Compartir
Publicidad
Publicidad

Películas con momentos para llorar

Películas con momentos para llorar
Guardar
47 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No creo que a nadie le guste llorar. Sin embargo, cuando todo el mundo llora en el Cine, entonces se disfruta. Ayer mismo leía en el periódico gallego 'La Voz de Galicia' una curiosa noticia: en Japón los videoclubs promocionan películas para llorar debido a que el llanto tiene un enorme poder terapéutico. Enseguida me puse a pensar en las películas que habían logrado arrancarme las lágrimas y me dio por hacer una de esas famosas listas. He elegido unos cuantos títulos, sin ningún orden en concreto, y que, en mayor o menor medida, me hicieron tirar de pañuelo.

  • 'El Aventurero de Medianoche', por algo uso yo el pseudónimo que uso. Una de las películas más amargas de toda la historia y una de las grandes obras maestras de Eastwood. Para recordar, y llorar sin remedio, la escena de la grabación del maravilloso tema musical 'Honkytonk Man', donde Eastwood canta acompañado del mítico Marty Robbins, quién moriría antes de estrenar la película. De este gran genio podriamos incluir también 'Los Puentes de Madison', cuya media hora final ha hecho temblar hasta al más duro/a.

  • 'Dejad Paso Al Mañana', probablemente el film con el que más lloro. Del gran Leo McCarey, de quien 'Tu y Yo' también merecería estar en la lista, es una historia sobre la vejez que deja sin palabras y con el corazón encogido. A la media hora del comienzo uno ya no puede reprimir las lágrimas, y de ahí hasta uno de los finales más secos e impactantes de cuantos se hayan visto. Título difícil de encontrar, que yo guardo como oro en paño en vhs en v.o.s.e., y los pocos que la han visto se emocionan de sólo recordarla. Pocas películas consiguen ese efecto.

  • '¡Qué Bello es Vivir!', por razones obvias. Y porque cada vez que George Bailey se da cuenta de que el mundo no sería lo mismo sin él, pues no lo resisto.

  • 'Duelo Al Sol', de King Vidor, y una de mis películas favoritas. La última conversación entre Lillian Gish y Lionel Barrymore en la habitación de ella, es sencillamente memorable."...Yo te quería, Laura Belle, sí, te quería, es verdad. Tuve que repetirme constantemente todos estos años que te odiaba, hasta acabar odiándote. Yo sabía en mi interior que no era culpa tuya, Laura, sino mía. Fueron los celos los que me hicieron de este modo: duro, y cruel, empujándote a abandonarme. No debí salir detrás de ti aquella noche, pero cuando vi que te habías ido, creí que ibas a buscarle, y no pude contenerme. Juré que te alcanzaría, que te haría regresar. Me volví loco, sí, eso es lo que ocurrió Laura Belle, me volví loco. Cabalgué toda la noche, como un indio borracho. Y fueron mis propios celos los que me tiraron del caballo.."

  • 'Y el Mundo Marcha', película obligada para todo el mundo, obra cumbre en el cine mudo, también de King Vidor. La historia de un hombre fracasado que sobrevive gracias al amor de su hijo pequeño, tiene no pocos momentos emotivos.

  • 'El Sexto Sentido', todos hablan de sus cualidades para sustar o dar miedo, pero nunca nadie ha hablado de sus cualidades para hacer soltar la lágrima. Mención especial merece la conversación entre Haley Joel Osment y Toni Collette dentro del coche.

  • 'E. T. El Extraterrestre', la vi en el momento de su estreno y no pude parar de llorar. La vi en el momento de su reestreno, con motivo de su 20 aniversario, y no pude parar de llorar. Sigo odiando las despedidas.

  • 'Historias de la Radio', de cuando en el cine español había obras maestras. Una de las historias, la del niño enfermo, es para gastar paquetes de cleenex.

  • 'Cinema Paradiso', un golpe al corazón de cualquier cinéfilo. Nunca un montón de besos significaron tantas cosas.

  • 'Una Historia Verdadera', porque mi odiado David Lynch me convence como nunca con una gran película. Y me llega muy dentro transmitiéndome unos valores sobre la familia únicos y verdaderos.

  • 'Capitanes Intrépidos', de Victor Fleming, con ella descubrí, cuando la vi de pequeño, que una película podía hacer llorar. Y desde entonces siempre quise tener a mi lado a alguien como Spencer Tracy.

  • Muchos títulos de John M. Stahl, Frank Borzage y Douglas Sirk, auténticos reyes del melodrama. Sería muy difícil escoger una película, o un momento determinado de su cine que me ha hecho llorar. Pero por decir una, la escena del funeral en 'Imitación a la Vida' es de lo más grande que se ha visto en una pantalla.

Podría decir muchas más pero ¿para qué os tengo a vosotros? Seguro que alguna vez habeis llorado viendo una película, o varias. Ayudadme a completar la lista.

Temas
Publicidad

También te puede gustar

Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad