Sigue a Blogdecine

horse

Tiempo atrás leí una, digamos que pintoresca, noticia: un hombre casado, padre amantísimo y mejor esposo, había muerto mientras hacía el amor con un caballo (lo de “hacer amor” es un eufemismo, claro está).

Confieso que en su momento no le vi el lado cinematográfico al asunto, por más vueltas que le di. Así que me abstuve de publicarla aquí en Blogdecine, a pesar de que en los comentarios de la referencia publicada en el blog de Eugene Hernández sobre tan apasionante historia, hay un enlace hacia un vídeo en el que aparecen, efectivamente, hombre y semental en un desenfrenado intercambio amatorio. No sé si serán los mismos, ya que no se les ve la cara, ni al hombre ni al caballo.

(No, no vayan tan rápido: el enlace ya no está operativo).

Esta trágica historia de amor sucedió en una granja de Seattle (EE.UU), el 16 de julio pasado y, según la agencia Reuters, el hombre murió accidentalmente por perforación de colón, mientras que el semental no resultó herido. Bueno, quizás sentimentalmente sí, ya que no debe ser fácil matar a tu pareja en tan ardientes circunstancias. No me extrañaría nada que para superar tan doloroso trauma, haya necesitado de la ayuda profesional de uno de esos tipos que le susurran a los caballos, como en aquella película de Robert Redford.

De acuerdo con la misma nota de Reuters, no hubo detenidos por el caso ya que tener sexo con animales de la envergadura de un semental, no es ilegal en la región. Según la policía, habría sido muy distinto si en vez de un caballo se hubiera tratado de una cabra o una oveja. La cantidad de cosas que uno aprende.

En fin. Pero ahora resulta que el caso sí tenía sus posibilidades cinematográficas, como lo explica la gente de Cinematical.

Según la publicación en línea, los cineastas Charles Mudede y Robison Devor están planeando realizar un documental sobre el caso. Los realizadores quieren descifrar las misteriosas causas que llevan a un hombre hecho y derecho a tener sexo con un caballo. (Yo podría darles una razón que les ahorraría todo el trabajo: el amor).

Pero tampoco piensan dejar de lado el drama del caballo. No sé si estarán planeando descifrar las misteriosas razones que llevan a un caballo hecho y derecho a tener sexo con un hombre, cuando hay tantas yeguas sueltas y disponibles por allí, muchas de ellas bastante ligeras de cascos.

De acuerdo con Cinematical, los directores se preguntan en su nota de prensa:

¿Y qué pasa con el caballo? ¿Cuál es su historia, sus relaciones, sus deseos? Porque los caballos, como los humanos, también tienen deseos…

Supongo que entrevistarán a otros caballos, conocidos y familiares, del semental involucrado. Y quizás contraten a Robert Redford para que les sirva de intérprete.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

8 comentarios