de la experiencia y el reencuentro con su amigo. Dos maneras de enfocar la vida. No os diré quién es más feliz al final. Al regresar al hogar queda claro de qué ha servido la aventura. Personalmente, recordé esas veces que he vuelto de viaje tras pasar unos días estupendos en compañía, y nada más atravesar la puerta de casa con las maletas me he visto solo… Es una sensación terrible. ‘The Trip’ resulta algo repetitiva en algunos momentos pero las reflexiones y las carcajadas que provoca hacen que el conjunto merezca la pena.

3 estrellas

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios