Sigue a Blogdecine

die-hard.jpg

Ya que hoy se ha estrenado la simpática ‘Wanted’, es un buen momento para hacer una de esas listas que tanto nos gustan a todos, pero que nunca valen para nada. Entendamos por cine de acción ese tipo de films que a partir de la década de los 80, empezaron a poblar las carteleras de todo el mundo ofreciendo espectáculo a raudales con escenas de acción cada vez más imposibles hasta llegar a sobrepasar los límites de lo verosímil, tal y como ocurre en la cinta protagonizada por Angelina Jolie (aunque ella no es la verdadera reina de la función, pero de eso ya hablaremos más adelante).

Así pues, paso por alto muchos títulos de la década de los 70, estilo ‘Harry el sucio’ o ‘French Connection’ que más bien entrarían dentro del género del thriller, en el que también entrarían películas como ‘Heat’ (con una impresionante secuencia de acción que ha hecho historia), o películas como ‘Negociador’, en las que más bien existen una acción interna no física, sino más bien emocional (por cierto, hay que reivindicar el film de F. Gary Gray pero YA). También evito otro tipo de películas como la saga Mad Max o Matrix, ambas con innovadoras secuencias de acción, pero que entrarían mejor en un pack de películas de Sci-Fi o aventuras.

A continuación, las diez mejores muestras de un tipo de cine, mil veces menospreciado injustamente. Pasen y gocen:

  • ‘Arma Letal’ (‘Lethal Weapon’, 1987)

Todo un boom en su momento, bebiendo de fuentes como ‘Harry el sucio’ (de la que beben infinidad de films policíacos) y ‘Límite: 48 horas’, terminó de asentar las bases de las buddy movies. Mel Gibson y Danny Glover formaron una pareja irrepetible que llegó a trascender los límites de un saga que poco a poco se fue desinflando (a pesar de lo simpático de su cuarta entrega), llegando a hacer un chiste sobre la misma en la lamentable ‘Maverick’, curiosamente del mismo realizador que ésta, Richard Donner, que sabe perfectamente lo que es una buena película de entretenimiento. Escenas violentas como Dios manda (antes de que Hollywood cayese en el conservadurismo y puritanismo más insultante), y aunque tiene fallos como el hecho de Gibson corra más que un coche, es una gozada en todos los aspectos de principio a fin.

  • ‘Jungla de cristal’ (‘Die Hard’, 1988)

La primera película de acción que hizo que algunos críticos empezaran a tomarse el subgénero en serio. Comandada por el eficaz John McTiernan, que le daría clases al 90% de los realizadores de hoy día en cuanto a rodar secuencias de acción de cualquier tipo, está protagonizada por un Bruce Willis recién salido de la inolvidable ‘Luz de luna’, y su pelo, en la piel de un personaje que se haría prácticamente inmortal. Alan Rickman dio vida a uno de los mejores villanos del cine de las últimas décadas. Prodigio de ritmo y planificación, aún no ha sido superada. Repito: aún no ha sido superada. Y la saga no empeora tanto como otras.

  • ‘La roca’ (‘The Rock’, 1996)

Probablemente la mejor película de Michael Bay, o al menos la que mejor resiste el paso del tiempo (si miramos otras nos puede dar algo), y producida, como no, por el destroza cine Jerry Bruckheimer. Un enérgico Sean Connery y un aguantable Nicolas Cage formarán un equipo apara adentrarse en la que fue una de las prisiones más seguras del mundo, y dar caza a Ed Harris, al que se le ha ido la chota y tiene un montón de rehenes a su merced. Con escenas inolvidables, como la del enfrentamiento en los baños, y a pesar de contener una persecución de coches de lo más confusa, sigue erigiéndose como una de las mejores muestras de este tipo de películas en los últimos años.

  • ‘Traición sin límite’ (‘Extreme Prejudice’, 1987)

Los inefables Mario Kassar y Andrew G. Vajna llegaron a producir alguna cosa más que interesante, y una de ellas fue esta gozada dirigida por el gran, y olvidado, Walter Hill, cuya filmografía está llena de buenos films de acción como ‘Driver’ o ‘Los amos de la noche’. Nick Nolte es un marshall que deberán enfrentarse a un grupo de veteranos de guerra con malas pulgas. Toda una demostración de ritmo, con un crescendo muy conseguido, que tiene su explosión, nunca mejor dicho, en su media hora final, todo un canto de amor a ‘Grupo salvaje’.

