Sigue a Blogdecine

Matt Stone y Trey Parker

La independencia es algo que muy pocos consiguen en Hollywood, donde los estudios, grandes o pequeños, acaparan la abrumadora mayoría de decisiones sobre si una película sale adelante o no. Esto estaba más marcado en el cine clásico, con muchos artistas – directores, actores, guiones, etc.- obligados bajo contrato a trabajar para determinada compañía. Sin embargo, siempre ha habido kamikazes que valoraban su libertad por encima de cualquier otra cosa, y los últimos en unirse a esa lista han sido Matt Stone y Trey Parker al crear su propio estudio cinematográfico.

Seguro que sus nombres os resultan familiares a muchos por ser los creadores de la televisiva ‘South Park‘ (1997-En emisión), pero también han probado fortuna en el cine en varias ocasiones con cintas como ‘Orgazmo‘ (1997) o ‘Team America: La policía del mundo‘ (2004), donde ambos escribían el guión juntos y Parker se encargaba en solitario de la puesta en escena. Su popularidad y fortuna personal ha aumentado exponencialmente en los últimos años con el acuerdo alcanzado con Comedy Central, el canal que emite ‘South Park’, según el cual se quedaban, con la salvedad de sus pases televisivos, con el 50% de los beneficios producidos por la serie, a lo que hay que sumar el tremendo éxito de ‘The Book of Mormon‘, la obra de teatro musical ganadora del premio Tony en el 2011 que escribieron junto a Robert Lopez, uno de los creadores de ‘Avenue Q‘.

Stone y Parker han decidido utilizar el nombre de Important Studios – modestos no son- para una compañía que nace con la línea de sacar adelante películas en la que sus responsables tengan un mayor control creativo sobre ellas. 300 millones de dólares es el capital inicial que tienen, el cual esperan que sea suficiente para unos cinco años. La idea no es sólo financiar películas – aunque vaya a ser su función primaria-, pues también dan pie a la creación de series de televisión y obras de teatro, pero el proyecto estrella que tienen entre manos es la posible adaptación cinematográfica de ‘The Book of Mormon’. Sea como sea, siempre es una gran noticia que surjan compañías en las que, al menos por ahora, la rentabilidad económica no sea su principal motivación.

Vía | New York Times

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

22 comentarios