Sigue a Blogdecine

verdadesocultas.jpg

‘Verdades Ocultas’ es el imperdonable título que le han puesto aquí a ‘A Little Trip to Heaven’, mucho más preciso y bonito, es la penúltima película de Baltasar Kormákur, director islandés poco conocido por estos lares, y que se ha marcado un tanto dirigiendo este film americano, rodado entre Islandia y América, rindiendo cierto homeneje al clásico cine negro, sin que por ello nos tengamos que poner a dar saltos de alegría. Pero lo curioso del asunto es que este film, que nos ha llegado con un retraso de casi dos años, pasará sin pena ni gloria por nuestras carteleras, y aunque no se trate de ninguna maravilla, es infinitamente superior a ciertos blockbusters que casi nos vuelven sordos, y que han visto todo Dios.

Un investigador de una agencia de seguros investiga un accidente de coche en el que ha habido un muerto. La beneficiaria es la hermana del fallecido, que podria recibir la escandalosa suma de un millón de dólares. Pero para el investigador, y para el espectador que va por delante de él, todo resulta muy raro, y hará todo lo posible para que la agencia no caiga en un engaño.

Lo más curioso de esta película es su ambientación. Los fríos paisajes de Islandia sirven para vestir el títpico pueblo norteamericano, donde todos se conocen, y la mayoría de extraños no suelen ser bien recibidos. Esa frialdad, bastante bien fotografiada en el film, acompaña a los protagonistas de una historia sencilla y sin demasiados sobresaltos, que le da la vuelta al típico esquema que se suele usar en el cine negro. Normalmnte, un hombre sencillo y corriente se mete en un caso en apariencia fácil de resolver, pero investigando, investigando, la cosa se va complicando y nada es lo que parece. En ‘Verdades Ocultas’ se comete el error de mostrarle al espectador el engaño ya desde el principio, lo cual, a mi juicio, le resta algo de interés a la propuesta. Algo más de ambigüedad hubiera estado mejor.

Y que conste que tal vez el argumento del film sea lo de menos. Lo que más importa son sus personajes, y cómo se enfrentan a los hechos que les rodean y poco a poco les sumergen en la desesperación. No obstante, ahí también existe cierta previsibilidad, pues casi adivinamos por completo de qué pie cojea cada uno de los personajes. Aunque eso no quita para que alguno de ellos esté excelentemente interpretado, siendo éste uno de los puntos fuertes del film. Evidentemente quin sobresale sobre todas las cosas es Forest Whitaker, ese gran actor que ha demostrado que puede hacer cualquier tipo de papel. Con una mezcla de dureza y fragilidad, el actor se adueña de la película por completo, y ya sólo por él merece la pena, aparte de que es el personaje mejor tratado en toda la película.

A su lado tenemos a una Julia Stiles convincente por primera vez en su carrera, y que reniega de su imagen de chica mona de otros films, lo cual es para aplaudir. Peter Coyote, que sale en muy pocas escenas, reflejando muy bien cómo se las gastan los de las aseguradoras para no pagar ni un centavo. Y por último Jeremy Renner, al que recientemente hemos visto en la correcta ‘28 Semanas Después’, haciendo el personaje más tópico de todos, y probablemente el más exagerado, aunque cierta manía que tiene con los coches asusta un poco. Ninguno, salvo quizá Coyote, le llega a la altura a Whitaker, pero eso no quiere decir que estén mal en sus papeles.

Una película correcta con sus innegables puntos de interés, y que termina estropeándola un poco los precipitados acontecimientos finales, no por la resolución del caso en sí, sino por la ruptura de un ritmo pausado y tranquilo, con el que ya estábamos familiarizándonos, y que le queda muy bien a la película. Como dice mi compañera Beatriz en su crítica del film, éste no le va a cambiar la vida a nadie, pero desde luego se puede ver con sumo agrado. Por cierto, atención a las canciones de Mugison, que visten hermosamente la película.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios