Sigue a Blogdecine

Teresa: El Cuerpo de Cristo

No siempre me encuentro en cartelera con una película con la que comparto el nombre, así que sólo por eso ya tenía ganas de ver, Teresa: El cuerpo de Cristo.

Aunque conocer un poco más de la vida de una mujer como Santa Teresa de Ávila, interesante más allá de los temas religiosos (a pesar de lo que diga Juan Orellana), fue realmente el motivo principal que me arrastró al cine, sin prejuicios ni expectativas, y afortunadamente me he llevado una grata sorpresa.

En primer lugar, la película cumple al 100% lo que resume en esta pequeña sinopsis:

Teresa: el cuerpo de Cristo es la crónica de una mujer única para un tiempo difícil. Una mujer hermosa y fuerte que luchó contra el mundo y salió ganando en su día y en la historia. Es la historia de Doña Teresa de Cepeda y Ahumada (Ávila, 1515 – Alba de Tormes, 1582), conocida como Santa Teresa de Jesús o de Ávila.

No se pierde en relatos secundarios, no se recrea en unos momentos más que en otros, no distrae con elementos innecesarios para llamar la atención. La evolución de Teresa se explica de una forma coherente y entendible, haciendo que el espectador conecte con sus emociones y su manera de pensar.

Una tarea difícil, que Ray Loriga cumple a la perfección, sabiendo transmitir momentos tan complicados como los de éxtasis místico de la Santa, con fuerza, pasión y belleza. Tres adjetivos que podrían servir también para describir la esencia de esta película.

Teresa: el cuerpo de Cristo, es una historia de superación, de fe, de lucha de una mujer en un mundo de hombres, que a pesar de contener algún elemento que puede resultar provocador (aunque no más que los propios textos de Teresa), no pretende en ningún momento ser irrespetuosa con la iglesia católica.

Hay personajes en contra de esta Doctora de la Iglesia, pero también hay muchos a favor, y muchos temerosos de las circunstancias, así que no se trata de un film de buenos y malos, si no de un retrato de una mujer que hizo historia, y del que se suele tener una imagen un tanto distorsionada.

Teresa: El cuerpo de Cristo

Otro factor importante es la excelente interpretación de Paz Vega, que se funde absolutamente con el personaje, dotándolo de la feminidad, inteligencia, carácter y energía que necesita.

Por primera vez he olvidado totalmente que la actriz que estaba interpretando era Paz Vega, que se convierte por completo en Teresa para la película.

Hasta aquí tenemos un buen guión, una buena dirección y buenas interpretaciones, porque a la de la protagonista se suma también el buen hacer de Leonor Watling como Doña Guiomar de Ulloa, Geraldine Chaplin como Priora del Convento o Eusebio Poncela en el papel de Gaspar Daza, por citar sólo unos cuantos.

A todo esto tenemos que añadir la magnífica fotografía de José Luis Alcaine, que me recuerda al efecto conseguido por Eduardo Serra en La joven de la Perla, pero trasladándolo al momento que pertenece. La música de Ángel Illarramendi y Michael Nyman (pacificadora o delirante cuando el film requiere) y el impresionante vestuario de Maribel Pérez y Eiko Ishioka, que anteriormente trabajó en Drácula y La Celda.

El conjunto, como decía al principio, es una película sorprendente en todos sus aspectos, hecha con una calidad a la que en este país no estamos acostumbrados.

Producciones de este tipo si que son una auténtica esperanza para el cine español, lástima que no abunden, así que aunque no me guste dar consejos espero que os animéis a verla. Religiosos o no, su mensaje es universal y podemos disfrutarlo todos.

En Blogdecine | Tráiler de ‘Teresa, el cuerpo de Cristo’, de Ray Loriga, con Paz Vega y Leonor Watling

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

30 comentarios