Compartir
Publicidad
'Vaiana', una absoluta maravilla
Críticas

'Vaiana', una absoluta maravilla

Publicidad
Publicidad

No ha pasado aún tanto tiempo como para olvidar el bajísimo nivel exhibido por Disney estrenando de forma consecutiva títulos como la discreta ‘Hermano oso’ (‘Brother Bear’), la horrible ‘Zafarrancho en el rancho’ (‘Home on the Range’), la ridícula ‘Chicken Little’ y la deficiente ‘Salvaje’ (‘The Wild’). Fueron años muy duros en los que resultaba complicado defender a un estudio que en su momento había sido muy grande.

Por suerte, Disney logró enderezar el rumbo de sus producciones animadas y durante los últimos años ha encadenado grandes títulos como ‘¡Rompe, Ralph!’ (‘Wreck-It Ralph’), ‘Frozen’, ‘Big Hero 6’ y ‘Zootrópolis’ (‘Zootopia’). Llegará el momento en el que se rompa esa buena racha, pero ‘Vaiana’ (‘Moana’) no será la responsable de ello, ya que es un nuevo paso adelante y también uno de los mejores Clásicos Disney hasta la fecha.

¿Princesa o heroína?

Protagonista Vaiana

La figura de la princesa ha sido muy recurrente en las producciones animadas de Disney, dando pie a poco menos que un arquetipo con el que ‘Frozen’ rompió de forma clara. En cierta medida, ‘Vaiana’ tenía que hacer frente a eso y también a lo difícil que iba a ser alcanzar lo logrado por la cinta de Jennifer Lee y Chris Buck, que es, no nos olvidemos, el Clásico Disney más taquillero de todos los tiempos.

Por lo pronto, ‘Vaiana’ acierta de lleno al obviar cualquier tipo de interés romántico para la protagonista, confiándolo todo a la aventura en la que se embarca y su propio crecimiento interior, reduciendo así su condición de princesa a algo relativamente anecdótico. Y digo relativamente porque sí que tiene un peso notable durante su primer acto, minutos en los que la protagonista ha de decidir si abrazar lo que le pide su corazón o su cabeza.

Vaiana Cerdito

Sin embargo, es un enfoque diferente al habitual y que sirve para que uno realmente desee que inicie un viaje repleto de peligros y emociones. Además, la presentación del personaje es impecable y también de los personajes que la rodean, incluyendo los habituales sidekicks con fines cómicos. Eso sí, lo realmente sorprendente es la magnífico utilización de uno de ellos una vez se inicia la aventura, ya que es un personaje totalmente unidimensional pero que luego siempre te hace gracia. Siempre.

Lo mejor de todo es que la propia Vaiana es un personaje cercano, carismático y con la suficiente profundidad como para, como comentaba antes, uno se implique en su viaje, pero sin perder ese tono ligero necesario para llegar al gran público. Para ello resulta esencial la aportación de la desconocida Auli’i Cravalho prestándole su voz. Me cuesta concebir que eso no se vaya a perder en mayor o menor grado con el doblaje.

Los aliados de lujo

No voy a poner el más mínimo pero al viaje de Vaiana, pero justo es reconocer que estaría a un nivel inferior de no contar con varios aliados de lujo para elevarlo todo aún más. El más obvio es Dwayne Johnson como Maui, un semidiós pasado de vueltas que no está por la labor de ayudar a nuestra protagonista y que, como es de esperar, va siendo conquistado por el coraje de Vaiana, que va creciendo a medida que avanza el metraje y va sumergiendo más al espectador en lo que sucede.

En su propia presentación encontramos a otro de los responsables de que ‘Vaiana’ sea una propuesta excelente para todos los miembros de la casa, ya que Disney ha fichado para componer las canciones a Lin-Manuel Miranda, la última sensación de Broadway gracias a ‘Hamilton’. Aquí el único pero que se le puede poner es que va a ser imposible que ninguno de sus temas llegue al nivel de ‘Let it go’, pero es que eso fue un hito irrepetible. Más allá de eso, una magnífica mezcla de diversión y emoción, sabiendo expandirlas por separado y unirlas cuando la ocasión lo requiere.

Volviendo a Johnson, puedo entender las quejas hacia su talento interpretativo, pero nunca jamás hacia su carisma, que fue su principal baza para convertirse primero en una estrella del ‘Pressing Catch’ y más tarde del séptimo arte. Aquí vuelve a echar mano de ese carisma arrollador -y, en este caso, tronchante o valeroso cuando la ocasión lo requiere- sin pasar nunca por encima de Cravalho, quien se sitúa a su nivel usando otras armas.

’Vaiana’, otra gran película de John Musker y Ron Clements

Escena Vaiana

No me olvido de que uno de los grandes atractivos de ‘Vaiana’ estaba en ver qué eran capaces de hacer John Musker y Don Clements en su salto a la animación por ordenador tras haberse dedicado hasta ahora a la tradicional con títulos como ‘La sirenita’ (‘The Little Mermaid’), ‘Aladdin’, ‘Hércules’ o ‘Basil, el ratón superdetective’ (‘The Great Mouse Detective’), aún hoy mi Clásico Disney favorito. El resultado sólo puede calificarse como impecable.

‘Vaiana’ es una maravilla visual en la que además también hay espacio para la animación tradicional de una forma muy ingeniosa, pues los tatuajes de Maui se han hecho de esa forma. Además, no es una solución caprichosa, sino que encaja perfectamente con el tono de la película y además da pie a no pocas situaciones tremendamente divertidas -atención sobre todo al simpatiquísimo mini-Maui-.

Además, Musker y Clements logran introducir un mensaje en favor de la naturaleza sin caer en un excesivo toque didáctico que habría ido en contra del entretenimiento, logrando incluso que la arriesgada idea de convertir al propio océano en un personaje no se vuelva en su contra. Había muchas posibilidades de caer ahí en el ridículo, pero todo encaja, incluyendo la sobrecarga emocional de su último acto que a la hora de la verdad funciona como un colofón perfecto para el viaje de Vaiana y el resto de personajes.

En definitiva, ‘Vaiana’ es una nueva joya animada de Walt Disney y un nuevo recordatorio de que posiblemente la compañía pase actualmente por los mejores años de su historia. Una afirmación quizá arriesgada –hay muchas grandes películas a lo largo de su historia, algunas también hechas de forma consecutiva o prácticamente- y que sólo el paso del tiempo podrá demostrar si es cierta, pero lo que sí es seguro es que estamos ante una cinta imprescindible que se sitúa con “facilidad” entre lo mejor de este 2016 que ya está llegando a su fin.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos