Home, ¿dulce hogar?

La directora suiza Ursula Meier, experimentada en documentales y televisión, estrena su primera cinta dirigida a la gran pantalla, ‘Home, ¿dulce hogar?’ (‘Home’, 2008), este viernes, 30 de octubre. La película está protagonizada por Isabelle Huppert, Olivier Gourmet, Adélaïde Leroux, Madeleine Budd y Kacey Mottet Klein, y nos presenta a una estrafalaria familia que habita en un extraño lugar donde se comienza a construir una autovía.

Se trata de un film pequeño, entrañable, con aires algo antiguos y muy europeo o también: muy de autora. Meier introduce, dentro de una realización realista y funcional, algunos interludios poéticos, donde la música cobra más fuerza y el estilo de los encuadres se hace más fijo y pausado, que son poderosos y bellos —hasta la fotografía parece mejorar en esos planos—. Una vez la narración se vuelve a poner en marcha, nos metemos en una espiral de situaciones alocadas y claustrofóbicas nada fáciles de sobrellevar.

Es imprescindible tener la buena voluntad de ver en pantalla lo que la directora ha declarado en sus intenciones para percibir ‘Home, ¿dulce hogar?’ como una alegoría y aceptar, de esta forma, todas las incongruencias de sus personajes como algo intencionado y supeditado a esa simbología. Sin embargo, cualquier espectador que acuda a la sala sin los deberes hechos, lo que se encontrará es una serie de despropósitos de principio a fin, a unos personajes cuyas decisiones le son imposibles de comprender y a un statu quo más que inverosímil. Haría falta una clave hacia el inicio que nos indicase que tenemos que abstraer para atisbar los hechos como algo tan ideológico que es necesario no preguntarse por ellos. Es muy valioso que una película contenga la posibilidad de ser leída a varios niveles, pero ‘Home’ se salta el primero y sólo puede ser apreciada si se llega a los más profundos directamente.

¡Vótalo!

Editores 5

Comunidad 0

Actividad de la comunidad