El Protegido

Difícil papeleta la que nuestros queridos lectores y usuarios me han colocado con su elección mayoritaria en esta sección de Críticas a la carta en Blogdecine. Y difícil porque mi percepción de ‘El protegido’ dista mucho de los elogios que ha ido acumulando desde su estreno hace ya una década. Un título que de nuevo ponía a prueba a todos, espectadores y crítica, sobre el valor, el talento y la destreza de M. Night Shyamalan. Y como de costumbre, consigue polarizar opiniones como pocos. Lo sigue logrando a día de hoy, pero me confieso, para ser completamente sincero, que intento huir de opiniones estandarizadas, aunque en este caso el término “decepción” defina, sólo en parte, lo que ‘El protegido’ me transmitió en su estreno.

Y como buen cinéfilo, a pesar de residir en mi interior una opinión deplorable enquistada e inolvidable del film desde hace ya una década, he decidido revisarla e intentar verla con nuevos ojos. No tanto para intentar corroborar o cambiar mi primera impresión, pero sí para comprobar si el paso del tiempo conseguía sorprenderme. Lamentablemente no lo ha hecho. ‘El protegido’ tampoco me ha convencido diez años después.

Antes de afilar los cuchillos (de diseccionar en el quirófano, no de asesinar) hay que aclarar que Shyamalan me parece un director superdotado para la puesta en escena. Es su virtud más valorada y no será quien esto suscribe el que lo contradiga. En ‘El protegido’ asistimos a su minuciosidad y sobriedad a la hora de componer cada escena, buena prueba de ello son dos momentos de buen cine, justo en el planteamiento: la escena del tren, donde el diálogo entre David Dunn (un Bruce Willis comedido, nada brillante pero tampoco desentona con su papel) con la joven y el posterior momento clave oculto en una sensacional elipsis. Y otro momento sublime, justo después, cuando David recibe la visita de un doctor que le descubre ser el único superviviente del accidente ferroviario.

¡Vótalo!

Editores 8

Comunidad 8

Actividad de la comunidad