Compartir
Publicidad

7 razones para amar el cine de los hermanos Coen

7 razones para amar el cine de los hermanos Coen
Guardar
17 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Este fin de semana llega a la cartelera española la comedia ‘¡Ave, César!’ (‘Hail, Caesar!’), nuevo trabajo de Joel & Ethan Coen. En esta ocasión, los hermanos nos adentran en la industria del Hollywood clásico con un elenco de ensueño; más de una década llevaban intentando poner en marcha el proyecto así que las expectativas son máximas...

El estreno invita a hablar sobre la obra de este peculiar dúo de cineastas. 17 películas (incluyendo la última) componen la filmografía de los Coen, aplaudidos, premiados, venerados e influyentes desde su ópera prima, 'Sangre fácil' ('Blood Simple', 1984). A continuación os dejo las 7 claves que explican la fascinación que provoca su cine:

1- La puesta en escena

Es la tarea esencial de un director y, sin embargo, la mayoría no sabe cómo hacerlo (bien). Es MUCHO más complicado de lo que parece, desde fuera no tenemos en cuenta las complicaciones de un rodaje, pero cuando ves una película de un cineasta que sabe cómo se debe narrar una escena o una secuencia, puedes diferenciar quién lo hace bien y quién no.

Básicamente es plantear la escena en función de lo que se va a contar, controlar los elementos y el ritmo, manteniendo al espectador concentrado en esa ventana que es la pantalla. Y es crucial manejar el punto de vista, la información que se da al espectador. Dónde situar la cámara, cómo moverla. Porque es la mirada del espectador. Atraernos, jugar con nuestras expectativas, sorprendernos. Dejarnos con ganas de más. Los Coen saben cómo hacerlo.

2- La violencia

Una de las claves de su cine, desde los inicios, es la representación de la violencia. Normalmente es cruda, bruta, indeseable, contundente, y siempre buscan formas diferentes de plasmarlo. Los villanos son los que ejercen esa violencia, los personajes a los que debemos temer, alejándose de realizadores que se deleitan con la muerte. Sus héroes también matan pero sólo en situaciones justificadas y nunca lo disfrutan.

3- El humor

Joel y Ethan Coen, como autores, plasman su mirada, su visión de la vida en su obra; es fácil reconocer una película suya, como de Woody Allen o de David Fincher. Los Coen se decantan por un enfoque humorístico, absurdo e irónico, de las historias que cuentan, porque posiblemente les mueve buscar el lado cómico de todo, incluso lo amargo. Quizá una parte del público no entiende el humor negro, no es su plato, pero hay quien lo encuentra refrescante (me incluyo).

4- Destapan las miserias del ser humano

Los hermanos se caracterizan por las historias que escarban en lo oscuro y mezquino del ser humano. Y suelen administrar justicia, a menudo a través de un implacable asesino. Pero siempre buscan la perspectiva cómica, reflejando la diferencia entre lo que pensamos que somos, o lo que soñamos que va a ocurrir, y la cruda realidad. Creen en la Ley de Murphy (si algo puede salir mal, saldrá mal) y la aplican.

5- Sacan todo el partido a sus actores

La otra gran tarea del director es sacar el máximo partido a su reparto, conseguir que sea el intermediario, el puente entre intenciones o deseos y el resultado que llega al espectador. Las interpretaciones nos mantienen pegados a la pantalla, asistiendo al truco de magia de una fantasía cobrando vida.

Los Coen tienen sus actores favoritos, con los que se entienden de maravilla (Steve Buscemi, John Turturrro, John Goodman, Frances McDormand, George Clooney...), pero tienen el talento de encontrar lo mejor de quienes se ponen en sus manos.

6- Personajes únicos

El ingenio y el humor de los Coen, mezclado con un buen casting da como resultado personajes únicos, excéntricos y creíbles, seres de un universo propio que no vas a encontrar en otra parte. Es lo mismo por lo que admiro a Quentin Tarantino, ver una película suya es como conocer a estos individuos peculiares y acompañarles mientras intentan resolver sus conflictos.

7- Espera lo inesperado

O el punto "WTF?". Ese giro que te deja totalmente descolocado cuando pensabas que estabas controlando la situación. Es una de las señas de identidad de los Coen. A veces cuesta entender por qué lo hacen, en 'No es país para viejos' se saltan lo que ocurre con el personaje de Josh Brolin después de hacernos sufrir por él. O se sacan de la manga una sorpresa que no encaja con lo que estaban contando...

Pero es su estilo. Es lo que les gusta hacer. Son diferentes. Y por eso los amamos.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad