Síguenos

Celuloide

Ayer fue mi cumpleaños y, para que me conozcáis algo mejor, me pareció una gran idea hablaros sobre lo que, si me pusiera pomposo, podría calificar como las mejores películas de la historia, pero uno ha de ser consciente de sus limitaciones (¿ya hay alguien que las haya visto todas para poder soltar algo así y quedarse tan pancho?), por lo que creo que es mucho más conveniente calificarlas como las mejores películas que he visto. Os invito a conocerlas y comentarme si creéis que estoy medio loco (esa sensación me quedó de algunos comentarios al elegir mis títulos favoritos del año pasado), me he excedido en los halagos o sois de la misma opinión.

‘Alta Fidelidad’

Imagen de 'Alta Fidelidad'

Una de las cosas que se suelen pasar por alto a la hora de valorar las películas es la conexión emocional con ellas, como si esto fuese una lacra para intentar justificar que algo malo te haya gustado. Sin embargo, también puede ser el factor decisivo para que una muy buena película consiga el salto definitivo para situarse entre tus favoritas. Ése es mi caso con ‘Alta Fidelidad‘, una comedia romántica perfectamente defendible en la que John Cusack brilla con luz propia, los secundarios sobresalen con fuerza en determinadas ocasiones y la selección musical no podría ser más acertada. No obstante, es por lo identificado que me siento con el protagonista y por la probada efectividad de la película para levantarme el ánimo por lo que no tengo problemas en situarla aquí. Que eso de ser objetivos no deja de ser una patraña.

‘El Tercer Hombre’

Imagen de 'El Tercer Hombre'

El mejor thriller de suspense de la historia, pero al mismo tiempo una acertada mezcla de cine negro, romance, drama y sorpresas de guión. Es muy típico destacar cierta conversación comparando los logros de dos países, pero es que es también el punto cumbre del papel de un Orson Welles excelso, al que no desmerece para nada Joseph Cotten como protagonista de la función. Memorable último plano, grandioso trabajo de Carol Reed tras las cámaras y además un entretenimiento de primer nivel.

‘Jules et Jim’

Imagen de 'Jules et Jim'

Ya imagino que habrá algunos pensando que aquí quiero hacerme un poco el guay al incluir una película de la nouvelle vague para dar más imagen de ‘qué culto soy’, pero lo cierto es que esta es la única de ese movimiento que realmente me apasiona (por poner un ejemplo, ‘Los 400 golpes‘ ni siquiera me gustó cuando la vi) por la capacidad de Truffaut para crear un triángulo amoroso sin serlo realmente, pero sobre todo para transmitir una fusión de sentimientos y emociones sin parangón. Además, Truffaut hace un uso magistral de ciertas constantes del movimiento, consiguiendo que incluso ciertos giros algo alocados encajen de forma inmejorable.

‘Videodrome’

Imagen de 'Videodrome'

La cima estilística de David Cronenberg en la que demuestra ser capaz de canalizar sus principales obsesiones de una forma que hipnotice al espectador y sea incapaz de despegar el ojo de la pantalla. Además, seguramente la mejor muestra de cine gore que se ha hecho y se vaya a hacer, ya que normalmente se alude a este género como un mero muestrario de una salvajada detrás de otra, pero Cronenberg demuestra su eficacia para ofrecernos algo reflexivo y diferente sin la necesidad de desconectar completamente de la narrativa convencional. Y James Woods lo borda.

Crítica en Blogdecine: ‘Videodrome’, la nueva carne

‘¡Olvídate de Mí!’

Imagen de '¡Olvídate de mí!'

Al salir de ver la segunda película de Michel Gondry me dio por pensar en lo difícil que es encontrar una película más o menos comercial que renunciase de forma total y absoluta de incoportar una historia de amor. Sin embargo, este colaboración entre Gondry y Charlie Kaufman consigue dar otro giro de tuerca a estas historias jugando a su antojo con la importancia de los recuerdos y cómo estos pueden ser tu perdición, pero también algo a lo que uno no debería estar dispuesto a renunciar. Además, Gondry consigue que sus ideas visuales funcionen mejor que nunca y Kaufman logra que sus grandiosas ideas transmitan más sentimiento que nunca. Por si fuera poco, Jim Carrey roza la perfección como Joel Barish (perfectamente catalogable como el equivalente de nuestros días al protagonista de la cinta que ocupa el tercer lugar) y Kate Winslet ofrece una de sus mejores actuaciones.

Crítica en Blogdecine: ‘¡Olvídate de mí!’, embriagador y amargo amor

‘Breve Encuentro’

Imagen de 'Breve Encuentro'

Si ‘¡Olvídate de mí!‘ es una perfecta deconstrucción de las fases de una relación amorosa, ‘Breve Encuentro‘ es la perfecta recreación de un amor imposible. Dos adultos ya casados se conocen y acaban enamorándose, pero la ansiada felicidad es algo que uno no tiene porqué estar destinado a conseguir. Dolorosa, emocional y mucho más, y es que David Lean no falla en nada a la hora de transmitir las emociones que quiere hacer llegar al espectador. No sé si se entenderá bien el usar la palabra sentida para definirla, pero en mi cabeza se ajusta a la perfección a lo que es ‘Breve Encuentro’.

‘La Huella’

Imagen de 'La Huella'

Jamás un duelo interpretativo dio tanto de sí como el que tienen Michael Caine y Laurence Olivier en esta película. Además, estamos ante el exponente definitivo del juego del gato y el ratón (y encima con roles que van alternándose a medida que progresa la historia) perfectamente orquestado por Joseph L. Mankiewicz. Una maravilla que hace del menos es más su razón de ser, pero saca hasta la última gota de sus posibilidades. Hace unos años se hizo un remake que no estaba mal, pero, como han hecho algunos, ponerlo a la altura de la versión de 1972 de la obra teatral de Anthony Shaffer debería estar penado por ley.

Crítica en Blogdecine: La huella de las grandes obras maestras

‘El Apartamento’

Imagen de 'El Apartamento'

¿Realmente hay alguien que se llame persona que no pueda entender perfectamente los sentimientos de C.C. Baxter (un Jack Lemmon memorable, excelso, maravilloso y aún me quedo corto) y se ponga en el lugar de ese pobre diablo? Si es así, lo siento pero me caes mal, seas quien seas. Otro triángulo amoroso, pero en esta ocasión con una combinación de drama y comedia en la que su evolución te llega al corazón de tal forma que no podrías desear más que se produzca un happy end que en muchas ocasiones parece prefabricado. Aquí no, aquí amas hasta tal punto a los protagonistas que sólo deseas su felicidad, estando uno totalmente entregado a la hora de ver cómo evoluciona todo y reaccionando al 200% en favor de lo que Billy Wilder aspira. ¿A qué se debe? A un guión que quizá sea el mejor de toda la historia.

Crítica en Blogdecine: ‘El Apartamento’, el espejo roto

‘El Gran Carnaval’

Imagen de 'El gran carnaval'

Uno no se cansa de quejarse de los medios de comunicación actuales. Que si están manipulados, que si están vendidos al capital o que si sólo emiten mierda. Y a todo ello hay que unir que el público consume alegremente programas que lo único que deberían causar es vergüenza ajena. Sin embargo, el poder del morbo es muy fuerte en el ser humano y eso es lo que aprovechó Billy Wilder hace ya más de 50 años para rodar un alegato estremecedor contra el sensacionalismo que mantiene perfectamente su vigencia a día de hoy. Además, un carismático Kirk Douglas sostiene a la perfección el peso de la función al mismo tiempo que da vida con indudable brillantez a un periodista despreciable capaz de hacer lo que sea para salirse con la suya.

‘Plan Diabólico’

Imagen de 'Plan Diabólico'

John Frankenheimer es un director que no recibe todo el amor que merece, quizá porque su carrera es algo irregular o tal vez porque en los últimos años de su carrera rodó varias películas bastante prescindibles. Sin embargo, en los años 60 del siglo pasado estuvo especialmente inspirado, siendo ‘Plan Diabólico‘, pésima traducción de ‘Seconds’, no sólo su mejor trabajo, sino muy posiblemente mi película favorita de todos los tiempos. Eso sí, no es una película alegre, sino un retrato asfixiante de la desilusión humana con una manejo magistral de la cámara que no duda en caer en lo trágico, terrorífico, siniestro o directamente depresivo. Además, cuenta con un final perfecto y que dudo que jamás pueda llegar a ser superado.

¿Y cuáles son las vuestras? Por cierto, si tenéis curiosidad en tener una visión más amplia a mis favoritas para poder criticar con más información, os recomiendo echar un vistazo a esto.

Otras listas similares en Blogdecine:

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios