Publicidad

RSS El último exorcismo

‘El último exorcismo’ (‘The Last Exorcism’, Daniel Stamm, 2010) ha sido uno de los grandes éxitos en los Estados Unidos durante el año pasado —como siempre, nuestra querida distribución ha hecho una vez más que una película se retrase en su estreno más de lo debido, pero ése sería otro tema—. Su coste fue de unos ajustados dos millones de dólares y su recaudación supera ya los 50 millones de dólares. Todo un logro, y no me extrañaría leer en breve que se está cociendo una secuela, o precuela, o spin off, o saga en versión western. Evidente desde un prisma económico, la jugada tendría toda la lógica del mundo y sería de tontos no hacerla. Pero el cine es algo más que un negocio —en estos tiempos casi cuesta creerlo— y si esta historia de exorcistas cámara en mano ha de seguir expandiéndose que sea de otra forma distinta a la presentada aquí.

Cuando se habla de exorcismos en el séptimo arte irremediablemente todos nos acordamos del mítico film de los 70 ‘El exorcista’ (‘The Exorcist’, William Friedkin, 1973), que al son de Mike Oldfiled nos adentraba en lo que casi se convertiría en un nuevo género, y de enorme aceptación sobre todo en los Estados Unidos. Es sin duda la película más famosa al respecto, y a su lado las demás muestras de exorcismos cinematográficos parecen empequeñecerse, incluida esta ‘El último exorcismo’, que bebe, cómo no, de dicho film, añadiendo además el estilo impuesto a finales de los 90 por ‘El proyecto de la bruja de Blair’ (‘The Blair Witch Project’, Daniel Myrick, Eduardo Sánchez, 1999), otro exitazo en yanquilandia, un American Gothic, que personalmente me parece la tomadura de pelo de los 90. Dicho film instauró el llamado falso documental, que en los últimos años ha sido todo una moda, sobre todo dentro del cine de terror.

Lo único interesante de ‘El último exorcismo’ es que en ella el protagonista no es un cura o sacerdote con una fe a prueba de balas, conocedor de todos las artimañas del Diablo para poseer a una persona, no. Aquí tenemos al padre Cotton Marcus que, acompañado por un equipo de televisión, va enseñando al respetable los secretos de su profesión. Con la fe perdida hace ya tiempo, está convencido de que la mayoría de los casos de exorcismos son en realidad casos de desordenes mentales, o en muchos casos producto de la profunda ignorancia que existe en determinadas zonas de los Estados Unidos. No escatima en montar un numerito para sus clientes —altavoces escondidos por los que se emiten desgarradores gritos demoníacos, crucifijos de los que sale humo, y varios artilugios más—, y si su ayuda a curar de alguna forma a una persona que se cree poseída, habrá hecho también el trabajo de Dios.

Sin embargo, ese punto tal vez novedoso en este tipo de films, no pasa de ser algo meramente anecdótico. Marcus efectivamente es un personaje muy interesante, y gracias a la convincente interpretación del televisivo Patrick Fabian, cae simpático al espectador a pesar de su descarada desvergüenza en aprovecharse de gentes con poca cultura y fáciles de engañar. Pero el carisma del padre Marcus no es suficiente para hacer interesante una historia que si bien tiene cierto interés en su primer tercio, enseguida se vuelve tópica y termina con una serie de concesiones a todas luces innecesarias. De esta forma, un relato que se adentra de lleno en el la América profunda con sus particulares prejuicios y creencias, se va convirtiendo poco a poco en un más que sobado relato de terror, con giro final incluido que no excluye efectismos varios.

Hasta ese final de lo más desconcertante, en el que prácticamente se cambia de tono —incluso se respira el aire de films como ‘The Wicker Man’ (id, Robin Hardy, 1973) o ‘The City of the Dead’ (id, John Moxey, 1960)—, ‘El último exorcismo’ parece querer escapar de lo de siempre, no mostrando más de lo debido. La película intenta hacer hincapié en el miedo a lo desconocido, y pretende ser ambigua —¿está la chica poseída, es la reacción a la muerte de su madre o por una posible relación incestuosa?—, pero todo se queda en la superficie, y el estilo de documental termina siendo una mera pose estética en la que no faltan desencuadres y desenfoques intencionados. Por no hablar de los comportamientos de los personajes en algún instante —¿por qué la reportera le regala sus propias botas a la chica supuestamente poseída por un demonio?—, que rozan lo incompresible.

La desconocida Ashley Bell tiene consigo el difícil papel de chica poseída, y hay que decir en su favor que evita caer en la exageración, a pesar de los numeritos de contorsionismo. En dichos instantes no se utilizaron efectos visuales; la propia actriz realiza esos movimientos con su cuerpo de gran flexibilidad y movilidad, con resultados más que convincentes. Es una pena que su interpretación quede eclipsada por el carisma de Marcus, y completamente anulada por diez minutos finales en los que las prisas y el querer impactar a toda costa al espectador se convierten en los protagonistas del relato. Al respecto sólo me queda disfrutar de las reacciones de cierto tipo de espectadores que se creen al pie de la letra que lo visto en pantalla es verídico —ya me los he encontrado—, y todo por ese aspecto de documental. Ver para creer.

Otra crítica en Blogdecine:

Sitges 2010 | ‘El último exorcismo’ (Daniel Stamm) y ‘Carne de neón’ (Paco Cabezas)

'El último exorcismo', el diablo probablemente

27 Comentarios
'El último exorcismo', el diablo probablemente


Todavía hoy ‘El Exorcista’ sigue figurando en los ránkings de las mejores películas de terror de la Historia. No es difícil entender los motivos de su popularidad, ni tampoco muy complicado adivinar las razones de su prolongada vigencia y fama, más allá de su reestreno en 2001. El impresionante trabajo de William Friedkin, combinando una estética propia del cine underground neoyorquino de finales de los sesenta con otra de adrenalítico y televisivo documental y con encuadres casi impasibles, debe ser revisado con gran ojo, pero la película sigue siendo interesante por razones sociológicas: presenta una visión más bien maniquea y chusca del conflicto entre fe y razón y demuestra como la ficción más pulp es confundida con algo más serio cuando contiene referencias religiosas, en este caso católicas, como ha escrito el siempre brillante, valiente y audaz Jonathan Rosenbaum.

Hubo antes notables películas sobre Satán en la Tierra, como la turbadora ‘La semilla del Diablo’ (Rosemary’s Baby, 1968) , pero la que sigue siendo la mejor y más rotunda historia fue la maravillosa ‘El corazón del Ángel’, (Angel’s Heart, 1987) relato fáustico hecho cine negro y cine negro hecho reflejo (roto) de Hollywood o el sueño americano. En todo caso, el Diablo es uno de los villanos más interesantes del cine de terror ya sea porque puede estimular trasfondos metafísicos, ya sea por la rica iconografía que presenta en su pasado en la historia del arte y la literatura. Y aquí tenemos su última aparición, en una película que se pretende novedosa, y que ya mis compañeros Juan Luis Caviaro y Alberto Abuín juzgaron tópica, y no debe el espectador más incrédulo esquivar sus pocos, solitarios placeres.

Leer más »
Publicidad

'El último exorcismo', el demonio con botas

18 Comentarios
'El último exorcismo', el demonio con botas

‘El último exorcismo’ (‘The Last Exorcism’, Daniel Stamm, 2010) ha sido uno de los grandes éxitos en los Estados Unidos durante el año pasado —como siempre, nuestra querida distribución ha hecho una vez más que una película se retrase en su estreno más de lo debido, pero ése sería otro tema—. Su coste fue de unos ajustados dos millones de dólares y su recaudación supera ya los 50 millones de dólares. Todo un logro, y no me extrañaría leer en breve que se está cociendo una secuela, o precuela, o spin off, o saga en versión western. Evidente desde un prisma económico, la jugada tendría toda la lógica del mundo y sería de tontos no hacerla. Pero el cine es algo más que un negocio —en estos tiempos casi cuesta creerlo— y si esta historia de exorcistas cámara en mano ha de seguir expandiéndose que sea de otra forma distinta a la presentada aquí.

Cuando se habla de exorcismos en el séptimo arte irremediablemente todos nos acordamos del mítico film de los 70 ‘El exorcista’ (‘The Exorcist’, William Friedkin, 1973), que al son de Mike Oldfiled nos adentraba en lo que casi se convertiría en un nuevo género, y de enorme aceptación sobre todo en los Estados Unidos. Es sin duda la película más famosa al respecto, y a su lado las demás muestras de exorcismos cinematográficos parecen empequeñecerse, incluida esta ‘El último exorcismo’, que bebe, cómo no, de dicho film, añadiendo además el estilo impuesto a finales de los 90 por ‘El proyecto de la bruja de Blair’ (‘The Blair Witch Project’, Daniel Myrick, Eduardo Sánchez, 1999), otro exitazo en yanquilandia, un American Gothic, que personalmente me parece la tomadura de pelo de los 90. Dicho film instauró el llamado falso documental, que en los últimos años ha sido todo una moda, sobre todo dentro del cine de terror.

Leer más »

Estrenos de la semana | 6 de mayo | Sicarios de Dios, exorcistas y la guerra civil en versión porno

54 Comentarios
Estrenos de la semana | 6 de mayo | Sicarios de Dios, exorcistas y la guerra civil en versión porno

Esta semana los estrenos no parece que nos vayan a sacar del marasmo de cine poco interesante en el que nos encontramos sumidos desde hace un par de meses. Alguna producción suena por encima de otras y llega con intenciones comerciales y ganas de romper y de ellas, La producción de acción fantástica ‘El sicario de Dios’ y la nueva cinta de terror ‘El último exorcismo’ son dos de ellas. La comedia española ‘No lo llames amor, llámalo X’ puede ser la que más lo consiga.

‘El sicario de Dios’

Título original, nacionalidad, año ‘Priest’, EE. UU., 2011.

Dirigida por: Scott Stewart.

Intérpretes: Paul Bettany (sacerdote), Cam Gigandet (Hicks), Maggie Q (sacerdotisa), Karl Urban (Black Hat), Lily Collins (Lucy Pace), Stephen Moyer (Aaron Pace), Christopher Plummer (monseñor Orelas), Alan Dale (monseñor Chamberlain).

Sinopsis: En un mundo alternativo, asolado por siglos de lucha entre vampiros y hombres, un legendario sacerdote guerrero que desde la última Guerra Vampírica vive en la oscuridad junto a otros humanos oprimidos dentro de los confines de los muros de ciudades gobernadas por la Iglesia. Cuando su sobrina es secuestrada por un grupo de vampiros asesinos, el sacerdote rompe sus votos sagrados para aventurarse en una obsesiva odisea para hallarla antes de que la conviertan en uno de ellos. A su cruzada se suma el novio de su sobrina, un joven sheriff de las tierras arrasadas y la ex guerrera sacerdotisa, quien posee poderes de lucha sobrenaturales.

¿Qué podemos esperar? Para quien tenga muchas ganas de superproducción de acción, con ingrediente fantástico, podrá servir. A mí, sin embargo, no me tira demasiado.

Leer más »

VIII Muestra de Cine Fantástico de Madrid | 'Thirst' o 'I Saw the Devil' entre las programadas

29 Comentarios
VIII Muestra de Cine Fantástico de Madrid | 'Thirst' o 'I Saw the Devil' entre las programadas

Mañana, 3 de marzo, se inaugura la 8ª edición de la Muestra Syfy de Cine Fantástico de Madrid que tendrá lugar, como todos los años, en el cine Palafox y que en esta ocasión estará presentada por la actriz Alexandra Jiménez (‘No controles’, ‘Spanish Movie’).

Como es habitual, la muestra ofrecerá estrenos en primicia en nuestro país. Asimismo, podrán verse películas que ya han pasado con éxito por festivales como Sitges o San Sebastián Terror, así como una selección de los mejores cortometrajes de género vistos en la última Semana de Terror de Donosti.

El jueves, la sesión inaugural la presidirá a película dirigida por George Nolfi ‘Destino oculto’ (‘The Adjustment Bureau’, 2010), un thriller con ingredientes de ciencia ficción, protagonizado por Matt Damon y Emily Blunt, cuyos personajes luchan por escapar de una vida que otros han diseñado para ellos. Quienes no consigan entradas para esta proyección inaugural, que no se apuren, pues el film se estrena justo al día siguiente, el 4 de marzo.

Leer más »

Sitges 2010 | Palmarés | La triunfadora es 'Rare Exports: A Christmas Tale' (Jalmari Helander)

25 Comentarios
Sitges 2010 | Palmarés | La triunfadora es 'Rare Exports: A Christmas Tale' (Jalmari Helander)

La de hoy es la última jornada de Sitges 2010, y antes de que termine ya se ha dado a conocer el palmarés. ‘Rare Exports: A Christmas Tale’ (Noruega, Finlandia, Francia, Suecia; 2010) ha sido la gran triunfadora de la 43ª edición, al recibir los galardones de mejor película, director (Jalmari Helander) y fotografía (Mika Orasmaa). Ha llamado mucho la atención que, con todas las que había, ninguna producción española se haya colado entre las premiadas.

Lamentablemente, no puedo deciros si el jurado (formado por Francesco Barilli, Jaume Collet-Serra, Colin Geddes, Jan Harlan y Elena Manrique) ha estado acertado eligiendo el film de Helander porque no tuve la oportunidad de verlo (es una locura la programación, prueba de ello es que no se proyecta la ganadora en ninguno de los cuatro maratones de mañana), pero me ha sorprendido bastante pues sí que había oído comentarios aislados y no hablaban bien de ella. En el periódico del festival podía leerse hoy un cuestionario en el que trece críticos revelaban sus favoritas, así como las películas que les habían sorprendido; sólo uno mencionaba ‘Rare Exports’, y sólo como “sorpresa” (Ángel Sala, presidente del festival, nos confesó en un pase que la que más le había gustado era la coreana japonesa ‘Confessions’ de Tetsuya Nakashima, un film muy especial). En cualquier caso, hay que apuntarse el título de la ganadora, algo debe tener, esperemos que llegue pronto a las salas comerciales.

Del extenso palmarés de Sitges 2010 (podéis consultarlo entero en la web oficial) cabe destacar el de mejor actor para Patrick Fabian por ‘El último exorcismo’, actriz para Josie Ho por ‘Dream Home’, guión para Nicolás Goldbart por ‘Fase 7’, efectos especiales para Gareth Edwards por ‘Monsters’, y mejor cortometraje para ‘The Legend of the Beaver Damm’, de Jérôme Sable; el premio especial del jurado ha sido para ‘We Are The Night’ (Dennis Gansel) y el del público se lo ha llevado ‘Thirteen Assassins’ (Takashi Miike). La ganadora de la Palma de Oro en Cannes, ‘Uncle Boonmee who can recall his past lives’ (Apichatpong Weerasethakul), una de la mayores tomaduras de pelo de la historia del cine, tampoco se va de vacío de Sitges, se lleva el premio de los críticos. No podía ser de otra manera.

PD: Palabras de Sala: “Nos ha costado sangre, sudor y lágrimas, pero aquí está el resultado: el mejor certamen del mundo en su género“. Al margen de que la calidad de las películas proyectadas, a ver si otro día nos explica a qué género se refiere, y por qué ‘A Woman A Gun and a Noodle Shop’, ‘Thirteen Assassins’ o ‘Black Death’ figuraban en la sección competitiva.

Leer más »
Publicidad

Sitges 2010 | 'El último exorcismo' (Daniel Stamm) y 'Carne de neón' (Paco Cabezas)

24 Comentarios
Sitges 2010 | 'El último exorcismo' (Daniel Stamm) y 'Carne de neón' (Paco Cabezas)

En la jornada de hoy he podido asistir a dos peculiares eventos (por no decir otra cosa) que hablan un poco de cómo es el festival de Sitges, de verdad. Se le ha entregado un premio honorífico (se supone que es algo importante) a Vincent Cassel, poco antes de la proyección de un film que protagoniza, misteriosamente incluido en la sección oficial (‘Notre jour viendra’, ya os la comentaré). No veo la relación entre Sitges y Cassel como para darle este galardón, pero bueno, el hombre ha venido a Sitges. Catalogado como el actor más importante de Francia y uno de los mejores de Europa, ha subido al escenario después de un vídeo que ha tardado en arrancar, muy breve y que parecía montado por un inexperto becario. El actor sonríe, recoge su premio como si le hubieran entregado cualquier cosa, y da las gracias. Un par de frases, muchas fotos, muchos medios, muchos aplausos y mucha, mucha gente. Para esto. ¿Alguien lo entiende?

Pero si hablamos de sucesos increíbles, hay que mencionar ‘Crepúsculo’. Otro año más, la organización se las ha apañado para traer a un actor (de los secundarios, ojo) de la saga, provocando una marea de adolescentes y “emos” procedentes de toda España, realmente impactante. La excusa era ver a Kellan Lutz y un adelanto del DVD de ‘Eclipse’. Nada más. Pero más que suficiente para provocar un auténtico caos y que las fanáticas corrieran desesperadas de un lado para otro (una de ellas acabó rodando por el suelo tras una aparatosa caída). Un lamentable espectáculo, en mi opinión.

Leer más »
Publicidad

Ver más artículos