  • ‘Le llaman Bodhi’ (‘Point Break’, 1991)

“¿Hay algo de malo en morir haciendo lo que uno ama?”. Ésa es la frase que resume toda la filosofía de Bodhi, personaje a cargo de un no demasiado molesto Patrick Swayze, antagonista de un inexpresivo Keanu Reeves, pero que juntos forman una pareja perfecta para otra muestra más del buen hacer de Kathryn Bigelow, directora que no se prodiga tanto como a algunos nos gustaría. Con escenas que cortan la respiración, como un asalto a un banco, una persecución a pie o el salto de un avión sin paracaídas, es toda una liberación de adrenalina, perfectamente adornada por la música de Mark Isham. Extraordinarias secuencias en el mar.

  • ‘El último boy scout’ (‘The Last Boy Scout’, 1991)

“Si me tocas, te mato”. ¿Quién no recuerda esa sorprendente y atrevida secuencia (cuidado, hay una edición en dvd en nuestro país que no contiene dicha secuencia). Una de las mejores películas de Tony Scott, que lo mismo te hace un film tan divertido como éste, como te puede firmar churros del tamaño de ‘Fanático’ o ‘Top Gun’. Bruce Willis seguía demostrando que era el mejor para el cine de acción, y su carisma traspasaba la pantalla. En su momento el guión fue el mejor pagado de toda la historia del cine, algo realmente sorprendente, y desbancó a ‘El sargento de hierro’ del libro Guinness de los récords como la película con más tacos de todos los tiempos.

  • ‘Mentiras arriesgadas’ (‘True Lies’, 1994)

Ahí os dejo la mejor escena de “acción” de esta película del tándem Cameron-Schwarzenegger, demostrando que rodando juntos se lo pasaban de miedo. Excesiva, en el buen sentido del término, en todos los aspectos, es una especie de parodia, y también un remake de un film francés, de las películas de acción y de espionaje estilo James Bond. Requiere de la complicidad del espectador para muchas de sus secuencias, pero sus artífices son bien conscientes del tipo de cine que están realizando, dado el sentido del humor con el que es tratado todo el film. Durante años se habló de una secuela, pero nunca llegó a realizarse, ni creo que se haga. Da igual, con el recuerdo de Jamie Lee Curtis nos llega.

La mejor de una saga que recuperó una acción más física que espectacular, llegando a influir en otros modelos, como la saga Bond. Matt Damon es el rostro perfecto para Jason Bourne, un amnésico agente que lucha por descubrir quién es realmente, mientras nosotros descubrimos que es prácticamente invencible. Escenas espectaculares por doquier y muy bien filmadas, como por ejemplo las de la estación, la persecución por los tejados culminando en una pelea cuerpo a cuerpo atroz, o la persecución de coches final. Ganó tres merecidos Oscars técnicos. Se habla de que la saga seguirá, pero aún no hay noticias al respecto.

  • ‘Ronin’ (1998)

Es más un thriller, pero sus impresionantes persecuciones hacen que merezca estar en esta lista. Dirigida por el veterano John Frankenheimer, quien realizó un buen puñado de thrillers en los 60 y 70, es toda una patada en los mismísimos a todos aquellos incapaces de rodar buenas secuencias de acción sin efectos visuales. Todas y cada una de las persecuciones son reales. Excelentes personajes y música. Influyó poderosamente en la saga Bourne.

Y no podía faltar Johnnie To, el úncio que en la actulidad parece saber cómo hacer buen cine de acción. A pesar de que otras películas suyas gozan de un mayor prestigio, como es el caso de ‘The Mission’, ‘Election ’ ‘Breaking News’, yo me quedo con este maravilloso film en el que un policía con unas manías muy curiosas debe dar caza a un carismático criminal al que le falta un mes de vida. Andy Lau y Ching Wan Lau bordan sus papeles, y los momentos finales son de una emotividad pocas veces vista en películas de estas características, al menos en la occidentales, claro.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios