Síguenos

br_ci_slither_2013.jpg

Las películas sobre bichitos pequeños que se meten en el cuerpo de las personas haciendo que éstas empiezen a comportarse como monstruos hambrientos, han poblado el cine desde hace ya muchos años. A veces no son bichitos y son otra cosa, o parte de una cosa, que normalmente viene del espacio exterior. El sitio elegido por ese curioso vistante suele ser un pequeño pueblo norteamericano apartado, donde sus pocos y pobres residentes serán siendo “transformados” uno a uno. Al final, casi siempre, algún tipo inteligente, con la ayuda del ejército o no, da con la clave del asunto, se termina con el ser alienígena, y todos se abrazan, mientras nosostro hemos disfrutado, o no, de una buena sesión de cine. Títulos como ‘The Blob’, su remake ‘El Terror no Tiene Forma’, ‘It Came From Outer Space’ o incluso ‘La Cosa’ han tenido cierta influencia en esta ‘La Plaga’, que ha supuesto el debut en la dirección de James Gunn, quién había firmado el guión de la estupenda ‘Amanecer de los Muertos’ de Zack Snyder, película con la que también guarda algún parecido.

En un pequeño pueblo una plaga extraterrestre convierte a sus residentes en zombis hambrientos de cualquier tipo de carne. El sherriff del pueblo con la ayuda de unos pocos amigos tratará de acabar con dicha amenaza, que cada vez se extiende más.

El historia es bien sencilla, pero hay que decir a su favor que por lo menos no está llena de las estupideces que suelen poblar este tipo de películas. Algunos apuntes de guión resultan muy interesantes, como ciertas reacciones de algún personaje, o inlcuso ciertas situaciones, las cuales están bien planteadas y desarrolladas. Evidentemente no estamos ante ninguna maravilla, pero hay que reconocerle que sabe manejar los tópicos del cine de terror, y lo hace con un mínimo de dignidad, sin que nos llevemos las manos a la cabeza. Ya el film de Snyder tenía un guión muy bien estructurado, y aquí, aunque no alcanza esa altura, lo vuelve a hacer.

Y como director Gunn tampoco lo hace mal. No es que sea para tirar cohetes su primera incursión tras las cámaras, pero por lo menos le infiere al producto un ritmo acertado y conciso que hace avanzar la acción de forma fluída, y sin descanso, hasta el final. Quizá falla en las escenas de suspense, o de terror, ya que no cosiguen el efecto deseado de asustar, tal vez porque el film no puede evitar recorrer esos lugares trillados que ya hemos visto millones de veces, y ya sabemos lo que va a pasar. Aún así, hay cierta originalidad en su tratamiento, que nos hace pensar que Gunn en próximos poyectos puede hacerlo mucho mejor. Su acierto en este caso, ha sido enfocar la película como una serie B de las de antaño, cuidando mucho todos los aspectos, sobre todo visuales.

Los actores no es que interpreten a grandísimos personajes inolvidables, pero también ofrecen algo de dignidad a su papeles, y no tenemos los típicos personajes idiotas y sin cerebro. Además, el casting está escogido con bastante acierto, ya que nos encontramos con algunas caras conocidas para los amantes del fantástico. Nathan Fillion, salido de la Serenity, interpreta al sheriff de la localidad, al cual le infiere cierto carisma. Elizabeth Banks, recién vista en ‘En la Cumbre’, también cumple con su papel y por lo menos no se pasa toda la película dando gritos como cualquier jovencita. Gregg Henry, que casi siempre hace papeles de personajes miserables y odiosos, pues en su línea. Y cómo no, Michael Rooker, con un look distinto, y tanto, reservándose el papel de “malo”, por así decirlo, ofreciendo un personaje entre patético, triste y aterrador.

Otro de sus ajustados aciertos es la labor de los efectos visuales, los cuales son usados con inteligencia, y a pesar de que no sobran escenas en las que el maquillaje abunda, éstas no son excesivas. La película tiene los efectos que necesita, perfectamente integrados en la historia, y además de buenos, creíbles, que a veces se les va la mano en estas cosas. Merece especial mención, la enome masa que se va formando alrededor de uno de los personajes infectados.

Un film pasable, mejor de lo que cabría esperar. Nos proporciona un rato digno de entretenimiento, e incluso nos trae buenos recuerdos de aquellas viejas películas de terror que tanto nos asustaron de pequeños. El estreno en nuestro país está programado para el próximo día 12 de Mayo, eso si no hay cambios de útlima hora. No ireis a ver ninguna maravilla, ni siquiera es buena, pero por lo menos no es el típico bodrio de terror asqueroso. Dadle una oportunidad.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios