Síguenos

Imagen con los carteles de 'El Padrino 2', 'Terminator 2' y 'Toy Story 3'

Este pasado viernes llegaba a los cines españoles ‘La jungla: Un buen día para morir’ (‘A Good Day to Die Hard’, John Moore, 2013), quinta entrega de la franquicia iniciada hace 25 años por John McTiernan con la estupenda ‘Jungla de cristal’ (‘Die Hard’) que ayuda muy poco a desterrar el tópico de que las secuelas son, por regla general, una porquería.

Lo cierto es que la propia saga ya dio muestras de poder darnos cine de calidad sin la necesidad de ser la primera entrega con ‘Jungla de cristal III. La venganza’ (‘Die Hard with a Vengeance’, John McTiernan, 1995), pero son otros los títulos a los que se suele aludir cuando no sólo se quiere defender la existencia de las secuelas, sino incluso decir que pueden ser mejores que sus primeras partes. El caso más representativo es el de ‘El padrino. Parte II’ (‘The Godfather: Part II’, Francis Ford Coppola, 1974), pero ha habido espacio de sobra para debates similares con títulos como ‘Terminator 2: El juicio final’ (‘Terminator 2: Judgment Day’, James Cameron, 1991) o la más reciente ‘Toy Story 3’ (Lee Unkrich, 2010). Dada la terrible decepción que ha supuesto para mí ‘La jungla: Un buen día para morir’, he querido retomar ese fenómeno para comentaros diez secuelas que considero que superan a sus primeras entregas y así poder mantener un poco de fe en el aluvión de continuaciones que nos aguarda en el futuro.

‘El caballero oscuro’

Imagen con el cartel de 'El caballero oscuro'

El fanatismo hacia Christopher Nolan está alcanzando unos límites algo exagerados, pero hay que remontarse a ‘El caballero oscuro’ (‘The Dark Knight’, 2008) para encontrar su auténtica plataforma de lanzamiento. ‘Batman Begins’ (2005) ya nos había demostrado de lo que era capaz, pero aquí se deshizo de toda polémica posible con la puesta en escena de las secuencias de acción y Heath Ledger ofreció una actuación tan memorable como Joker que a punto estuvo de comerse la película.

‘Agárralo como puedas 33 y 1/3’

Imagen con el cartel de 'Agárralo como puedas 33 y 1/3'

Las comedias paródicas están pasando por su peor momento, ya que en los últimos tiempos impera la idea de que no importan que los gags tengan gracia con tal de apelotonar el número de bromas a costa de otros títulos. Sin embargo, este tipo de cine estuvo asociado durante muchos años a la figura de Leslie Nielsen, siendo el detective Frank Drebin su papel más recordado. Hay que remontarnos a la pequeña pantalla para encontrar sus orígenes, pero es en ‘Agárralo como puedas 33 y 1/3’ (‘Naked Weapon: The Final Insult’, Peter Segal, 1994) donde encontramos su punto álgido con el tramo final ambientado durante la ceremonia de entrega de los Oscar. Tengo que reconocer que el resto está a un nivel parejo a sus predecesoras, pero esas escenas la permiten erigirse como la mejor – y por desgracia última- entrega de la franquicia.

‘Harry Potter y el prisionero de Azkaban’

Imagen con el cartel de 'Harry Potter y el prisionero de Azkaban'

Harry Potter y el prisionero de Azkaban’ (‘Harry Potter and the Prisoner of Azkaban’, 2004) ya era la novela más valorada por muchos de los seguidores de las aventuras del joven mago, pero Alfonso Cuarón supo aprovechar muchas de sus virtudes para darle un tono propio a la historia, con una mayor importancia de las relaciones humanas – excelente la relación entre el protagonista y Lupin, el profesor interpretado por David Thewlis- y un cuidado tono visual que no tiene problemas en abrazar abiertamente lo oscuro cuando los temibles dementores hacen acto de presencia.

‘El imperio contraataca’

Imagen con el cartel de 'El imperio contraataca'

Son pocos los que se atreven a discutir la opinión mayoritaria de que ‘El imperio contraataca’ (‘Star Wars: Episode V: The Empire Strikes Back’, Irvin Kershner, 1980) es lo mejor que ha salido del universo Star Wars. Ya sólo por la revelación final se ha ganado un lugar de privilegio en la historia del cine, pero es también la cinta donde se exploran todas las posibilidades de la historia con acierto – no hay desequilibrio alguno, ya sea por la necesidad de introducir la historia, ñoñerías románticas o la aparición de criaturas de dudoso gusto intelectual- y el eficaz trabajo tras las cámaras de Kershner ayuda mucho a que esta segunda – o quinta- entrega supere holgadamente a su predecesora. No tengo mucha esperanza en que la nueva trilogía pueda estar a su nivel, pero si aciertan con la elección de los spin-offs ya anunciados y el director al frente de las mismas, quizá pueda surgir una nueva esperanza de revivir esa magia que el propio Lucas casi se carga por completo hace unos años.

‘Destino final 2’

Imagen con el cartel de 'Destino final 2'

El cine de terror es uno de los que más ha sufrido el efecto de pésimas nuevas entregas que básicamente clonan al título original para sacar todo el dinero posible al espectador. Todo indicaba que ‘Destino final 2’ (‘Final Destination’, David R. Ellis, 2003) iba a ser otro caso más en esa línea, pero lo cierto es que no fue así, ya que supieron mantener las virtudes de la primera entrega y mejorarlas, especialmente a través de la planificación y puesta en escena de las muertes que van sucediéndose a lo largo del relato, logrando así una cinta entretenidísima.

‘Indiana Jones y la última cruzada’

Imagen con el cartel de 'Indiana Jones y la última cruzada'

Lo único en lo que la abrumadora mayoría de los fans de Indiana Jones coinciden es en que su cuarta entrega sobraba – o al menos lo que acabamos viendo en pantalla- y era indigna de la calidad de las tres anteriores. Luego los hay que defienden alguna de sus otras aventuras por encima del resto, pero yo soy de la opinión de que ‘Indiana Jones y la última cruzada’ (‘Indiana Jones and The Last Crusade’, Steven Spielberg, 1989) está por encima del resto, ya que nada tiene que envidiarlas en cuando a puesta en escena, calidad de la historia o capacidad de entretenimiento, pero sólo aquí podemos ver a Sean Connery dando lo mejor de sí mismo como el padre del protagonista.

‘Misión Imposible: Protocolo Fantasma’

Imagen con el cartel de 'Misión Imposible: Protocolo Fantasma'

Brian de Palma había puesto el listón muy alto con ‘Misión imposible’ (‘Mission: Impossible’, 1996), su adaptación cinematográfica de la serie televisiva de título homónimo. Dos secuelas se estrenaron después con desigual fortuna – la primera una tomadura de pelo y la siguiente apenas un correcto entretenimiento-, pero he aquí que Brad Bird aceptó el reto que le llegó de convertir ‘Misión imposible: Protocolo fantasma’ (‘Mission: Impossible – Ghost Protocol’, 2011) y consiguió una de las películas más entretenidas de los últimos años, en especial en las partes ambientadas en Dubai, donde Bird dejó en ridículo a la gran mayoría de directores de acción que pululan actualmente por Hollywood.

‘Los mercenarios 2’

Imagen con el cartel de 'Los Mercenarios 2'

Apenas tenemos que remontarnos unos meses en el tiempo para encontrar el caso más reciente, ya que ‘Los mercenarios 2’ (‘The Expendables 2’, Simon West, 2012) fue lo que debió haber sido su primera entrega en su momento: Un gran entretenimiento de acción que sabe aprovechar el carisma de sus protagonistas – mítica la aparición de Chuck Norris-, con un villano de primer nivel – la secuencia de presentación del personaje de Jean-Claude Van Damme es estupenda- y una necesaria capa de humor – en ‘Los mercenarios’ (‘The Expendables’, Sylvester Stallone, 2010) apenas se notaba- para no caer en el error de tomarse demasiado en serio a sí misma.

‘El ultimátum de Bourne’

Imagen con el cartel de 'El ultimátum de Bourne'

El caso Bourne’ (‘The Bourne Identity’, Doug Liman, 2002) no causó excesivo entusiasmo en su momento – un buen pasatiempo y como tal fue recibida-, pero sí tuvo el suficiente éxito como para que Universal quisiera seguir adelante con nuevas aventuras del personaje creado por Robert Ludlum. Eso sí, decidieron cambiar de director y apostar por un relativamente desconocido Paul Greengrass, pero seguro que ni ellos esperaban que éste lograse combinar prestigio artístico y un gran éxito comercial con sus dos aportaciones a la saga. Lo cierto es que podríamos incluir ambas en esta lista, pero ‘El ultimátum de Bourne’ (‘The Bourne Ultimatum’, 2007) es la más lograda con diferencia, ya que sabe controlar mejor su peculiar visión de las escenas de acción, las complejidades de la trama se concretan sin caer en absurdeces y es un acertado el colofón al periplo del protagonista.

‘Scream 2’

Imagen con el cartel de 'Scream 2'

Siempre recordaré que la primera vez que me planteé seriamente la idea que ha generado este post fue por una escena de ‘Scream 2’ (Wes Craven, 1997) en la que varios personajes debatían al respecto. Las charlas cinéfilas ya tenían mucho peso específico en la primera entrega – no hay más que pensar en las preguntas que hacía el asesino en los minutos iniciales de ‘Scream’ (Wes Craven, 1996)- , pero Craven y Williamson no quisieron optar por la mera repetición, así que decidieron – con mucho acierto- acercarse más a las formas del giallo italiano, sin por ello dejar de confiar en la eficacia de los diálogos del segundo y la habilidad del primero para la puesta en escena de los asesinatos.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios