Publicidad
Publicidad

El mejor actor de 2011 según los lectores de Blogdecine es Alan Rickman

95 Comentarios
El mejor actor de 2011 según los lectores de Blogdecine es Alan Rickman

Ya en 2012 (de momento parece igual que los anteriores…) empezamos en Blogdecine con los resultados de las encuestas que os hemos ido planteando en las últimas semanas, centradas en lo más destacado del cine de 2011. Con el primer artículo descubrimos al mejor actor del año pasado… y nos llevamos la primera sorpresa.

Alan Rickman ha sido elegido por los lectores de Blogdecine como el mejor intérprete de 2011, gracias a su papel de Severus Snape en ‘Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Parte 2’, la última entrega de la famosa saga; el veterano actor inglés ha logrado el 23% de los votos. Inesperado ganador, ¿verdad? Personalmente, creía que no iba a quedar ni entre los cinco primeros…

El segundo actor más votado ha sido Michael Fassbender (protagonista en tres estrenos de 2011, ‘X-Men: Primera generación’, ‘Un método peligroso’ y ‘Jane Eyre’), el mejor según la opinión del 20% de los lectores; en tercera posición, con un 13% de los votos, ha quedado Andy Serkis por su peculiar trabajo en ‘El origen del planeta de los simios’ y ‘Las aventuras de Tintín: El secreto del Unicornio’. El “top 5” lo completan Ryan Gosling por ‘Crazy, Stupid, Love’ y ‘Drive’, y Jeff Bridges por ‘Valor de ley (True Grit)’. ¿Qué os parece, estáis de acuerdo con lo que ha elegido la mayoría o pensáis que es un disparate?

Os recuerdo que todavía podéis participar en los demás cuestionarios: la mejor actriz, el mejor director, la mejor película española, la mejor película de animación, la peor película y la mejor película de 2011. El siguiente post de resultados desvelará el largometraje español que más os entusiasmó el año pasado.

PD: 3.186 lectores votaron en esta encuesta.

Leer más »

Las diez mejores películas de 2011

191 Comentarios
Las diez mejores películas de 2011

Ya tenemos con nosotros al 2012, un año que espero que sea mejor que el anterior para todos nosotros, no porque haya sido particularmente malo (al menos no en mi caso), sino porque siempre hay que aspirar a ir a mejor. Sin embargo, esta es una página en la que hablar sobre cine y ya va siendo hora de hacer una valoración de todas esas películas que se estrenaron en España a lo largo de 2011. Eso sí, ante todo espero evitar una polémica como la surgida el último día del año pasado con el post en el que os invitaba a elegir cuál os parecía que había sido la peor película de 2011, así que he optado por empezar el año hablándoos de las que considero que son las mejores películas de 2011.

Obviamente, os encontráis ante una selección personal e intransferible, ya que no creo que mi palabra sea ley y éstas sean las diez mejores películas de 2011 de forma irrefutable. Eso sí, lo que tengo claro es que 2011 ha sido un año en el que ninguna película haya logrado apasionarme tanto como títulos de años previos, ya que ni siquiera la que consigue alzarse con el primer puesto no logra llegar a una valoración individual de sobresaliente. No por ello me parece que 2011 haya sido un mal año para el cine, pero sí que es cierto que al final lo que realmente perdura es lo que amas u odias de forma apasionada.

Sé que es un poco trampa hacer esta mención, pero ya que pongo yo los límites del post aprovecho para deciros simplemente los títulos que formarían parte de mi segundo top 10 del año (vamos, del puesto 11 al 20 de mi particular ranking de 2011): La boda de mi mejor amiga, El origen del planeta de los simios, Mientras duermes, Un dios salvaje, Drive, 127 horas, X-Men: Primera generación, Super 8, Red y Midnight in Paris. Ahora os invito a conocer las que yo considero que son las diez mejores películas de 2011.

Leer más »
Publicidad

Jonas Mekas en el periódico

18 Comentarios

Ve el video en el sitio original.


Jonas Mekas, entrevistado hoy en La Vanguardia. Qué agradable mañana me ha dado el joven, como gusta definirse, Mekas. Le pregunta el entrevistador, Lluís Amiguet, a Mekas sobre lo que rodaba. Y él responde con esta frase, contundente:

¿Qué rodábamos? ¡Rodábamos la vida! ¿Qué quiere que rodáramos?

Pues sí. Ojalá hubiera menos hábiles contadores de historias y más artistas con este vitalismo. Fijaos en las respuestas de Mekas, como su propia manera de rodar, sorprendido ante la belleza súbita del mundo, huyendo del kitsch de embellecer fetiches, buscando, siempre, una trascendencia, aunque su visión del mundo, que eclipsa y adelanta a ese Malick de ‘El árbol de la vida’ (The Tree of Life, 2011) no necesita de grandes dioses. Un cortometraje como el de ahí arriba, As I was moving ahead, I saw glimpses of beauty me parece, y lo digo tranquilamente, una de las obras maestras del cine.

Alerta Mekas de otras cosas en la entrevista, el miedo a la libertad, un reparto mejor de la riqueza, la necesidad de crear medios y espacios donde faltan. Mekas fue un gran crítico de cine en el Village Voice y es todavía un cineasta insobornable. Su correspondencia con Guerín, entre otros, en el CCCB, ha sido una delicia de este otoño y estará en Barcelona hasta Febrero de 2012. No os lo perdáis.

Leer más »

Una conversación con un filósofo

17 Comentarios

Ve el video en el sitio original.


‘Vivir su vida’ (Vivre sa vie, 1962) conserva todavía la energía de las mejores obras de Jean-Luc Godard aunque su validez sea con frecuencia debatida. La validez, me refiero, de si es o no es de las mejores películas de Godard, no de que se trata de una película interesante, con una interpretación íntima y logradísima de Anna Karina (además de hipnótica) como la prostituta Nana. Dave Kehr, por ejemplo, escribió que la película no es “el trabajo más estimulante del Godard inicial, pero lo muestra empezando a alejarse de los patrones de montaje tradicionales y de la concepción de secuencias”. Para empezar, el film tiene doce viñetas, sin buscar una estructura más o menos convencional de tres actos.

Como todas las películas de Godard, hay mucho de ensayo. Y me parece hermoso que en este diálogo, Godard deje volar las palabras. Para ello usa una presencia cómplice de su escena intelectual, el filósofo Brice Parain. La conversación es también una muestra de la cultura vasta de Godard: Platón, el interés por las palabras, una obvia connotación poética. Pero todo fluye con harmonía en el diálogo, las conversaciones resultan frescas, naturales, pero llenas de una poesía maravillosa. Las mejores películas de Godard, en especial del Godard inicial, tienen una vitalidad insólita, admirable, que explica, al menos sociológicamente, la etiqueta arte y ensayo.: de repente, el arte importa, puede hablar de cualquier cosa, incluso de esos temas que parecían reservados. Claro que existían ya Vertov, Chaplin, Dreyer o Buñuel, por citar unos cuantos, pero el efecto de Godard cambió a una generación.

A nivel fílmico, Godard se muestra estratégico: cuando el diálogo se vuelve más hermoso, cuando llega a su clímax aforístico, permite a la voz hablar a un ritmo distinto de la secuencia. Es un efecto todavía sutil. Nick Pinkerton admiró la película y escribió que la composición era “cuidadosamente indiscriminada”, algo que me parece muy adecuado. Susan Sontag describió la película como uno de las obras de arte más originales, hermosas y profundas que conocía. Viendo solamente estos diez minutos, me basta para afirmar lo mismo. Y viéndola de nuevo, no puedo ser más contundente.

Leer más »

'Drive', llamada nocturna

60 Comentarios

Ve el video en el sitio original.

La soledad del apartamento en el que se mueve la angelical Carey Mulligan no es una soledad neorrealista. Tampoco afrancesada, post-existencialista. Es una soledad ochentera, se ha dicho, pero yo diría que es una soledad sintética, como una adolescente derrotada de las películas de John Hughes. Mucho se habla de la referencialidad en esta ‘Drive’ (id, 2011) premiada en Cannes por su dirección, exquisita, y que seguramente dividirá a los cinéfilos, pero que, pensada seriamente, es lo más cerca a la llegada de un Tarantino que hemos tenido en mucho tiempo. Con esto quiero decir que se trata de un magnífico movimiento lateral antes que de un paso adelante. Con esto quiero decir que es más brillante que novedosa.

El ejemplo de Tarantino puede ir por eso, también por el uso de la cultura pop para reutilizar caminos ya transitadas: el sonido de Kavinsky o College no es pop ochentero New Wave sino un revival: una reproducción auto-consciente y que prolonga aquellos sonidos. En sus títulos de crédito, la poética de Windign Refn, danés que había dirigido antes películas como ‘Bronson’ o ‘Valhalla Rising’, llega a su extremo: partiendo de un homenaje a ‘Risky Business’ (id, 1983), llevando la película por una ruta insólita, a medias entre un Michael Mann deliberado (grandes panorámicas, héroe solitario) y con toques sutiles, artificiales, propios de, pongamos, DePalma (atentos al breve plano secuencia del primer encuentro entre Gosling y Mulligan en el apartamento).

La película transcurre por rutas ya conocidas, un tránsito en cualquier relato fatídico de cine negro, ese film noir que a todos nos chifla por razones no del todo exactas. Un chico conoce a una chica. El chico es Ryan Gosling, estólido, temperamental en su reproducción estoica de Steve McQueen, punteando la parodia sin que apenes medie la caricatura. Ella es Carey Mulligan. Pronto llegaran los gángsteres. Un encargo que resolver con el ex decididamente peligroso de ella, encarnado por un demente Oscar Isaac. Y una misión que cumplir con ¿adivináis? la tragedia, el fatalismo como elementos más seguros para el desenlace. No es nada que no haya sucedido antes, pero tampoco conviene protestar: el cine negro de esta película es absolutamente perfecto, su maquinaria parece funcionar a un nivel casi superior. Es una película que han reseñado y admirado ya mis compañeros Juan Luis Caviaro y Beatriz Maldivia, así que vamos por materia.

Leer más »

Godard son los padres

85 Comentarios

Ve el video en el sitio original.


La cinefilia, por si no lo sabéis, ha muerto. Lo que hay ahora es mero gozo industrial. Ahora lo que queda es mirar tráilers, esperar ediciones especiales y obtener coleccionables. La cinefilia, en cambio, se basa y se organiza en torno al redescubrimiento del pasado. Desde sus tiempos inciales, la cinefilia es releer, revisar, entender. Toda esa luz no queda arrojada para otra cosa que para el movimiento. La crítica, siempre, es en marcha. No hay una crítica certera; no hay voz crítica que no pueda matizar, ni rectificarse. En todo caso, si las cosas mueren, habrá que sacar las mismas de la tumba. Ahí van unos cuantos pensamientos sobre el poeta y cineasta francés, sobre su público, sobre nosotros, sobre estas cosas complicadas que llamamos recepción.

Godard son los padres.

Y nuestros padres (cinéfilos) nos dijeron que Jean-Luc Godard era obtuso y pedante y que François Truffaut es el mejor. Hay algo peor que repetir los errores de los padres y es heredar los prejuicios, prejuicios enteramente basados en un marco de experiencias y cultural absolutamente ajeno al nuestro. No hay que forzar la contemporaneidad, pero en cambio se puede forzar, y a borbotones, el anacronismo. Si nuestros padres tomaron como verdadero el prejuicio de que Truffaut fue siempre mejor, o peor, más humano ( ¿puede Godard ser acaso inhumano?), va siendo hora de levantarse y pensar. Por nuestra cuenta.

Godard es un intelectual.

Intelectual ha encontrado grandes derivados en el lenguaje del prejuicio, el lenguaje como una herramienta que reduce conceptos y básicamente define prejuicios en vez de ampliar significados. Intelectual es una palabra peligrosa actualmente porque, snif, implica una tensión, una tensión que se basa en una jerarquía. Entonces Godard es un intelectual, o lo que es peor, un moderno o un gafapasta. No sé que son las dos últimas cosas, ni me preocupa. Godard es efectivamente un intelectual. Y eso no es ningún problema.

Leer más »
Publicidad

'Melancolía', interiores

14 Comentarios

Ve el video en el sitio original.

A Lars Von Trier le debemos muchas mujeres sufriendo. Demasiadas. ¿Cuantas calamidades pueden aguantar sus heroínas? ¿Qué era lo próximo para una heroína von trieriana? La humillación, la enfermedad, la incomprensión, el aislamiento. Parece que con 'Anticristo' (Antichrist, 2009) se quitaba de encima esa fama con un canto, extraño y a la vez perfectamente comprensible y hermoso, a una naturaleza que era capaz de derribarlo todo, aunque fuera por la muy poco singular vía de la locura. A Lars Von Trier debemos también muchas boutades y declaraciones, ya para muchos algo indistinguible de su obra, tan llena de experimentos como de pasos en falso. Lo que ocurre es que con su anterior película empezó una etapa francamente inspirada. Muchos conjeturamos, con cierto, comprensible desdén por tan insólito movimiento, que esa dedicatoria final que cerraba su odisea terrorífica podía ofrecer una clave de su obra.

Pero Lars Von Trier no es un místico, aunque dedique sus mejores o más bellas imágenes a Andrei Tarkovski. Ambos comparten temas, qué duda cabe, pero los intereses y las agenas no podían estar en lugares más antagónicos. Las meditaciones filosóficas de Tarkovski son pausadas, no dan tregua a algo que pueda considerarse histérico, impactante, aunque sus películas estén dotadas de una belleza singular, tan atronadora como ese largo plano secuencia que desveló a tantos espectadores en 'Sacrificio' (Offret, 1986).

El argumento de esta película parece bastante sencillo: llegando tarde a su boda, Justine (Kirsten Dunst) se encuentra con el reproche de su adinerada hermana Claire (Charlotte Gainsbourg) a la postre la que ha pagado por toda la ceremonia. Casada con John (Kiefer Sutherland) y con un niño simpático, Claire trata de entender a su histérica hermana, depresiva, caprichosa, una publicista que parece desaprovechar todas sus oportunidades laborales.

Leer más »

Steve Carell, una torpeza sibilina

9 Comentarios

Ve el video en el sitio original.


Es quizás mi comediante favorito, no tanto porque no valore los estilos personales (e incluso a su manera autorales: sus productos no tienen un sello, una serie de convenciones, sino que desarrollan un discurso creativo a partir de un arquetipo, como ocurría con los viejos comediantes de Hollywood y también con sus estrellas), pero Steve Carell tiene algo de Cary Grant, puede parecer realmente patoso sin que nunca llegue a parecer desmedidamente idiota, y también de Tony Curtis, puede parecer realmente idiota sin que nunca deje de parecer increíblemente encantador y sin que lo segundo nos haga estar algo desnortados sobre lo primero, que no tienen, pongamos, Adam Sandler o Will Ferrell, los otros dos titanes comedia activos en Hollywood.

¡Lo sé, lo sé! Steve Carell debería haber hecho cosas mejores teniendo esos papeles. Su remake de ‘La cena de los idiotas’ (Dinner for Schmucks, 2010) fue bastante decepcionante y no digamos ya ese ‘Superagente 86’ (Get Smart, 2008) que debería haber consagrado dos tradiciones increíbles, la del humor absurdo y tremendo de Mel Brooks con la entonación blockbuster que toda estrella de la comedia necesita desde la aparición titánica de Jim Carrey, y terminó siendo una versión un tanto descafeinada de sus talentos.

¿Cómo descubrimos a Carell? Yo le descubrí en ‘El reportero: la leyenda de Ron Burgundy’ (Anchorman, 2003) haciendo un secundario memorable que se preguntaba que era el amor. Yo le descubrí a carcajadas, sorprendido por su medida cómico, por su acertado temperamento, por todo lo que yo le pedía a un comediante. Además Carell llegaba a tiempo, para contrastar con el histrionismo maravilloso de Ferrell, con hacer de la microgestualidad una fuente eterna de carcajada. Un año después repetiría como comparsa de Ferrell en un papel breve en ‘Melinda y Melinda’ (id, 2004) y sería ‘Virgen a los 40’ (The 40-year old virgin, 2004), haciendo de Appatow una de las voces centrales de la nueva comedia norteamericana.

Leer más »

Los mejores y los peores carteles de cine de 2011

51 Comentarios
Los mejores y los peores carteles de cine de 2011

A punto de entrar con ilusión en el año 2012, aquí seguimos repasando lo más destacado del cine de 2011. En esta ocasión os traigo una selección de los mejores y los peores carteles del año, según mi singular criterio (el mismo que está detrás de la lista de las peores películas del año). Sé que muchos de vosotros no estaréis de acuerdo con mis favoritos, y eso está bien, es sano y divertido, así que no dudéis en usar los comentarios y expresar vuestra opinión, es muy posible que se me haya escapado algún póster que merecía estar entre los más destacados.

En la preparación del artículo he intentado no dejarme influir por la calidad de las películas, y valorar únicamente el cartel, os daréis cuenta que hay películas estupendas entre los peores diseños. Pero en general parece haber una relación, como si los encargados del diseño estuvieran más inspirados con los mejores largometrajes, y se volvieran vagos con los peores. No debería ser así, y a menudo no se ha visto la película cuando se hace el cartel, pero se cumple en bastantes ocasiones. También es importante señalar que normalmente un cartel de cine no se plantea como un trabajo artístico, sino como una pieza más de la maquinaria publicitaria, como esos muñecos que regalan en cierta cadena de “restaurantes” de comida rápida, teniendo como objetivo únicamente dar a conocer un título y expresar al público una idea clara (acción, romance, reflexión…) sobre lo se que ofrece. Lo que no se suele tener en cuenta, y es un gran error, es que el cartel representa a la película, y si haces un mal diseño, estás vendiendo una mala película. Deberían pensar en ello.

Por supuesto, hay excepciones, profesionales y artistas que entienden que un póster puede ser la mejor manera de anunciar una película y que, si se hace bien, puede acabar convirtiéndose en un objeto de decoración, de coleccionismo o incluso de culto. Y por eso he podido publicar esta entrada. A continuación, los mejores y los peores carteles de cine de 2011:

Leer más »

La peor película de 2011 según los lectores de Blogdecine

125 Comentarios
La peor película de 2011 según los lectores de Blogdecine

Llegamos ya al último día de 2011, y también a la encuesta final sobre lo que os ha parecido este 2011. Ya os hemos preguntado sobre la mejor película, los mejores actores (tanto hombre como mujer), el mejor director y las mejores películas española y de animación. Sin embargo, también ha habido muchas cosas censurables en este año cinematográfico y esta es vuestra ocasión de desahogaros decidiendo cuál es la peor película que se haya estrenado en España a lo largo de 2011.

Han sido 70 las películas que habéis mencionado en el post que abrí en la sección Respuestas de Blogdecine, pero había un par de ellas que no habían estrenado en España en 2011 y muchas más que apenas lograron una o dos emnciones en esta ronda previa. Eso sí, ocho películas se destacaron sobre el resto y, pese a que me puedan llover patadas voladoras de algún lector que prefiera ir a la lista sin pararse a leer esta aclaración, han sido incluidas todas ellas, que yo respeto la democracia. Eso sí, el problema es que luego había seis películas con el mismo número de votos y podía optar entre una elección polémica y ser lapidado por ello o elegir las que parecieran peor de todas y que se me criticase por no echarle narices. Al final, he elegido una que he visto y creo que merece estar ahí y un añadido personal de otra película que los pocos que han visto detestan con pasión. Me criticaréis igual, pero había que elegir y aquí lo tenéis bien explicado.

A continuación os dejo las diez preseleccionadas para ser la peor película del año, pero os recuerdo que tenéis otra casilla para marcar cualquier otra película que no esté mencionada. Que no se diga que imponemos votar entre una lista demasiado reducida de candidatas.

Leer más »
Publicidad

Ver más artículos