Publicidad
Publicidad

RSS Crazy, Stupid, Love

En plena preparación del especial “El amor en 32 películas” —sí, la cifra va variando según pasa el tiempo— ha resultado gratificante ver una película como ‘Crazy, Stupid, Love’ (id, Glenn Ficarra, John Requa, 2011), película que prácticamente pasa desapercibida, más bien ignorada, por nuestras carteleras. No me extraña cuando la comedia romántica estadounidense nos ha regalado durante años productos infumables cuyos títulos es mejor abrazar con el manto del olvido. Los directores nos habían ofrecido hace unos meses ‘Philip Morris ¡Te quiero!’ (‘I Love You Phillip Morris’, 2009), una historia de amor homosexual, basada en hechos reales, bastante arriesgada y de nula productividad en las taquillas a pesar de estar protagonizada por Jim Carrey y Ewan McGregor. Un film bastante estimable, y sincero, que no consiguió todo la atención que merecía.

En su segundo trabajo se han cuidado bien las espaldas y han cedido un poco a los convencionalismos típicos en Hollywood, pero sin dejar de hacer cine mínimamente inteligente. La gran ironía del asunto es que esta vez tampoco han saboreado las mieles del éxito, consiguiendo resultados más bien discretos. Una vez más Ficarra y Requa permanecen injustamente en la sombra —de cara al público general la presencia de un buen reparto es más importante que un director de nombre poco conocido, por muy bien que lo haga dicho director—, cuando es precisamente su labor lo mejor del film al lado de un guión, obra de Don Fogelman, que sabe manejar con inteligencia los tópicos y clichés del cine de este tipo. El resultado es una buena película que ahonda sin demasiadas complicaciones en ese sentimiento tan fascinante como complicado llamado amor.

‘Crazy, Stupid, Love’ da comienzo con la separación del matrimonio formado por Cal y Emily (Steve Carell y Julianne Moore) después de que la segunda le pida el divorcio al primero. La inseguridad y la comodidad han dado paso a la rutina y Emily siente que no ha hecho cosas importantes en su vida, por lo que el pobre Cal queda solo y desfasado. Pronto recibirá la ayuda de Jacob (Ryan Gosling), un experto don juan que instruirá a Cal en las artes de la seducción. Una premisa no demasiado atractiva sino fuera por la habilidad de directores y guionista en hacerla interesante. Sus puntos fuertes son, sin duda, un reparto más que correcto entregado con total convicción, y una historia típica tal vez, pero servida con frescura y buen humor. En ella se nos habla de lo inestables que nos vuelve el mayor de los sentimientos, y de cómo esa inestabilidad nos puede llevar a hacer locuras de la más diversa índole, tal y como les ocurre a los distintos personajes del relato.

La primera hora de ‘Crazy, Stupid, Love’ resulta ejemplar. Tras presentar las cartas con el matrimonio, y ante la soledad que parece esperar a Cal, entra en escena Ryan Gosling, con un personaje tan agradecido como un seductor infalible, que en cierto modo se apiada de Cal y le instruye en el arte del amor, el cual parecía haber olvidado debido a la rutina del matrimonio. Ficarra y Requa controlan en todo momento el tono en las distintas situaciones que las enseñanzas del seductor provocan en un renovado Cal. Así pues, episodios como el de Marisa Tomei, muy divertida como mujer desquiciada por no tener suerte en el amor, no resultan excesivos gracias a que no se carga la tinta en ellos. Hay que señalar que el guión de Fogelman está muy bien estructurado, manejando con gusto los tópicos del género, e incluso sorprendiendo al espectador con algún que otro detalle argumental y que nos trae a la memoria películas de similar corte como ‘Jugando con el corazón’ (‘Playing by Heart’, Willard Carroll, 1998), pequeña maravilla del género que hay que reivindicar YA.

Cierto es que la película en su tramo final cae en algunas concesiones —la secuencia del discurso de graduación es realmente prescindible y demasiado moralista—, tal vez porque sus creadores tenían miedo de que su producto no tuviese mayor aceptación popular que su anterior y comentado film. Sin embargo, un final quizá demasiado facilón y complaciente no termina de lastrar lo visto hasta ese instante, pues uno siente simpatía por muchos de los personajes, y la historia, sin ser ninguna maravilla, consigue cierto interés por parte de la platea al ahondar con precisión, y sobre todo humor, en las relaciones amorosas. Por otro lado, los directores confían lo suficiente en sus actores para que éstos hagan el resto, y así nos encontramos con un reparto en el que la sorpresa proviene de un equilibrio colectivo en el que ninguno está por encima o debajo del otro.

Steve Carell, que nunca ha sido santo de mi devoción, asume con profesionalidad el papel de marido aburrido y cansado que ha de renovarse por completo. Gosling se convierte en un inesperado seductor con “armas” de sorprendente efectividad —lo de ‘Dirty Dancing’ no tiene precio—, y de carisma arrollador. Julianne Moore y Emma Stone son las dos mejores pelirrojas que pueden poblar el cine en estos momentos. La veteranía y la juventud juntas en una película, demostrando la primera que sigue enamorando a la cámara como nadie, y la segunda mejorando poco a poco como actriz mientras demuestra una enorme inteligencia a la hora de elegir las películas en las que participa. Quedan a un lado Marisa Tomei y Kevin Bacon como secundarios de lujo, dando vida a “los otros” que en toda relación amorosa suele haber. Todos en un cocktail realmente refrescante que merece mayor reconocimiento.

Las diez mejores películas de 2011

191 Comentarios
Las diez mejores películas de 2011

Ya tenemos con nosotros al 2012, un año que espero que sea mejor que el anterior para todos nosotros, no porque haya sido particularmente malo (al menos no en mi caso), sino porque siempre hay que aspirar a ir a mejor. Sin embargo, esta es una página en la que hablar sobre cine y ya va siendo hora de hacer una valoración de todas esas películas que se estrenaron en España a lo largo de 2011. Eso sí, ante todo espero evitar una polémica como la surgida el último día del año pasado con el post en el que os invitaba a elegir cuál os parecía que había sido la peor película de 2011, así que he optado por empezar el año hablándoos de las que considero que son las mejores películas de 2011.

Obviamente, os encontráis ante una selección personal e intransferible, ya que no creo que mi palabra sea ley y éstas sean las diez mejores películas de 2011 de forma irrefutable. Eso sí, lo que tengo claro es que 2011 ha sido un año en el que ninguna película haya logrado apasionarme tanto como títulos de años previos, ya que ni siquiera la que consigue alzarse con el primer puesto no logra llegar a una valoración individual de sobresaliente. No por ello me parece que 2011 haya sido un mal año para el cine, pero sí que es cierto que al final lo que realmente perdura es lo que amas u odias de forma apasionada.

Sé que es un poco trampa hacer esta mención, pero ya que pongo yo los límites del post aprovecho para deciros simplemente los títulos que formarían parte de mi segundo top 10 del año (vamos, del puesto 11 al 20 de mi particular ranking de 2011): La boda de mi mejor amiga, El origen del planeta de los simios, Mientras duermes, Un dios salvaje, Drive, 127 horas, X-Men: Primera generación, Super 8, Red y Midnight in Paris. Ahora os invito a conocer las que yo considero que son las diez mejores películas de 2011.

Leer más »

'Crazy, Stupid, Love', lo de siempre como nunca

36 Comentarios
'Crazy, Stupid, Love', lo de siempre como nunca

‘Crazy, Stupid, Love’, dirigida por Glenn Ficarra y John Requa, (‘Phillip Morris, ¡te quiero!’, 2009), sobre el guion de Dan Fogelman, trata de demostrar que el amor es absurdo, contando varias historias en paralelo de personas de distintas edades y sus relaciones o intentos amorosos. Steve Carell interpreta a un hombre casado cuya mujer, a quien da vida Julianne Moore, le pide el divorcio y le cuenta que se ha acostado con un compañero de trabajo, que más tarde descubriremos que está encarnado por Kevin Bacon –así a Carell ya le sobran cinco grados de separación–. Desolado, ahogando sus penas en alcohol –nada muy fuerte, vodka con arándanos– conoce en u pub a un seductor que se toma sus conquistas como un trabajo, con método y dedicación. Este hombre, a quien presta la faz Ryan Gosling, que parece opuesto a él, decide enseñarle sus técnicas, como el maestro Miyagi, y realizar con él una transformación.

Las tramas no solo se han contado ya, es que se han contado hasta el hartazgo, pero aquí se enfoca todo de forma muy distinta, haciendo que la historia de siempre parezca nueva. Para empezar, está esa apariencia de película de historias cortas, a la manera de ‘Love Actually’ o similar. Para continuar hallamos un acercamiento desenfadado, pero no gamberro; una sofisticación en ciertas cosas que a la vez permite mucho realismo. Los excelentes diálogos, ocurrentes y graciosos, y determinadas actitudes sorprenden en boca y cuerpo de grandes personajes, por supuesto, interpretados con acierto y carisma. Desde el instante inicial, va concatenando momentos que son de aplauso y estos no dejan de sucederse a lo largo de la extensa duración. Con bastante humor, repartido de forma equilibrada por todo el metraje, el film incluye también una mirada profunda y en ocasiones amarga que, sumada a lo cómico, conforma un tono muy particular y apreciable.

Leer más »
Publicidad

'Crazy, Stupid, Love', la estúpida locura del amor

28 Comentarios
'Crazy, Stupid, Love', la estúpida locura del amor

En plena preparación del especial “El amor en 32 películas” —sí, la cifra va variando según pasa el tiempo— ha resultado gratificante ver una película como ‘Crazy, Stupid, Love’ (id, Glenn Ficarra, John Requa, 2011), película que prácticamente pasa desapercibida, más bien ignorada, por nuestras carteleras. No me extraña cuando la comedia romántica estadounidense nos ha regalado durante años productos infumables cuyos títulos es mejor abrazar con el manto del olvido. Los directores nos habían ofrecido hace unos meses ‘Philip Morris ¡Te quiero!’ (‘I Love You Phillip Morris’, 2009), una historia de amor homosexual, basada en hechos reales, bastante arriesgada y de nula productividad en las taquillas a pesar de estar protagonizada por Jim Carrey y Ewan McGregor. Un film bastante estimable, y sincero, que no consiguió todo la atención que merecía.

En su segundo trabajo se han cuidado bien las espaldas y han cedido un poco a los convencionalismos típicos en Hollywood, pero sin dejar de hacer cine mínimamente inteligente. La gran ironía del asunto es que esta vez tampoco han saboreado las mieles del éxito, consiguiendo resultados más bien discretos. Una vez más Ficarra y Requa permanecen injustamente en la sombra —de cara al público general la presencia de un buen reparto es más importante que un director de nombre poco conocido, por muy bien que lo haga dicho director—, cuando es precisamente su labor lo mejor del film al lado de un guión, obra de Don Fogelman, que sabe manejar con inteligencia los tópicos y clichés del cine de este tipo. El resultado es una buena película que ahonda sin demasiadas complicaciones en ese sentimiento tan fascinante como complicado llamado amor.

Leer más »

Estrenos de cine | 7 de Octubre | Fresnadillo saca a sus fantasmas

9 Comentarios

Ve el video en el sitio original.

El retorno de Juan Carlos Fresnadillo, director sorprendente y que con prontitud fue capaz de otorgar energía y adrenalina a una secuela, marca esta semana de estrenos, que incluye la llegada del Capitán Trueno o el proyecto póstumo de Jacques Tati, rehecho en modo animado. Ha llegado el otoño y con él la variedad genuina.

‘Intruders ’

Dirección: Juan Carlos Fresnadillo
Intérpretes: Clive Owen, Carice Van Houten, Daniel Brühl, Kerry Fox, Ella Purnell, Pilar López de Ayala.
Sinopsis: Un niño de siete años que sueña con un hombre sin rostro mientras que, en Londres, una niña explica la historia de una legendaria criatura llamada Carahueca, obsesionada con devorar niños. Cuando el padre de la niña fallece, un misterio de consecuencias inesperadas se abre.

¿Qué podemos esperar? La película de la semana, una superproducción que promete, al fin, incorporar algo de variedad al manido cuento de fantasmas que tanto nos agota, más el regreso de uno de los directores más potentes de nuestra cinematografía con un reparto espectacular.

Leer más »

'Crazy, Stupid, Love', tráiler

24 Comentarios
No sé cuándo dejamos de ser nosotros. ¿Recuerdas cuando te dije que tenía que trabajar hasta tarde? Realmente quería ir sola a ver la película de ‘Crepúsculo’. Y fue horrible…

Ojo a esto. Warner Bros. ha lanzado ya el tráiler de la comedia romántica ‘Crazy, Stupid, Love’ (‘Loco, estúpido, amor’), y os lo traigo con cierta ilusión porque, en primer lugar, es la nueva película de Glenn Ficarra y John Requa, guionistas de aquella gamberrada titulada ‘Bad Santa’ y directores de una de las mayores sorpresas del año pasado, la extraña, cruel, emocionante y a ratos tronchante ‘Phillip Morris: Te quiero’ (‘I Love You Phillip Morris’). Vale, el avance de su nuevo trabajo no es muy bueno, cierto, pero no olvidemos que solo es un tráiler, y además uno “green band”, apto para todos los públicos, estoy seguro que esta gente se ha guardado más de un as en la manga. Espero…

Y si no, siempre podemos quedarnos con el reparto, la otra razón por la que he pensado que esto podría interesaros. Escrita por Dan Fogelman, la película está protagonizada por Steve Carell, Ryan Gosling, Emma Stone, Julianne Moore, Marisa Tomei y Kevin Bacon, entre otros. En un principio, lo que había leído es que la trama giraba en torno a a un padre recién divorciado que de pronto tiene que pasar más tiempo con sus hijos, a los que apenas conoce; pero esto no casa mucho con lo que se ve en el vídeo. Ahí vemos al protagonista recibir consejos para ligar de manera infalible y poner celosa a su exmujer, mientras su joven maestro pasa de frío conquistador a enamorado que de pronto ya no sabe qué hacer (se suponía que era inteligente). ‘Crazy, Stupid, Love’ se estrena en los cines de Estados Unidos el próximo 29 de julio, porque no es “demasiado gay” para su público. Esperemos que aquí no tarde mucho en llegar.

PD: ‘Phillip Morris’ se estrenó en EE.UU. el pasado mes de diciembre, más de un año y medio después de la fecha inicialmente prevista. En 6 salas. Luego se amplió a 100, logrando 2 millones de dólares en total.

Leer más »
Publicidad

'Crazy, Stupid, Love' e 'Imagine', conflictos paternofiliales para Steve Carell

10 Comentarios
'Crazy, Stupid, Love' e 'Imagine', conflictos paternofiliales para Steve Carell

Después de ver la atrevida ‘Phillip Morris: ¡Te Quiero!’, con un estupendo Jim Carrey, me interesa mucho seguir los pasos como directores de John Requa y Glenn Ficarra, hasta ahora más activos como guionistas (‘Como perros y gatos’, ‘Bad Santa’). Aunque su primera película aún no ha llegado a estrenarse en Estados Unidos, Requa y Ficarra ya tienen prácticamente listo su nuevo trabajo, se titula ‘Crazy, Stupid, Love’ y está protagonizada por Steve Carell, a quien acompañan Julianne Moore, Emma Stone, Marisa Tomei, Kevin Bacon y Ryan Gosling, nada más y nada menos. La historia gira en torno a un padre que debido a una crisis matrimonial tiene que pasar más tiempo con sus hijos, a los que apenas conoce. En principio, sin absurda polémica homosexual por medio, se estrenará sin problemas el próximo 22 de abril.

Por otro lado, recientemente se ha sabido que Carell también ha firmado para encabezar el reparto de ‘Imagine’, otra comedia dramática cuyo eje central gira igualmente en torno a un conflicto paternofilial. No es la única relación entre ambas producciones, ya que ‘Imagine’ supondrá el debut como director de Dan Fogelman, guionista de ‘Crazy. Stupid. Love.’ (así como de ‘Cars’ y ‘Bolt’, entre otras). La trama de este otro film es de lo más llamativa, se centra en una vieja estrella de rock que recupera una vieja carta firmada por John Lennon, gracias a la cual descubre que fue padre hace décadas. Carrell, que aunque tiene tendencia a repetirse (como la inmensa mayoría de cómicos) ha demostrado ser un intérprete más que competente, dará vida al hijo del músico. Un papel para el que a bote pronto me vienen a la cabeza los nombres de Bill Murray o Steve Martin. Ya se verá.

PD: En sus comienzos, Carell fue comparado con Carrey, y de hecho le relevó al frente de la secuela de ‘Como Dios’, titulada aquí ‘Sigo como Dios’. Personalmente, me quedo con el protagonista de ‘La Máscara’ y ‘El Show de Truman’.

Vía | Vulture

Leer más »
Publicidad

Ver más artículos