'La Cosecha del Hielo', cine y humor negros

Sigue a

Pfilm36411722416598.jpg

Hacer hoy en día una película de corte clásico en todos su aspectos, es bastante arriesgado, por lo menos en cuanto a lo comercial se refiere. Pocos espectadores disfrutan de una narración que no sea dinámica, que actualmente eso se confunde con meter 800 planos por minuto. Asi que una película como ‘La Cosecha del Hielo’ es bien recibida por algunos entre tanta parafernalia de efectos visuales y digitales. Cuenta en poquísimo tiempo una historia como las de los años 40, cuando gente como Howard Hawks u Otto Preminger hacían que ver una película se conviertiera en un acontecimiento inolvidable (pocos films actuales provocan esa sensación).

Es Nochebuena, Charlie Aglist es un abogado de la mafia que le acaba de robar a su jefe una importante cantidad de dinero, asociado con un amigo de nombre Vic Cavanaugh. Lo que en principio parece el golpe perfecto y sin complicaciones, se va enredando hasta niveles drásticos, mientras Charlie tiene que cuidar de su mejor amigo, Pete Van Heuten, casado con su exmujer, y que está hasta las narices de todo.

En el guión ha participado Robert Benton, excepcional director y guionista que con la ayuda de Richard Russo ha servido un argumento clásico al 100%, cargado de un humor negro corrosivo, y un atractivo desarrollo de personajes, en el que nadie es lo que parece. Quizá al final todo es muy apresurado y prácticamente se ve venir el desenlace.

Los actores son de los de verdad; John Cusak, que una vez más resulta simpático al público; Billy Bob Thornton camaleónico interpretando a un ser insensible; Connie Nielsen, que es un monumento de mujer, como la clásica mujer fatal, aunque se recrea mucho en el personaje; Randy Quaid como un jefe de gánsters con el que es mejor no bromear; y Oliver Platt, haciendo del mejor amigo del protagonista, ajeno a todo lo que se trama, y que está absolutamente genial, proporcionando muy buenos momentos.

Hasta aquí puede parecer que estoy poniendo la película por las nubes, y así podría ser sino fuera por el trabajo de dirección, que aunque no destroza por completo el film, entre otras cosas porque un buen guión no hay dios que lo estropee, pero sí impide que alcance las altísimas cotas que esta película debería y merecía haber alcanzado.

Harold Ramis
, que siempre será recordado como uno de los Cazafantasmas, suele hacerse con proyectos como director, que partían de ideas ingeniosas y originales, pero que nunca han explotado en su totalidad, salvo quizá, ‘Una Terapia Peligrosa’, aunque luego tuvimos que sufrir su continuación. ‘La Cosecha del Hielo’ lamentablemente no es una excepción, y es que Ramis se muestra muy torpe, como si no estuviera cómodo en el género negro, o mejor dicho, cómo si no conociera bien el género. Su puesta en escena es extremadmente sosa y sin personalidad ni garra. No le ha salido bien el querer retratar la frialdad que contiene la historia. Además ha impedido que los actores se expresaran en su totalidad al estar mal dirigidos (con la excepción de Oliver Platt), y lo que podrían haber sido grandes interpretaciones, se quedan en correctas.

La película también podría haber sido grande, y se queda en pasable, un reflejo de cine de calidad. Eso sí, a años luz de alguna que otra memez.

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario