4 respuestas

'El crimen también juega' (1969), de Nino Zanchin: crema de Jerez con coco.

Avatar de eluyeni Iniciado por eluyeni
¿Y a qué viene lo de ese extraño bebedizo -que no he probado en mi vida- al que un propio barman dice que le haría vomitar? Bueno, porque es una clave o contraseña que se repite en numerosos momentos del film. Y es que andábame yo recolectando viejuneces para mi mierdoteca particular, a la caza de bons clónicos cuando me topé con esta simpática cinta, fruto de las incontables colaboraciones hispano-italiana-alemanas que se dieron en los 60-70. Albricias, esto lo vi de mocoso probablemente con mi difunto abuelo, quizá en el pueblo. No sé, es posible que la caja del VHS ande por algún lado y todo. No me he resistido a recuperarla, y he aquí la prosaica excrecencia de rigor, para disfrute de los usuarios (dos o tres, estimo).

'Rebus' (título internacional, que a mí me gusta menos) es una intriga de robo a casinos, en una época en que los euro-spy, los euro-thrillers, los euro-crimes y demás brotaban como hongos en la alberca del tío Manolo. Bastante menos sofisticada y lujosa que cualquiera de las clooneyescas, todo hay que decirlo. Pero a cambio la película esta llenita de diálogos tan bizarros como irónicos y divertidos. De un cromatismo techniscope a tutiplen, que apabulla y encandila. De intérpretes sólidos y "carismáticos" con muchas tablas. De un afán por agradar y entrentener sin complicaciones que hoy ya no existe. Lástima que el guión no sea ni mínimamente aceptable en el siglo XXI por algunas cosas que plantea, por su puerilidad y simpleza. Pero a cambio tenemos otros pros. Pasen y vean, si gustan (no desvelo nada).

Laurence Harvey es Jeff Miller, un croupier borrachín (menudo arranque que tiene la peli) en horas bajísimas, al que un misterioso personaje interpretado por Pepe Calvo viene a ofrecer un cambio de aires laboral tan bien pagado como mosqueante (a un casino de Beirut, nada menos). Pero Miller no tiene mucho que perder (además de que va trompa perdido), así que acepta. Harvey, -que está sensacional y ya vale ver la película- es una cara muy querida por muchos de nosotros, pero en sus obras menos conocidas (aunque se le recuerde más por 'El Álamo', 'El precio de la muerte', 'El mensajero del miedo' y otras tantas). Fisicamente, es una especie de Delon meets Robert Patrick, con un carisma espectacular (qué buen yeins bon habria sido). Allí conocerá a Laura, o sea, a Ann-Margret (razón 2 para ver esto, y probablemente para muchos la 1 y se acabó). Una buscavidas que además actúa como cantante en el hotel, y que "conectará" con Miller casi después de un par de réplicas ingeniosas y un copazo. Visto y no visto ligarse a esta buena mujer. Pero todo tiene un porqué, que no es el caso de destripar aquí. Decir que la Margret está bastante lozanita, con su carita sexy de gato, su lechosa piel, sus pestañitas, su melena, su fina boquita... Yum, yum, yum. Por si fuera poco, nos deleita con una especie (descacharrante) de danza del vientre freestyle , en uno de los momentos en que está cantando.

Siempre es una risa ver escenas como la de la azafata del vión (el atrezzo, en fin, esto NO es una superproducción) pasando el bebercio (y no precisamente em minibotellas) o cartones de tabaco antes de descender a Beirut. O la gente fumando por todos lados, hasta en las habitaciones de hotel. O las cuasi epilépticas go-go girls enardeciendo la animación del complejo. La piscina y su fauna. Los momentos ruleta-casino, cómo van a faltar aquí. Y por supuesto, los cortes de pelo, los peinados, patillas, trajes, pajaritas, sueters entallados, vestiditos floreados, pamelas, bombines, etc. Qué tiempos debieron ser esos. En muchos casos hemos salido perdiendo, estoy seguro de ello. La puesta en escena es bastante maja, y el ritmo es sensacional. Es una película que no aburre en ningún momento, y que se ve con una sonrisilla. La realización tiene sus zooms, sus planos americanos, sus aéreas cutrillas, sus convenciones añejas,... Pero no molesta nada.

Completando el elenco, por allí pululan además del magnético dúo protagonista Luis de Mendoza -un inspector libanés empeñado en soltar adagios y ripios todo el rato- que con su inquietante físico está bastante bien en el papel. Y otros como Camila Horn, Andrea Bosic, Ivan Desny o el mismísimo Luis Davila. Todos ellos habituales en las películas que casi ninguno de ustedes ve, y que yo engullo con fruición.

Que Luis Bacalov era un genio -y no me simplifiquen con lo de que era un copiota de Morricone, porque no es cierto- no es nada que les vaya a descubrir a muchos. Un todoterreno auténtico, capaz de melodías tan pegajosas como acertadas (salvo una un poco bufa en una persecución hacia el final, que no pega ni con cola y que parece un descarte de alguno de los spaghetti westerns donde trabajase). Tanto esta pieza lenta, como esta otra más sesentera disco go-go, o el tema de créditos 'Take a chance', con reminiscencias orientales y a la vez bondianas. Pero incluso hay sitio para pequeños lujos, como este tema cantado por Ann-Margret a chica de club (la calidad del video no es muy buena).

Con toda su ingenuidad, con sus sobrexplicaciones argumentales, todavía guarda un par de sorpresas para el final. Final en el que, efectivamente, el crimen también juega, aunque no siempre salga rojo o negro (amarillo, en este caso ;).

¿Una cinta para la hora de la siesta dominical en vez de el coñazo telefilmesco o la película mil veces pasada? 'El crimen también juega' cumple con creces. Seguro que a vuestros abuelos les gustará. El resto, salvo que tengan este tipo de curiosidades, deben abstenerse: no me gustaría que me pitasen los oídos.

Ficha en IMDb

Salu2 ;)

Los respuestas se han cerrado

Ordenar por:

4 Respuestas

    Preguntas Relacionadas