Compartir
Publicidad
Las 23 mejores películas de 2016... hasta ahora
Reflexiones de cine

Las 23 mejores películas de 2016... hasta ahora

Publicidad
Publicidad

Sé que lo habitual es publicar estas listas a mediados de año, y ésa era mi intención, hasta que comprobé que no había visto suficientes películas especialmente recomendables. A menudo leo elogios demasiado entusiastas (y al contrario) cuando lo cierto es que es el buen cine escasea, como todos los años. Hay que ir más allá de lo que vende Hollywood (o las cadenas de televisión).

Me gusta pensar que estos artículos pueden ser útiles; avisar al lector para que recupere estrenos a los que quizá no prestó atención, o le generaban dudas. Asimismo, es una estupenda excusa para iniciar un debate sobre la cosecha cinematográfica de este año, a la que apenas le quedan tres meses.

Así que desde julio he visto más películas y menos series (recomiendo la fabulosa 'The Night Of'). Creo que, a estas alturas, han pasado por mis retinas todas las novedades más relevantes, las más taquilleras y las mejor valoradas (por crítica y público), así como los trabajos que están provocando división de opiniones.

Una aclaración importante: he tenido en cuenta el (caprichoso) calendario español de estrenos, por lo que si lees desde otro país quizá encuentres producciones que pudiste ver antes de 2016.

Sin más, aquí van mis 23 películas favoritas de lo que llevamos de año:

‘Steve Jobs’ de Danny Boyle

Las inseguridades de Michael Fassbender casi nos privan de este divertido y emocionante relato sobre la ambición de un hombre, que destaca por el guion de Aaron Sorkin. Estupenda puesta en escena e inspirado reparto (sorprendente papel de Seth Rogen).

‘El hijo de Saúl’ ('Saul fia') de László Nemes

Poderoso, provocador y original drama que da una vuelta de tuerca al manido tema del extermino de los judíos por el ejército nazi. De esas pocas películas que te atrapan y no se olvidan.

‘Los odiosos ocho’ ('The Hateful Eight') de Quentin Tarantino

Pocas veces he disfrutado tanto una película de tres horas, hasta el punto de no querer que acabase. Tensa, hilarante, sorprendente, violenta... un festín donde la clave vuelve a estar en el guion. Tarantino en estado de gracia.

‘The End of the Tour’ de James Ponsoldt

Inesperada joya protagonizada por Jesse Eisenberg y Jason Segel. Aparentemente no propone nada especial pero empiezas a conocer a los personajes y ya no te puedes apartar de ellos.

‘La juventud’ ('Youth') de Paolo Sorrentino

El autor italiano no llega al nivel de 'La gran belleza' ('La grande bellezza', 2013) pero vuelve a cautivar con sus nostálgicos personajes y su manera de observar el mundo.

‘Anomalisa’ de Charlie Kaufman y Duke Johnson

El cine como expresión de las miserias y los demonios internos del artista, tiene en la animación un perfecto aliado. Melancólica y personal, saca partido al stop-motion y a la imaginación de Kaufman.

‘Spotlight’ de Thomas McCarthy

La triunfadora en la pasada edición de los Oscar es un thriller impecable que recupera esas apasionantes tramas de investigación periodística, con el añadido de contar una terrible historia real que aún hoy sigue siendo ignorada por mucha gente. Cine necesario.

‘Carol’ de Todd Haynes

Irresistible propuesta romántica, una delicia para los sentidos. Dos actrices en estado de gracia, un director con gusto, una factura impecable... Su único problema es que existe Wong Kar-Wai.

‘Capitán América: Civil War’ ('Captain America: Civil War') de Anthony y Joe Russo

La mejor película de Marvel hasta la fecha, y el mayor espectáculo de superhéroes del año. Tiene el importante inconveniente de pertenecer a una serie, tienes que haber visto las anteriores, pero ofrece una aventura más completa que las de los estudios rivales (Warner y Fox).

‘La bruja’ ('The Witch') de Robert Eggers

De momento, la película de terror más lograda que he visto este año. Extraña, turbadora, absorbente. Una experiencia donde no hace falta entender todo lo que ocurre, sólo vivirla...

'Corazón gigante' ('Fúsi') de Dagur Kári

Una de las sorpresas más agradables que me he llevado este año. Es una historia sencilla sobre un hombre solo, destinado al menosprecio y al olvido, que al verse obligado a salir de su rutina descubre que aún tiene mucho por vivir. Como su protagonista, es un film diferente que merece una oportunidad.

‘El cuento de la princesa Kaguya’ ('Kaguya-hime no Monogatari') de Isao Takahata

Actualmente hay muchos críticos enamorados de 'Kubo y las dos cuerdas mágicas' ('Kubo and the Two Strings'), y técnicamente es muy llamativa, desde luego, pero no encuentro en ella la magia y el encanto de este trabajo del estudio Ghibli. Un cuento hermoso y triste.

‘El niño y bestia’ ('Bakemono no Ko') de Mamoru Hosoda

Apabullante, emotiva y muy entretenida, otro ejemplo de las posibilidades de la animación. Una historia de madurez con uno de los personajes más entrañables de los últimos años.

‘Ahora sí, antes no’ ('Ji-geum-eun-mat-go-geu-ddae-neun-teul-li-da') de Hong Sang-soo

Si amas el cine, debes conocer la filmografía de este autor surcoreano, al que le gusta jugar con las posibilidades del medio, sus inquietudes personales y las expectativas del espectador. Son obras sencillas con un toque diferente, en esta ocasión una historia romántica contada de dos maneras, donde los matices son fundamentales para el desarollo.

‘The Tribe’ ('Plemya') de Miroslav Slaboshpitsky

Una de las películas más crudas y violentas que vas a ver en mucho tiempo. Ante todo, una obra maestra de sorprendente puesta en escena. Su apuesta por la falta de diálogos la hace aún más especial.

‘Green Room’ de Jeremy Saulnier

Vendida como terror, es más bien un thriller con momentos de horror y suspense, y unos destellos de humor realmente inspirados. Tiene detalles memorables, como lo que ocurre con el último perro. De las pocas películas donde me ha sorprendido cada giro, nunca habría adivinado quién queda vivo al final...

‘Dos buenos tipos’ ('The Nice Guys') de Shane Black

Creo que es la película con la que más me he reído este año. 'Deadpool' también me sacó carjacadas pero no tiene la clase de Black, sus diálogos y sus personajes. Russell Crowe y Ryan Gosling lo bordan, se les ve muy cómodos y naturales. Warner, más películas de esta pareja de "detectives", por favor.

‘The Duke of Burgundy’ de Peter Strickland

Un retrato de una pareja que no tiene nada que ver con lo que nos propone Hollywood. Dos mujeres prueban los límites de su relación mientras el espectador va descubriendo los detalles poco a poco, envuelto en una atmósfera que recuerda a David Lynch. Para dejarse llevar.

‘Regreso a casa’ ('Gui lai') de Zhang Yimou

Devastadora historia de amor que no da tregua al espectador. Quizá fuerza un poco las cosas aunque desde luego el aficionado al cine está acostumbrado a estas aceptables manipulaciones artísticas, cuando se hacen con el saber hacer de un narrador experto. Si estás buscando un buen drama romántico, y no esos que hacen para los adolescentes, ésta es tu película.

‘Experimenter: La historia de Stanley Milgram‘ ('Experimenter') de Michael Almereyda

Rara y sorprendente, como su protagonista, encarnado por un Peter Sarsgaard pletórico. Es una lástima que la industria no explote más su talento. El guion no es todo lo brillante que uno desearía si bien logra componer un retrato convincente y plantear interesantes preguntas. Por encima de la mayoría de estrenos.

‘El principito’ ('The Little Prince') de Mark Osborne

Es fiel al espíritu del clásico pero no una adaptación convencional, y ahí reside la gracia de esta comedia de aventuras con un reparto de voces realmente espectacular. Divertida y con un mensaje maravilloso, lástima que la animación de la trama principal no llegue al nivel de las escenas en stop-motion, limita un poco su impacto.

‘Sparrows (Gorriones)’ ('Þrestir') de Rúnar Rúnarsson

Fija en mi TOP 5. Es un vistazo a la vida de un muchacho, mientras atraviesa el complicado camino a la madurez y descubre que la vida puede ser tan dura como maravillosa. Con el peculiar estilo de este autor y la localización en Islandia.

‘Tarde para la ira’ de Raúl Arévalo

De momento, la mejor película española que he visto este año. Una inesperada lección de dirección por parte de un debutante y una historia muy potente compensan esos momentos (pocos) donde se tambalea la coherencia del guion y la verosimilitud de las interpretaciones. Es 'La isla mínima' (2014) de este año.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos