La tormenta perfecta

El alemán Wolfgang Petersen (Emden, 1941), después del éxito internacional de la estupenda ‘El submarino’ (‘Das Boot’, 1981), supo encontrar su hueco en la industria hollywoodiense, primero con la coproducción alemano-americana ‘La historia interminable’ (‘Die unendliche Geschichte’, 1984), y luego con una serie de proyectos que han certificado a un buen artesano y mejor técnico, en la línea de los grandes profesionales europeos que siempre han nutrido la industria audiovisual norteamericana de hábiles y mercenarios talentos. Por supuesto que ha conocido fracasos y películas menos logradas, pero nadie puede negarle a este hombre su potencia narrativa y su versatilidad. Si con ‘En la línea de fuego’ (‘In the Line of Fire’, 1993), una película en la que la personalidad de Eastwood se imponía con tanta facilidad, hizo un buen thriller, con ‘La tormenta perfecta’ (‘The Perfect Storm’, 2000), lidiando con algunas de las estrellas más comerciales de Hollywood, pudo hacer quizá su mejor película, la más emocionante e inolvidable de todas.

La pasaron el otro día por televisión (asesinada por varios centenares de anuncios…) y pude volver a comprobar que, pese a sus lógicas limitaciones de producto de major hollywoodiense, y pese a su encorsetamiento en los terrenos de una historia basada en acontecimientos reales, Petersen supo imprimir en este relato una profunda y sincera emoción, basada por un lado en su intenso afecto por el mar, y por otro en un hondo acercamiento a sus trágicas y mezquinas criaturas, que habrán de enfrentarse a uno de esos bestiales milagros de la naturaleza que convierten al hombre, tan pagado de su supuesta superioridad, en menos que una mota infinitesimal, al vaivén de los caprichosos dictados del océano, fuente de vida y de muerte. Esta lírica aventura nos demuestra lo pequeños, pero también lo valientes, que podemos llegar a ser cuando nos enfrentamos cara a cara con la muerte.

En 1991, el Andrea Gail, con seis almas a bordo, conoció uno de los mayores desastres épicos de las últimas décadas cuando se adentró en el océano atlántico para conseguir las capturas necesarias de pez espada, y al volver con las arcas llenas de pescado congelado, se encontró de frente con tres ciclones convertidos en lo que se llama una “tormenta perfecta”. Sólo el poderío de Hollywood y la pericia técnica de Petersen al frente de un formidable equipo de entregados artistas podía hacer esta historia tan impresionante, pero en ningún momento nos olvidamos de la frágil condición humana, ni de los ruines motivos de este grupo de pescadores para jugarse la vida por un poco de dinero. Es decir, el idealismo acerca de esta forma de vida queda completamente desterrado, pero aún conservamos una aureola de nobleza por el oscuro y arriesgado oficio que obliga a un grupo de hombres a viajar hasta altamar para ganarse la vida.

¡Vótalo!

Editores 6

Comunidad 6,8

Actividad de la comunidad

  • :
    A marlon YA NO LE ENCANTA La tormenta perfecta
  • :
    A marlon LE ENCANTA La tormenta perfecta
  • :
    A paulybaha LE ENCANTA La tormenta perfecta
  • :
    A adoquin LE ENCANTA La tormenta perfecta
  • :
    A dei83 LE ENCANTA La tormenta perfecta
  • :
    A Manuel YA NO LE ENCANTA La tormenta perfecta
  • :
    croatan NO SOPORTA La tormenta perfecta
  • croatan vota La tormenta perfecta:
    4 puntos
  • :
    Mister Davis. NO SOPORTA La tormenta perfecta
  • :
    A Manuel LE ENCANTA La tormenta perfecta