Compartir
Publicidad
'Vaiana' | Hablamos con John Musker, Ron Clements y Osnat Shurer
Entrevistas

'Vaiana' | Hablamos con John Musker, Ron Clements y Osnat Shurer

Publicidad
Publicidad

Este próximo viernes 2 de diciembre llega a los cines españoles 'Vaiana' ('Moana'), el nuevo clásico animado de Disney. Con motivo de su estreno tuvimos la ocasión de charlar en exclusiva con Osnat Shurer, su productora, y con John Musker y Ron Clements, sus directores y también artífices de títulos como 'Aladdin' o 'Hércules'. A continuación os dejo el resultado de la conversación que tuve con ellos.

¿Qué nos podríais contar del origen de la película, cómo se os ocurrió la idea?

John Musker: Fue hace cinco años, estábamos buscando una nueva película para hacer. Primero empezamos con el universo de la película y no con los personajes. El mundo del pacífico siempre me había llamado la atención. Había leído libros ambientados allí y visto pinturas de gente como Paul Gauguin, pero luego leí un libro sobre la mitología de la zona y fue increíble.

La historia de Maui, este semidios, una figura recurrente a lo largo de todo el pacífico con multitud de detalles que eran muy interesantes para la animación. Compartí las historias con Ron y presentamos una idea a John Lasseter. Le encantó la idea, pero nos dijo que teníamos que investigar mucho más, así que fuimos a varios países de Sudamérica, conocimos a mucha gente y ampliamos mucho nuestro conocimiento sobre la zona.

Conocimos a pescadores que estaban muy orgullosos de su pasado y de guiarse por métodos como las estrellas, por las corrientes… Aprendimos sobre su fuerte conexión con el océano y con sus ancestros. Tienes que conocer a todos los que estaban antes que tú, porque de lo contrario no sabes realmente quién eres.

Compartimos todo esto con John Lasseter y creamos un nuevo personaje, Vaiana, una chica de 16 años muy conectada con la voz de su pasado. A partir de ahí creamos la historia, sobre cómo alcanza la madurez reclutando a Maui, que ha dejado atrás su pasado, para ayudarla en su misión.

Musker Clements

‘Vaiana’ es al mismo tiempo una heroína y una princesa, pero sin seguir la tradición de Disney, ¿cómo os planteasteis eso a la hora de ejecutar la historia?

Ron Clements: En este caso siempre vimos la historia como el viaje de una heroína y una aventura. Nunca incluimos un romance o un interés romántico para ella. Desde el principio tuvimos claro que era la historia de una heroína para salvar su mundo, superando todos los obstáculos que aparecen en su camino y convirtiéndose realmente en una heroína.

El hecho de que la sea la hija del jefe y técnicamente una princesa creo que es una forma de dar mayor entidad a su objetivo que otra cosa.

La película tiene varios títulos en diferentes países por diversos problemas, ¿en qué punto descubristeis que no podíais mantener el título en todo el mundo y cómo abordasteis el problema?

Osnat Shurer: Siempre buscamos tener el mismo nombre y nos gustaría que fuera así. No obstante, llevábamos un par de años trabajando en la película y queríamos que Moana fuera el título, así que hablamos con los equipos de legal de todo el mundo para que miraran las marcas registradas y vimos que en Europa había varios países en los que no era posible.

Lo tuvimos que cambiar y ahora lo aplicamos a casi toda Europa, así que hablamos con nuestro Consejo de historia oceánica para que nos ayudaran a elegir otro nombre. Ellos ya nos habían ayudado a elegir Moana, que significa océano, y hablamos para buscar otro nombre que fuera relevante para la película y que significara algo que estuviera conectado a la película en casi todos los idiomas.

Vaiana significa agua en la mayoría de idiomas pacíficos y también se vocaliza de forma parecida. Eso para la animación nos vino muy bien y ahora nos gustan los dos nombres.

Shurer

‘Vaiana’ es tu primera película como productora en Disney y además te ha tocado trabajar con dos grandes veteranos como Ron y John, ¿qué tal ha sido la experiencia?

Osnat Shurer: Bueno, trabajar con estas dos leyendas del mundo de la animación es todo un honor. Ha sido un placer, son muy buenos en lo que hacen, saben llevar la narración y dirigir la animación. Siempre me ha parecido muy inspirador, porque ellos vienen de la animación tradicional y saben muy bien cómo tienen que moverse las formas dentro de los fotogramas. He aprendido muchísimo con ellos.

A la vez, aunque sean leyendas y vienen del legado de Disney. Ellos aprendieron de los nueve grandes, pero siguen siendo unos niños. Tienen mucha curiosidad y sienten que tienen que seguir las ideas que acogen a todo el mundo. No me extraña que hayan hecho estos clásicos.

‘Vaiana’ es vuestra primera película animada por ordenador con la salvedad de los tatuajes de Maui, ¿cómo fue el proceso y qué buscabais conseguir con ese recurso puntual?

