L.A. Confidential

De vez en cuando el cine de Hollywood se parece al que un día fue, al menos en cuanto a sus productos industriales. Volvemos una y otra vez a los grandes géneros porque en ellos se asienta gran parte del aprendizaje narrativo desdenciente del teatro y la novela del siglo XIX. No es la única forma válida de hacer cine, pero en ocasiones es la más gozosa, la más universal. Y entre esos géneros ninguno hay tan polimorfo y apasionante como el cine negro, hijo bastardo del género inmortal que es el western, pues con él las praderas sin fin son asaltadas y violadas por conglomerados de metal, las fieles monturas que mutaban en centauros son sustituidas por automóviles y el revólver y el rifle se perfeccionan para dar lugar a la ametralladora, sin perder su funcionalidad. Sin duda, si hay un género vivo, siempre vigente, siempre posible, es el cine negro, pues es capaz de narrar la sordidez pasada, presente y futura del hombre.

Y una de las mejores, más compulsivas y feroces películas de cine negro que hemos tenido la suerte de ver en las últimas dos décadas es ‘L.A. Confidential’ (1997), que aún con sus defectos es un ejercicio retro muy notable, repleto de detalles e ideas perturbadoras y de secuencias formidables, que llegó a cuestionar muy seriamente el Oscar a la mejor película al ‘Titanic’ de James Cameron y que, con toda probabilidad, será la película por la que se recordará dentro de cincuenta años al artesano a menudo impersonal Curtis Hanson (Nevada, 1945), quien por una vez en su carrera (carrera que cuenta con algunas películas estimables, todo sea dicho) rozó la maestría con esta historia de policías tan violentos, ambiciosos y viciosos como los propios criminales a los que persiguen.

Hanson, al alimón con Brian Helgeland (un estimable guionista de cine negro, que ha demostrado su talento en títulos como el ‘Mystic River’ de Clint Eastwood), adapta con muy buen criterio la excelente y demoledora novela de James Ellroy (Los Angeles, 1948), quien en 1990 escribió más de seiscientas páginas de sordidez, virulencia, deseo, traición, polícias que son gángsters y prostitutas que saben amar y que sólo quieren que las quieran. De esa novela, de las mejores policiacas que leí en mi vida, Curtis Hanson deduce una aventura fílmica que huele y sabe a cine de siempre, pero puesto al día, equilibrando de manera admirable lo que en ella existe de clasicismo y de contemporáneo, tanto en la forma como en el fondo, con una puesta en escena enérgica y poderosa, y un grupo de actores en verdad formidable.

¡Vótalo!

Editores 9

Comunidad 9

Actividad de la comunidad

  • :
    A Spocky YA NO LE ENCANTA L.A. Confidential
  • :
    A Spocky LE ENCANTA L.A. Confidential
  • edgarjbb vota L.A. Confidential:
    8 puntos
  • :
    A edgarjbb LE ENCANTA L.A. Confidential
  • :
    A ramunet YA NO LE ENCANTA L.A. Confidential
  • :
    A furundo YA NO LE ENCANTA L.A. Confidential
  • :
    A ramunet LE ENCANTA L.A. Confidential
  • :
    A furundo LE ENCANTA L.A. Confidential
  • Spocky vota L.A. Confidential:
    9 puntos
  • :
    A filmman YA NO LE ENCANTA L.A. Confidential