Bruce Willis

El estelar Bruce Willis, uno de los actores más queridos del planeta, encabeza el reparto de ‘Los sustitutos (Surrogates)’, la nueva película del director Jonathan Mostow (‘Breakdown’, ‘Terminator 3: La rebelión de las máquinas’), una adaptación del cómic creado por Robert Venditti y Brett Weldele. Cuando el viernes pasado comenté los estrenos, y me tocó aventurar algo sobre este producto, me dejé llevar por la ingenuidad que aún me caracteriza, sin la cual me resultaría imposible ir al cine por mi propia voluntad, y dejé escrita mi esperanza de encontrar una interesante propuesta de acción y ciencia ficción.

No es que el tráiler invitara al optimismo, más bien hacía temer lo peor, pero el argumento resultaba muy atractivo (al menos para un aficionado a la ciencia ficción, como un servidor) y no creo que fuera descabellado pensar que Mostow podía haber sacado provecho de un presupuesto estimado en 80 millones de dólares, para filmar espectaculares secuencias de acción en un entorno futurista, animando la historia de un tipo que se encuentra, de pronto, caminando solo en un mundo habitado por robots; una variación de lo que un buen día ideó Richard Matheson con otro personaje (llevado al cine varias veces y nunca muy bien). ‘Los sustitutos (Surrogates)’ nos presenta un futuro en el que la raza humana prefiere vivir a través de máquinas, con las que pueden interactuar sin riesgo alguno, y tener el aspecto que siempre envidiaron.

Ciertamente, Willis está solo en esta película, en todos los sentidos. Su personaje llega a pasearse por las calles sin compañía humana, tras una serie de accidentes y circunstancias (en una escalada de absurdos realmente sorprendente), pero es que también el actor se mantiene como el único punto a favor de la película, un completo despropósito que debería acabar ipso facto con la carrera de Jonathan Mostow en el cine. Y lo digo totalmente en serio, este hombre, a tenor de lo visto, ya no sirve para esto, sería preferible para el bien de todos que se dedicara a otra cosa, dejando su sitio a otro realizador, que por lo menos crea en su trabajo, aunque sea una producción comercial de tres al cuarto, sin pretensiones, como la que nos ocupa.

¡Vótalo!

Editores 9

Comunidad 8,4

Actividad de la comunidad