John Musker: La animación por ordenador era un mundo completamente diferente para nosotros, pero creíamos que era adecuada para esta película porque queríamos crear un océano vivo. Para ello era necesario el CGI, pues era imposible hacerlo a mano. Además, el propio mundo que habíamos pensado lo requería, que tuviera volumen y dimensión.

Sin embargo, amamos la animación a mano, así que muy pronto durante el proceso pensamos en los tatuajes y que podíamos usar animación hecha a mano para ellos. Trajimos al proyecto a Eric Goldberg, el hombre detrás del genio en ‘Aladdin’, y él animó a este especie de mini-Maui, más sereno que el verdad y capaz de pinchar su ego devolviéndole a la realidad. Además, para nuestros animadores, que habían crecido viendo ‘Aladdin’, trabajar a su lado fue maravilloso.

En el reparto vuelve a participar Alan Tudyk en un papel muy pequeño. Él viene colaborando en todas las producciones animadas de Disney desde ‘¡Rompe, Ralph!’, ¿se ha convertido en una especie de talismán del que no podéis prescindir?

Osnat Shurer: Sí, es un poco así, hemos empezado a pensar en él como una especie de amuleto. Él estuvo genial en ‘¡Rompe, Ralph!’ y en ‘Big Hero 6’, es un cómico increíble. En esta película teníamos muy claro que queríamos trabajar con gente que tuviera raíces en las islas del pacífico. Todo el reparto tiene esa conexión, pero también queríamos trabajar con Alan. Pensamos y llegamos la conclusión de que podríamos darle el papel del gallo. Se lo comentamos y él aceptó encantado. Luego hicimos muchas bromas como él mismo diciendo que había ido a Juilliard para hacer de gallo. Le encantó y acabó convirtiéndose en uno de sus papeles favoritos.

En el caso de Dwayne Johnson, ¿cómo fue su implicación el proyecto, resultó muy complicado conseguirlo dado lo apretada que está su agenda?

Osnat Shurer: Sabíamos que queríamos a Dwayne para el papel, él es Maui, tenía que ser él, no nos planteamos que fuera nadie más. Hablamos con él, que es mitad samoano y está muy orgulloso de sus raíces, y él quería formar parte del proyecto, así que íbamos a donde él estuviera. Viajamos a donde estuviera rodando y él sacaba tiempo. Él es muy disciplinado, venía y lo daba todo siempre que estábamos con él.

Hasta ahora habías trabajado sobre todo en cortometrajes, ¿cómo es el salto, cuál es la principal diferencia?

Osnat Shurer: Bueno, la duración, pero en realidad son proyectos muy diferentes, porque un corto es casi como una canción. Puedes coger una idea y ampliarla, estilizarla; explorar nuevas ideas y talentos. Un corto muchas veces lo hacemos por amor al medio. Una película requiere mucha más escritura, trabajan en ella cientos de personas, la historia tiene que sujetarse y fluir; conectar tanto con los niños como con los adultos. Tiene que funcionar a muchos niveles, lo cual requiere una forma de pensar muy diferente.

Lleváis trabajando varias décadas en Disney, ¿cómo veis la evolución de Disney a la hora de abordar las películas de animación en ese tiempo?

Ron Clements: Creo que el centro de todo siempre ha sido tener personajes fuertes, las relaciones entre ellos y tener historias capaces de meterte en ellas, convirtiendo en real ese mundo de fantasía. Creo que las historias han evolucionado a medida que lo hacía el propio mundo real y eso es algo que siempre hemos reflejado en las películas.

Tecnológicamente también ha habido grandes avances y creo que Disney siempre ha estado a la última en ello, como el desarrollo de la cámara múltiple y otras muchas innovaciones, pero en los últimos años la evolución ha sido brutal. Incluso en ‘Vaiana’ lo hemos hecho con el océano, con el pelo e incluso con los escenarios. Hace cinco años, cuando empezamos a trabajar en la película, no éramos capaces de ello.

En el caso del cine animado, ¿cuál sería la aportación principal del productor?

Osnat Shurer: Nosotros trabajamos de una forma en la que hay un único productor. Trabajamos con los directores, estamos siempre en el día a día de la película, no es simplemente un título. El productor suele ser el punto de encuentro entre creatividad y producción. Trabajo mucho con la parte creativa, los guionistas, los editores, el casting, las sesiones de grabación, etc. El diseñador de producción se encarga de los efectos.

En nuestro caso todo es muy vertical, todos estamos bajo el mismo techo. Nosotros trabajamos con los creativos e intentamos refinar las historias. Hace dos meses todavía estábamos haciendo pequeños cambios; siempre queremos mejorar, pero también sabemos que tenemos un plazo al que tenemos que llegar y tenemos que conseguir que el equipo de cientos de personas tenga una vida equilibrada, porque trabajamos durante muchos años en una película.

En realidad lo que tenemos que conseguir es que la visión creativa llegue a la pantalla.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos