Asesinos de élite

Jason Statham, Clive Owen, Dominic Purcell y Robert de Niro protagonizan ‘Asesinos de elite’ (‘Killer Elite’, 2011), cinta de acción dirigida por Gary McKendry, que nos lleva hasta un agente de operaciones especiales es obligado a renunciar a su retiro porque su antiguo mentor y socio ha sido secuestrado y para liberarlo le piden que cumpla una cuestionable misión en contra de su propia gente.

Adaptada por Matt Sherring, partiendo de ‘The Feather Men’, polémica novela del explorador, ex-soldado y ex-espía británico Ranulph Fiennes; plantea el teórico interés de la duda sobre la autenticidad de lo que cuenta. Que la historia sea o no real es, en mi opinión, lo de menos en este caso, ya que todas las narraciones se basan en una realidad con mayor o menor cercanía. Tendría sentido tratar de dilucidar la certeza de lo expuesto si la película tuviese una intención de denuncia, pero claro resulta que sus propósitos están en otro lado. Lo que sí ofrece este posible origen real es el aliciente de la ambientación de época, para quien disfrute con estos detalles.

En su arranque, ‘Asesinos de elite’ presenta a los personajes, directa e inmediatamente, con una de sus múltiples escenas de acción, prescindiendo de explicaciones verbales y ofreciendo la información de forma visual e impactante. Esta secuencia podría ser solo una demostración de lo que hacen, tirando de un caso anterior, como tradicionalmente sucedía en las cintas de Bond o un previo, como se hace hoy en día en numerosas series, pero lo que ocurre en ese ataque marcará al personaje de Statham y lo motivará durante el resto de la película. El debutante McKendry rueda con un buen estilo el resto del metraje y, gracias a una sabia elección de las localizaciones, dota al conjunto, realizado con una inversión modesta, de una apariencia de producción costosa.

¡Vótalo!

Editores 5,5

Comunidad 6,3

Actividad de la comunidad