Sigue a

freeborndead

El del centro de la imagen es Stuart Freeborn, el responsable tras la creación y desarrollo de personajes como Yoda o Chewbacca, de sobra conocidos por todos. Freeborn falleció en Londres el pasado 5 de febrero a causa de enfermedades que tenían que ver con la edad —tenía 98 años—, según un comunicado de su nieta Michelle Freeborn.

Natural de Londres, Freeborn empezó su andadura en el campo del maquillaje en películas, en las que no aparecía acreditado, como ‘Rembrandt’ (id, Alexander Korda, 1936) o el mítico film fantástico ‘El ladrón de Bagdag’ (‘The Thief of Bagdag’, Ludwig berger, Michael Powell & Tim Whelan), para más tarde trabajar para David Lean en algunos de sus films, siendo el más famoso ‘El puente sobre el río Kwai’ (‘The Bridge on the River Kwai’, 1957), para Charles Chaplin —la desternillante ‘Un rey en Nueva York’ (‘A King in New York’, 1957)— o para Stanley Kubrick, en ‘¿Teléfono rojo?, volamos hacia Moscú’(‘Dr. Strangelove or: How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb’, 1964) convirtió a Peter Sellers en varios personajes, y su trabajo en ‘2001: Una odisea del espacio’ (‘2001: A Space Odissey’, 1968) no fue nominado al Oscar porque muchos no se dieron cuenta de que los simios del principio del film eran en realidad personas.

En los años 70 logra algunos de sus mejores logros con sus trabajos en ‘La profecía’ (‘The Omen’, Richard Donner, 1976), ‘La guerra de las galaxias’ (‘Star Wars’, George Lucas, 1977) —para la que crea todas las criaturas que pululan por la cantina de Mos Eisley en Tatooine, y también Chewbacca— o ‘Superman’ (id, Richard Donner, 1978). Con ‘El imperio contraataca’ (‘The Empires Strikes Back’, Irvin Kershner, 1980) hace la que probablemente sea la obra maestra de sus creaciones, el maestro Yoda, de quien Kershner aseguró —y por la foto podemos comprobar que estaba en lo cierto— que Freeborn prácticamente se copió a sí mismo añadiéndo los atributos que todos conocemos en la cara del maestro jedi. En ‘El retorno del Jedi’ (‘The Return of the Jedi’, Richard Marquand, 1983) creó a Jabba the Hutt y a los entrañables Ewoks.

En la década de los 80 hizo el maquillaje de películas como ‘Top Secret’ (id, David Zucker, Jim Abrahams, jerry Zucker, 1984) o ‘Terrorífica luna de miel’ (‘Haunted Honwymoon’, Gene Wilder, 1986). Su última aportación para el cine —aún trabajaría en un telefilm en 1990— fue en la muy olvidable, por decirlo suavemente, ‘Superman IV: En busca de la paz’ (‘Superman IV: The Quest of Peace’, Sidney J. Furie, 1987).

Sus criaturas de Star Wars pueden ser reinterpretados en otras formas por las nuevas generaciones, pero en su esencia, siguen siendo lo que Stuart creó para las películas originales (George Lucas)

Hasta siempre Stuart.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

12 comentarios