Mátalos suavemente

Son tres los estrenos de hoy de los que os voy a hablar. Empecé por la lamentableContrarreloj‘ (Stolen, Simon West, 2012), continué con la simpáticaA Roma con amor‘ (To Rome with love, Woody Allen, 2012) y concluyo ahora con ‘Mátalos suavemente‘ (Killing them softly, Andrew Dominik, 2012), que es, con diferencia, la mejor película del trío. Se trata del tercer trabajo tras las cámaras de Andrew Dominik tras ‘Chopper’ (2000) y ‘El asesino de Jesse James por el cobarde Robrt Ford’ (The Assassination of Jesse James By The Coward Robert Ford, 2007), el cual también se ha encargado del guión de todas sus obras. En la ocasión que nos ocupa, ya os avanzo que brilla con fuerza en una de las dos facetas, pero falla en la otra.

Un director con mucho talento

No pasan ni tan siquiera minutos hasta que uno es consciente de que detrás de ‘Mátalos suavemente’ hay un director que sabe lo que quiere plasmar en pantalla y tiene la capacidad para hacerlo realmente bien. Además, demuestra una versatilidad brutal entre la frialdad expositiva de algunos momentos y los (justificados) alardes visuales de otros. Eso sí, estamos ante una película en la que priman los diálogos por encima del resto de situaciones, ya que aquí no disparan y preguntan luego, sino que lanzan la pregunta o amenaza, charlan, hacen cosas y al final pasa lo que todos sabíamos que iba a pasar. La gran virtud de ello es que Andrew Dominik sabe qué teclas pulsar (no faltan ciertos excesos violentos) para que la sensación de suspense no decaiga en ningún momento. Si acaso le pondría una pega, y es cierta explosión en la que se pierde totalmente el realismo del que ‘Mátalos suavemente’ hace gala en el resto de su metraje.

¡Vótalo!

Editores 7

Comunidad 6,5

Actividad de la comunidad