Daniel Day-Lewis

Hablando recientemente de Ed Harris, algunos lectores sugirieron que siguiéramos con el tema y extendiésemos el interés hacia otros actores secundarios de gran talento, tales como William Hurt o Gary Oldman. Pero de momento tendrán que esperar, porque después de Harris me ha entrado un deseo irresistible de dedicarle unas líneas al que para mí es el mejor intérprete de la actualidad.

Es un intérprete que sólo ha intervenido en cuatro películas en esta década, si incluimos ‘Nine’, de Rob Marshall, que está en fase de postproducción y que se estrenará a finales de año. Tampoco en los noventa hizo muchas, tan solo cinco. Pero eso es lo de menos, como se puede comprender, cuando nos hallamos ante un artista que es una fuerza de la naturaleza, capaz de transformarse por completo para ofrecer un ilimitado abanico de registros y variaciones psicológicas. Si hay que hablar de un actor antes que de ningún otro, creo que es de este.

De entre las muchas alegrías que nos ha dado, yo me quedo con tres. Bueno, en realidad son cuatro, pero una de ellas podría desdoblarse en dos. Me refiero a ese díptico sobrecogedor que forman sus Bill, el carnicero/Daniel Plainview, de la fascinante ‘Gangs of New York’ y la insuperable ‘There Will Be Blood’ (por favor, no me hagan escribir su chapucero título español…), respectivamente. Sendas creaciones complementarias se pueden colocar en paralelo, a pesar de que también tienen muchas diferencias. Pero es un rasgo más de la genialidad de Day-Lewis ser capaz de esculpir dos personajes tan cercanos, sin perder nunca el tono de ninguno de los dos.

¡Vótalo!

Editores 8

Comunidad 9,1

Actividad de la comunidad